27.4.10

Garzón y la polémica de las fosas del franquismo

Susana Romo: Profesor, usted que tanto ha defendido en esta universidad la idea de reparar los crímenes del franquismo y de tratar con la dignidad que merecen a los asesinados y a sus familiares, no estuvo presente la semana pasada en el acto de la Complutense, junto a su compañero Berzosa
David M. Rivas: No, no estuve con mi profesor y más tarde amigo Carlos Berzosa. A mí no me gustan mucho esas historietas. En mi país se dice que “antroxaes n’antroxu”, carnavaladas en carnaval. Creo que la universidad es otra cosa y no debe convertirse en foro de disputa política. En eso tengo una fuerte impronta anglosajona, de la universidad inglesa a la que debo buena parte de mi formación.
S.R.: Pero la universidad no puede aislarse del mundo al que pertenece.
D.M.R.: Claro, tiene usted razón, pero su implicación debe estar en consonancia con su función primordial, que es la de enseñar e investigar. Le voy a poner un ejemplo que creo muy esclarecedor. Hace un par de años nuestra universidad propuso otorgar a Santiago Carrillo el título de doctor “honoris causae”. Yo me opuse y lo expresé en público. Mi escrúpulo no era de naturaleza política, sino académica. A Carrillo, a Bárbara Rey, a Juan Carlos I, a Camilo Sesto o a Ana Belén se les puede dar la medalla de oro de la universidad, o la de diamantes y zafiros, o lo que disponga el rectorado. Pero un doctorado por causa de honor sólo se debe dar con criterios docentes o científicos. Yo no creo que Carrillo haya aportado a la ciencia y al conocimiento nada reseñable. Puede que merezca el nobel de la paz o el capelo cardenalicio pero no un doctorado. Del mismo modo, Garzón puede merecer un homenaje en el Bernabéu o en la plaza de Las Ventas, pero la universidad es otra cosa. Creo que el rector Berzosa se equivocó.
S.R.: Es el único juez que se ha atrevido con el franquismo.
D.M.R.: Y yo lo valoro mucho. Podrá ser un ególatra, que todo parece indicar que lo es, o querrá pasar a la historia, pero a mí eso me da igual. El hecho es que hizo lo que nadie había hecho: tratar de dignificar a las víctimas del genocidio, porque fue un genocidio, de Franco. Yo he participado en la campaña a su favor pero, como creo que debe ser en un estado donde debería haber separación de poderes, lo hice a través de una carta al Consejo General del Poder Judicial acogiéndome al derecho de petición recogido en la constitución de 1978.
S.R.: ¿Tampoco acude a las manifestaciones?.
D.M.R.: No acudí porque no tuve ocasión, pero con eso sí estoy totalmente de acuerdo. Quienes se manifiestan por la rehabilitación y la dignificación de las víctimas del franquismo no lo hacen más que tangencialmente por asuntos de leguleyos. A quienes pretenden sacar a los muertos de las fosas les importa un carajo la tipificación de asuntos como la “incompetencia” o la “prevaricación”. Están aprovechando la decisión de un juez, por muy discutible que sea en términos formales, para pedir justicia para cientos de miles de muertos y desaparecidos.
S.R.: ¿Qué opina de la ley de amnistía?.
D.M.R.: Desde un punto de vista jurídico no diré nada porque soy lego en la materia, pero desde un punto de vista político tengo opinión formada. Creo que con la amnistía nos quisieron obligar a la amnesia y eso es intolerable. El paquete de entonces, con el trasfondo del peligro militar cotidianamente, era este: amnistía, monarquía y ejército garantista. Eran lentejas, si las quieres, bien… Cuando pedíamos, yo tenía diecisiete o dieciocho años, amnistía, nunca se nos pasó por la cabeza que iban a amnistiar a un ideólogo de las violaciones masivas de mujeres como Queipo de Llano o a un torturador hasta finales de los setenta como Billy el Niño. Pretendíamos sacar de las cárceles a hombres y mujeres encerrados por ser sindicalistas, o comunistas, o anarquistas, sin más delitos que los de opinión o asociación. En lo tocante a los delitos de sangre (ETA, GRAPO, FRAP) ya no había tanto consenso. Y resulta que aquellas manifestaciones en las que siempre había uno o dos muertos a manos de la policía o de paramilitares fascistas sirvieron para que el abuelo republicano no pueda ser desenterrado de la cuneta a la que fue tirado como una alimaña en 1937. Hicimos el mono. Nos arriesgamos a ser asesinados para que el PSOE no quiera saber nada y el PP acabe demostrando un franquismo incorregible. Y no olvidemos al PCE con su trampa de la “reconciliación”. Los comunistas de Carrillo y de la Pasionaria fueron los mejores avalistas de los franquistas y de sus crímenes. El PCE había pactado con los hombres de Juan Carlos I: amnesia a cambio de legalización. En el fondo era algo normal: los comunistas nunca tuvieron mucho respeto por la democracia, la legalidad o los derechos humanos.
S.R.: ¿Sigue el franquismo vigente?.
D.M.R.: Por supuesto. La democracia española es un esperpento. Cuando se estudie la historia del siglo XX dentro de cincuenta años se verán las cosas de otro modo. Una España atrasada y caciquil, dominada por una iglesia atrabiliaria y medieval y por una dinastía autoritaria y militarista, se dio en 1931 carta de ciudadanía. Cinco años después, los caciques y el papa alimentaron la ambición de cuatro generales fascistas que, con la ayuda de Hitler y de Mussolini, practicaron una guerra genocida y una posguerra de fusilamiento diario para, pocos años después, reubicar en el trono a la misma dinastía. Por eso Garzón es incómodo, porque no sólo quiere abrir las fosas, quiere abrir la historia. Es un presumido, de eso no tengo duda, pero ha demostrado ser valiente. Si abrimos la historia habrá muchos damnificados, empezando por la corona y continuando por la iglesia.
S.R.: ¿Usted no cree que España sea una democracia?.
D.M.R.: No, no lo creo. En este reino vivimos en un golpe de estado permanente. Frente a lo que hicieron creer a casi todo el mundo, el 23-F fue un éxito y los grandes triunfadores fueron el rey y el PSOE. Ahí acabó la llamada “transición”, con la consolidación de la monarquía franquista bajo el gobierno socialcatólico de Felipe González. Y, tras unos años, lo más curioso de todo es que, seguramente, quienes más han evolucionado hacia la normalidad democrática han sido los soldados. Aquellos chusqueros golpistas se adaptaron de una forma impresionante. El caso es que yo, a día de hoy, me fiaría más de un jefe militar que de un juez o un senador. No en vano las encuestas reflejan que el principal problema que perciben los ciudadanos, después de lo económico, es la casta política. No hay ningún estado democrático que presente estos datos.
S.R.: ¿Qué le parece la decisión de los hijos y nietos de las víctimas del franquismo de acudir a la justicia argentina?.
D.M.R.: Me parece algo estupendo. Hace una semana Bignone, el último conmilitón de la dictadura argentina, fue condenado a un montón de años por una cincuentena de desaparecidos y muertos. ¡Una cincuentena!. Aquí hablamos de decenas de miles. Cuando Garzón empaquetó a Pinochet, todas las gentes de bien, excepto el gobierno del PP, aplaudieron hasta con las orejas. Y desde aquí lo vimos como un proceso al vicario de Franco. Lo que no se pudo hacer en el reino de España, lo íbamos a hacer en Chile. Eso pensábamos todos. Cuando la decisión cayó en manos de la cámara alta de Westminster, fieles al modo español de ver las cosas (“los lores son ricos y de derechas”), todos creyeron que don Augusto se iba de rositas. Pero los lores le pusieron más cadenas todavía, cosa que yo suponía porque conozco muy bien la vieja Inglaterra. Y es que, pese a muchas miserias, el Reino Unido sí es una democracia. Me alegraría mucho que la justicia argentina enmendara la plana a estos ditirambos españoles, empezando por el inane Rodríguez Zapatero que, de común acuerdo con Rajoy, anuló la competencia judicial universal. El nieto del fusilado y el heredero de los ministros franquistas de la mano y contentos. Pero todavía me parece más interesante la apelación a los tribunales de Berlín. Los descendientes de los republicanos asesinados van a solicitar a los jueces alemanes que estudien la ayuda nazi al régimen de Franco. Y, si esto sale para adelante… Las directrices de Nürenberg son clarísimas: nada prescribe y la justicia es universal, allí donde haya un nazi o donde los nazis apoyaran políticas puede llegar la mano de la justicia de la corte suprema alemana. Es más, las leyes de los Estados Unidos incorporaron a perpetuidad los dictámenes del tribunal de Nürenberg. Por no hablar de las leyes de Israel. Y las de Australia, Canadá, México, Nueva Zelanda, Uruguay y unos cuantos estados más. Prácticamente todos los estados democráticos, “civilizados” se decía antes, tienen este tipo de normas. Por eso España no las tiene, porque es un reino sin legitimidad de origen y con dudosa legitimidad de ejercicio. Las tuvo durante unos meses pero el PP y el PSOE juzgaron mejor quitárselas de encima. Los dos partidos neofranquistas fueron incapaces de romper el cordón umbilical. ¡Claro que esta democracia es una caricatura!.
S.R.: ¿Por qué el Partido Popular se opone a dignificar a los asesinados por el franquismo?.
D.M.R.: Supongo que por inercia. No creo que los actuales dirigentes del PP sean franquistas pero muchos de ellos son hijos de la dictadura. Pero también hay que decir que muchos dirigentes del PSOE comparten esa filiación. De hecho José Bono es el primer presidente del Congreso que es hijo de falangista, miembro del partido fascista, necesario es decirlo porque los términos se han hecho extraños. Tal vez en algunos casos haya razones más pedestres. Muchas familias se hicieron “ricas por la patria”, ocupando viviendas, apropiándose de empresas, haciéndose con tierras de los vencidos o utilizando en sus negocios mano de obra esclava. Patriotas, buenos cristianos, personas de orden… pero criminales. Es complicado tener que ir a un juzgado para oir a un fiscal cómo explica que tu abuelo se quedó con la casa en la que tú naciste después de fusilar sin juicio previo al propietario. Saber que tu riqueza proviene del crimen no debe ser plato de gusto. Y, si para más “inri”, eres de izquierda, peor todavía. Y esto no lo digo porque sí, sino porque si muchos franquistas hay en el PP no menos hay en el PSOE. Hay ayuntamientos regidos por el PP que han colaborado en la localización de fosas, mientras que también los hay regidos por la izquierda que no lo han hecho. Tal vez a algunos conservadores les pesa la creencia religiosa y no han olvidado que enterrar dignamente a los muertos es un deber para los cristianos. Mire, mis padres, bastante mayores, son católicos y no entienden como un partido como el PP, que se dice “cristiano”, no permite enterrar cristianamente a la gente. Mi madre me decía el otro día que el PP tenía de cristiano lo que ella de rinoceronte.
S.R.: Pero el PSOE parece respaldar a Garzón mientras que el PP dice que todo esto es una intolerable presión al Tribunal Supremo y que pone en peligro a la propia democracia.
D.M.R.: Hay socialistas que sí desean abrir las fosas y abrir la historia, incluso alguno de los dirigentes del partido, como Leire Pajín. Esto es muy significativo porque esta mujer pertenece a la generación de los bisnietos de los tirados por las cunetas. También hay viejos socialistas, como Chaves, que apoyan las iniciativas del juez Garzón. Pero el PSOE como partido no discrepa demasiado de la postura del PP. Y los populares, como es habitual en la derecha española, siguen creyendo en su intachable moralidad. Manifestarse contra el procesamiento de Garzón es un ataque a la democracia y a la división de poderes pero pasear todos los sábados contra el estatuto de Cataluña, “procesionar” con los obispos contra una ley aprobada o mostrar el odio a los homosexuales y el rechazo a la nueva ley reguladora del matrimonio no son actos de presión. ¿Y tampoco era presión a los tribunales su teoría conspiranoica sobre el 11-M, con “El Mundo” y “La Razón” machacando diariamente durante cinco años?. Ellos nunca ponen en peligro nada porque son gentes de orden y de familia como tiene que ser. Los que ponen en peligro la democracia son los separatistas, los rojos y los masones. El PP presionó lo indecible al Tribunal Constitucional por su resolución sobre el etarra De Juana, argumentando que representaban a las víctimas, los mil asesinados por ETA. Pero parece que los cientos de miles asesinados por Franco y sus secuaces son víctimas de segunda clase. Ante estas cosas pienso en algún que otro amigo que milita en el PP y que se caracteriza por su honradez y su escaso sectarismo, y le compadezco si es que tiene que defender esta infamia en algún acto público.
S.R.: Aún hoy, entre personas con menos de treinta años, se habla del bando en el que combatieron sus abuelos o, como usted decía, sus bisabuelos.
D.M.R.: Es algo normal. Si Franco hubiera caído tras la guerra mundial, las heridas se habrían restañado. Pero el régimen mantuvo la división entre vencedores y vencidos hasta finales de los setenta. Y la democracia mantuvo una política similar. Los hijos de los vencidos vivieron en el miedo e incluso llegaron a aceptar la situación porque daba mejoras económicas en un contexto pacífico. Algunos sufrieron un proceso de alienación muy similar al que conocemos como “síndrome de Estocolmo”. Por eso es lógico que sean los nietos y los bisnietos de los muertos, educados ya en otros valores, los que exigen que la democracia, si es tal, responda con justicia.
Imprimir

29 comentarios:

  1. ¿Por qué no usamos los términos con propiedad?
    El GENOCIDIO, como delito internacional, es cualquiera de los actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal y con algún propósito particular.
    Es decir, señor Rivas, lo que hizo el franquismo, por muy condenable que sea, no es genocidio. Es otra cosa.
    Sin embargo, si nos atenemos a la definión anterior, desde el bando mal llamado republicano sí se cometió genocidio; con la evidente intención de destruir a un grupo religioso, los católicos.
    Cuidemos más las palabras, que no son inocentes. Y si hablamos de revisiones históricas acompañadas de procesos judiciales, mucho menos inocentes.
    El genocidio entra en la categoría de crimen de lesa humanidad y su imprescriptibilidad se encuentra regulada por una Convención internacional del 26 de noviembre de 1968.
    Moderémonos todos, no vaya a ser que ciertos partidos de la izquierda española se las vean en el banquillo.
    Y si de lo que se trata es de enterrar dignamente a los muertos, hágase con sentido común, sin manipulación y sin partidismo. No olvidemos que bajo la tierra de nuestra España aún quedan muchos cadáveres del, también mal llamado, bando nacional.

    ResponderEliminar
  2. Pa odiu a los gays el del bolivarianu Evo Morales ¿qué diz usté d'eso?, porque esi ni ye del pp ni va a la procesión con cures.

    ResponderEliminar
  3. No,Garzón no quiere "abrir la historia". No se confunda. Es un juez que fue diputado y secretario de estado por el PSOE, para volver a ser juez. Es decir, Garzón es una anormalidad democrática. Eso sin considerar su ansia por figurar.
    Abrir fosas y hacer reparaciones no tiene nada que ver con las acciones de Garzón. Hacer de este juez un paladín de la justicia internacional supone una grave irresponsabilidad.

    ResponderEliminar
  4. ¿Cuántos muertos y cuántas fosas habría si la República hubiese ganado la guerra?

    ResponderEliminar
  5. "¿Por qué el Partido Popular se opone a dignificar a los asesinados por el franquismo?"
    ¡UNA PREGUNTA DEL MÁS PURO ESTILO ESTALINISTA!.

    ResponderEliminar
  6. fartu de republicanos españoles27 de abril de 2010, 19:23

    David, nun entiendo por qué defendes tantu a un puntu que ye del partíu más antiasturianu que hai

    ResponderEliminar
  7. ¿Cuando van a quitar la estatua de Largo Caballero del paseo de la Castellana?. Este individuo el 15 de octubre de 1936 firmó una carta escrita por Negrín en la que ofrecía al embajador soviético, Marcel Rosenberg, el envío a la URSS del oro del Banco de España, con lo que el gobierno del Frente Popular quedaba en manos de la Komintern. El 6 de noviembre de 1936 acordó la huida del gobierno a Valencia. Atrás, dejaba un Madrid con las torturas milicianas de las checas, fusilamientos, los crímenes de Paracuellos del Jarama, las fosas de Usera y Rivas Vaciamadrid, el tren de la muerte de Jaén, y un largo etcétera.
    Memoria Historica para todos.

    ResponderEliminar
  8. Pero, un poco de tranquilidad, amigos. Que en la entrevista nadie niega que hubiera crímenes por otra parte. Lo único es que, al acabar la guerra como acabó, las matanzas fueron las que fueron. ¿Qué hubieran hecho los comunistas si ganan?. Pues seguramente cosas semejantes. Pero no se dio el caso. Casi todas las entradas que ví juzgan intenciones. Sólo puede ser discutible lo del concepto de "genocidio", que es verdad que se usa con poca propiedad. Un poco de serenidad. Una opinión hay que criticarla por lo que expresa, no por lo que no dice. En este blog pudimos leer hace un tiempo una crítica terrible a la matanza de Katyn y el silencio de los comunistas durante décadas, pero no se hablaba para nada de los crímenes nazis. Es que el tema era Polonia y los crímenes del ejército rojo.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡¡¡Nadie esta por encima de la ley!!!!! pero muchos tienen miedo, porque sin Garzon el caso faisán salpicaría a todo el gobierno. Eso lo que hay detrás del acoso al tribunal. Los socialistas como siempre tirando por el atajo.

    ResponderEliminar
  10. Yo veo aqui dos cosas: Una, el tema de Garzon, si tenía o no la capacidad de juzgar estos delitos. Dos, la conveniencia o inconveniencia de sacar estos temas ahora a la luz, sobre todo tal como se están sacando. Creo que el país no está en estos momentos para mas crispacion social.

    ResponderEliminar
  11. que pesadinos son estos peperos...

    ResponderEliminar
  12. Hombre, Arturo, por fin algo sensato. Yo discrepo de tí porque creo que sí hay que plantear estas cosas. Pero podemos discutirlo. Pero si a las opiniones sobre las fosas comunes, porque en la entrevista no se defiende la actitud "procesal" de Garzón, salimos con el caso Faisán, el 11-M o las escuchas de la Gürtel, es difícil hablar de nada.

    ResponderEliminar
  13. Sí, sí, ablucáu quedo. Rivas diz lo que (supongo) tola esquierda asturiana piensa. Los faches entren a mogollón y l'únicu comentariu n'asturianu (un que ta fasta los güevos de los republicanos españoles), en vede metese con estos franquistes critica que Rivas defiende a un peperu (supongo qu'Humberto Gonzali). Asina vamos.

    ResponderEliminar
  14. Hacía mucho que no comentaba nada, aunque te sigo normalmente. Pero esto de hoy es cojonudo. Con lo que te gusta provocar debes estar disfrutando como un gorrino en una charca. Con dos o tres artículos más que encabronen a los fachas te vas a asegurar ser el blog más leido de Asturias y, desde luego, de los compañeros de la Autónoma. ¿Por qué no te metes un poco con la iglesia? Con todo lo que sabes de esas cosas y con tu ideología herética seguro que tenías tanto éxito como con esto de las fosas. Ahora, salgamos de lo gracioso. ¡Justicia y reparación! ¡Viva la República!

    ResponderEliminar
  15. Yo non se que fae David Rivas faciéndo-y el xuegu a la esquierda españolista

    ResponderEliminar
  16. Ye más fácile sofitar al fascismu español. ¿Nun sabes que los asturianos enterraos nes cunetes son unos cuantos? ¿Prefieres dexalos ellí que coincidir cola esquierda españolista? Yes un zoquete. Si yes nacionalista d'esquierdes, que lo duldo muncho, nun m'estraña que Rivas saliera escopetáu. Pero sé que yes un provocador.

    ResponderEliminar
  17. De provocador nada fíu. Toi hasta los güevos de que vendamos el nuesu nacionalismu a los intereses de la esquierda foriata. Non somos más que los palmeros d'Areces y Zapatero. Y non lo olvidemos. La guerra civil española ye una griesca ente españoles onde los asturianos pusimos miles de muertos ¿pa qué?

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué risa debe dar a los franquistes ller los nuesos comentarios! Un nacionalista asturianu con pesu notros ámbitos fala de los cientos de miles tiraos pelos praos y les cunetes. Los fascistes entren a dolor y nosotros pidiendo desplicaciones de porqué tien amigos nel PP o porqué sofita a la esquierda españolista. Los asesinaos y desapaecíos son los mesmos n'Asturies que n'Andalucía, Colombia, Chile o... los países comunistes. Tamos falando de drechos humanos. Munches vegaes somos (sois, aparentes collacios) una puta miseria.

    ResponderEliminar
  19. Garzón es un prevaricador continuado y se puede demostrar con datos, cosa distinta es que el corporativismo vomitivo de una fauna judicialcorrupta hasta la médula le permita hacer lo que hace. Prevaricó en el caso del GAL, mintió cuando declaró en el juicio contra Gómez de Liaño, volvió prevaricar en el caso del Bórico en el que actuó a sabiendas de que no tenía la competencia, prevarica no investigando el chivatazo a la red de extorsión de ETA y vuelve a prevaricar ahora o prevaricó en 1998 cuando rechazó la querella de familiares de las víctimas de Paracuellos contra Carrillo, o ambas veces. Y si se repasara a fondo el historial de este juez con delirios de grandeza, seguro que se encuentra mucho más.

    ResponderEliminar
  20. Por cierto, Anónimu pernacionaliegu: si los fíos d'un asesináu poles tropes franquistes consiguieran sacalu de la cuneta pol sofitu d'un alcalde del PSOE o d'IU, ¿qué fairíes? ¿Llamalos "españolistes" y comedores? Y p'acabar: ¿onde peleó la to casa? Nun quiero presuponer, pero ví muncho. Y teo trentaimunchos.

    ResponderEliminar
  21. Qué mal, dir de voltairianu pa lluegu andar sofitando a los alloriaos que ponen a Berlarmino Tomás de padre la patria. ¿Nun ye eso face-y el xuegu a la esquierda españolista? ¿o tú tamién vas dicer que Belarmu yera nacionaliegu?

    ResponderEliminar
  22. Taba ya pa durmir pero abrí esti blogue porque va dar pa muncho. Nun sé de qué me fales, lo de Belarmino Tomás. Pero, ya que lo dices, sí creyo que pensó n'Asturies como nación. Evidentemente col so conocimientu. Tu, que polo menos tendrás la EXB, nun yes a saber lo que yera aquello. Analfabetismu, miseria, etc. Y vuelvo a lo d'enates: qué risión pa los faches. ¿Pero que tién que ver toa esta fuyascaya cola entrevista de Rivas a la qu'entraran como gochones un montón de faches? ¿Ye que quereis dexalu mal? ¿Sois d'Andecha o de la UNA?

    ResponderEliminar
  23. Serás tú el que non tien la EXB pues hai que tar aburricáu pa dicer que Belarmino Tomás pensó n'Asturis como nación ¿dime un solu textu onde lo puedas demostrar? inteleutual del pote.

    ResponderEliminar
  24. Yá lo dicía San Agustín, el pasáu yá nun ye y el futuru nun ye tovía. Y por si dalgún nun-y afaya sentíu al santu, faigamos acordanza de Montesquieu, que bien dixera que la llei tien de ser como la muerte, que a naide nun esceptúa.
    Uti possidetis, ita possideatis

    ResponderEliminar
  25. Con cuanto regocijo y alegría leo, con ello ilumina nuestras mentes y corazones,el comentario de el sr. José Luis, valeroso adalid de la santa equidad,gran defensor de la precisión en los términos. Con que bravura y sutileza escolástica defiende el hecho de que asesinar a cientos de miles de personas durante cuatro decenios,no constituye genocidio sino otra cosa, ¿cual? ¡Pero eso si! el asesinato de curas frailes y monjas cometidos fuera de la ley en los primeros momentos del golpe y hechos estos como respuesta desbordada a la participación e implicación de la iglesia católica en el golpe militar, ¡oh esto si que lo constituye.
    ¡cuanta sutileza!¡cuanta finura de espíritu!
    Nuestro adelantado y tornasolado
    heraldo de la precisión semántica se nos arroga la potestad de equiparar unos hechos delictivos producto de la ira e indignación de las gentes con la Iglesia Catolica* con el exterminio sistemático y programado de poblaciones (Badajoz)y/o el bombardeo a la población civil(Madrid, Guernica)
    ¡Con cuanta alegría y caridad cristiana el Papa bendecía en Roma y en Burgos nuestros cardenales las tropas y bombas que caían sobre Madrid! quizá también y por mor de la misma administraran el sacramento de la extremaunción a los cadáveres de prisioneros "rojos" que la aviación "nacional" arrojaba entre bomba y bomba. curiosa y pía forma de devolver a los muertos.
    En fin lo de siempre, bagatelas para una masacre, los malos los rojos y los buenos los que ¡oh! pobrecitos solo quisieron salvar a España con la "santa cruzada" y nadie les recuerda su heroica gesta.
    ¿Podría alguien decirme que son esas lapidas que se encuentran en muchas de nuestras iglesias en las que pone Caídos por Dios y por España? Podrían decirme que conmemora esa gran cruz que se ve en lo alto de un monte en la sierra de Madrid?
    ¡cuanta desmemoria y desagradecimiento, si ya lo decía un falangista conocido mio "para esto ganamos una guerra"!
    un saludo

    Rafael Erskine

    *¿por que no hubo represalias a miembros de otras confesiones?.

    ResponderEliminar
  26. Cuánta sabiduría, don Rafael. Y nunca había caido yo en la última pregunta: ¿por qué no atacaron los rojimasones a los protestantes, a los judíos o a los budistas (que alguno habría)? Cuando media Europa, sobre todo los nazis y los bolcheviques mataban judíos sin contemplaciones, en la pérfida y atea república española (pistoleros de la FAI, energúmenos de UGT, terroristas del POUM, ministros masones) ningún judío tuvo problemas. ¡Ah!, es que era una república judeomasónica en lo cultural y anarcoterrorista en lo social. Y los separatistas, no olvidemos a los separatistas. Por cierto, que el único gobierno que cedió soberanía desde el tratado de Utrech fue el de Franco, con las bases americanas.

    ResponderEliminar
  27. A mí lo que más pena y sonrojo me da es el hecho de que, a estas alturas del siglo XXI, siga habiendo tanto energúmeno defendiendo un régimen como el franquista y con la argumentación de que todo hubiera sido peor si el general culón no se hubiera sublevado. Miren, neofascistas lagalistas: la primer máxima del derecho es que "la causa de la causa es la causa del mal causado". Todas las muertes y tropelías cometidas desde el 17 de julio de 1936, todas, son imputables al golpe de estado. A ustedes se les debe imputar los cientos de miles de muertos, incluso aquellos que consideran "suyos".

    ResponderEliminar
  28. Xurista asturianu na ONX29 de abril de 2010, 19:21

    Pa siguir l'argumentación d'Autónoma. La ONX diz con claridá que "tou actu de desapaición forzosa va ser considerao dellitu permanente mentanto los sos autores sigan ocultando la suerte ya'l paraderu de la persona desapaecía y mientres nun s'esclarezan los fechos". Más claro agua. Los franquistes tienen que ser trataos como lo que son, como criminales. Y nun valen milongues de crímemes (que se dieron) de comunistes o d'anarquistes. Y muncho menos son argumentos eso de "¿qué pasaría si los roxos ganen?. Cenciellamente, nun lo sabemos. ¿Y si Pelayu nun llegare a l'adolescencia? Pues nin puta idega.

    ResponderEliminar
  29. Dice el primero en contestar a esta entrada."... No olvidemos que bajo la tierra de nuestra España aún quedan muchos cadáveres del, también mal llamado, bando nacional."
    Pues no seria por falta de tiempo,porque en cuarenta años de régimen franquista (dictadura) y 35 de posfranquista ( monarquia ¿democrática?) ya han tenido tiempo de sobra.
    Aquí se ve la indigencia moral de estos regímenes. Solo se preocupan de aquellos muertos de los que pueden sacar beneficio propagandístico.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.