20.4.10

El final de l’acción política (3)

Mentres tábamos nestos alderiques la situación interna d’Andecha entamaba ponese achanfullada. Naide taba contentu cola situación y lo peor ye que’l so enfocique nun tinía xacíu dengún. Per un lláu, los más abangaos al pautu camentaben que los negociadores tábamos allargando innecesariamente la cosa pa facer inviable l’alcordada y, agora sí, paecíen más militantes d’IAS que d’Andecha. Por exemplu, Alberto Fidalgo, representante de Carreño y persona templao polo xeneral, perdiera los estribos nun par d’ocasiones. Y falo d’esti casu porque m’esmolecía particularmente. Si’l conceyu de Carreño yera fundamental na organización, n’aquel intre yera entá más importante. Xunto con Parres, Riosa, Noreña y Villaviciosa yera la meyor moneda cambiu que tiníamos, amás de cuntar con una militancia valiosa y bien avenida cola xente d’IAS y colos ecoloxistes, un pegoyu pol que yo siempres –dende los años setenta- allampé pa un proyectu asturianu.
Pela otra banda tamién entamaben movese y dalgunos criticaben a los comisionaos precisamente polo contrario, por un escesivu averamientu a les posiciones d’IAS ya inclusive una violación de los tres puntos irrenunciables. Nun yera verdá, pero sí había daqué d’ello nel yá cafiante asuntu de la fala “mesopotámica”. La realidá ye que dellos militantes –el casu de Fernández Marqués podría ser un exemplu paradigmáticu pol pesu que tinía na organización- aceptaron les conversaciones porque yeren inevitables pero calteníen la idega de que nun diben salir bien porque la otra parte nun diba asumir denguna de les tres condiciones. El casu ye qu’IAS asumió la de les sigles y poníase repunantina nel candidatu. Pol nuesu lláu, Abad, Bermeyu, Holgado ya yo nun apertábamos muncho col asuntu llingüísticu. En resume: que les conversaciones podíen llegar a bon puertu. Entóncenes los contrarios al pautu adelantaron les pieces nel tableru.
D’esta mena, l’asuntu les sigles convirtiérase en que’l nome tinía que ser el d’Andecha Astur, lo que significaba que los candidatos d’IAS poníense en fila y col carné na boca, cosa que yera una llocura. Tábamos delantre de la clásica idega de qu’Andecha Astur yera una “marca” xunitaria, un movimientu onde tiníen abellugu toos. Yo compartía esa idega, sincera pa la mayor parte de los nuesos, pero yera una idega absurda a eses altures de tiempu. La realidá ye que plantegar les sigles AA como paragües yera lo mesmo que romper cualisquier rellación pero ensin decilo a lo claro. Por supuesto yera irrenunciable’l nome’l candidatu –que pa mín yera la desixencia más llóxica, y non por afleutame personalmente- y había de ponese enriba la mesa con claridá absoluto l’asuntu dialectal del “far west”. A IAS negábamos-y la única cláusula qu’aceptara de mano. Aquello diba ser un zurriburri.
Debe ser la mio condición, el mio talante, pero cada vegada que pasen coses d’esti tenor siempres m’alcuentro en medio. Nunca perteneciera a la cofradía del estremismu antipautista, mui abondoso y non sólo n’Andecha Astur, pero tampoco toviera afiliáu a la cofradía pautoestremista, al conceyu que tinía por eslogan lo de “xunidá seya como seya, una única llista a cualesquier preciu”. Les organizaciones en presencia yeran distintes, tiníen “tempos” estremaos, nun priorizaben lo mesmo. Los desalcuentros nos últimos años foren abondosos y non too podía resolvese nunes selmanes, por muncho que la urxencia d’unes ellecciones mos prendiera la mecha’l cartuchu.
Mentanto, pel so llau, URAS y PAS siguíen calteniendo conversaciones pa dir xuntos a les ellecciones, unes conversaciones que taben mui avanzaes y que diben resultar de xuru provechoses. Dábase como segura la coalición rexonalista, lo mesmo que se suponía que diba tar encabezada por Marqués. Sánchez Vicente nun tinía muncho qu’ufiertar, dempués de salir del parlamentu precisamente pa que’l mesmu Marqués y Verdín entraran como diputaos nel 2003.
Dende Andecha Astur esa operación víase como daqué ayeno a la nuesa política pero non por eso dexábamos d’adicar pa ella con interés. De toles formes, nun faltaben compañeros qu’acariciaben la idega d’una gran coalición URAS-PAS-IAS-AA. Esa yera la postura de Pin Bermeyu o Chus Zapico y, en xeneral, de los militantes menos ideoloxizaos de los conceyos pequeños y les parroquies rurales. A min paecíame perdifícile, daes les circunstancies, anque pensaba que les rellaciones con URAS nun seríen complicaes y seguramente seríen más distendíes que les que tiníamos con IAS y les que pudiéramos tener col PAS. Presentábamos dos perfiles tan estremaos que’l confundimientu yera imposible y, una cosa fundamental, nun había una historia común pertrás –sacantes la presencia de Díaz Yepes, con fonderes antipatíes na “vieya guardia” d’Andecha-, lo que garantizaba la sinceridá nes postures. La mio posición concreta yera contraria a un alcuerdu con URAS y PAS porque namás vía como camín de futuru’l pautu con IAS, pero tamién yera verdá qu’igual un pautu a cuatro bandes posibilitaba que’l mesmu pautu cuayara. Si eso llegare pasar, nun sabía bien que votaría pero, dende llueu, diba aceptar trabayar si la cosa salía p’alantre.
Y non tóo quedó n’hipótesis. Un bon día arrecibimos un convide pa falar d’una mena informal con URAS. L’aconceyamientu cellebrárase en Xixón, nel Gran Café. Pola URAS taben presentes Sergio Marqués, Inaciu Iglesias y Xicu Díaz Yepes, mentres que por Andecha Astur tábamos Pin Bermeyu ya yo. La conversación discurrió amistosamente ya yo viera a Marqués como un home fiable, igual un pocoñín inocente pa tratase d’un presidente’l gobiernu. Nun me paició un home de munches convicciones pero sí d’idegues clares y dispuestu a ceder tolo necesario pa poder llegar a un alcuerdu. De tolos dirixentes políticos que tratara n’Asturies, Marqués yera, ensin dulda, el menos sectariu. Lo cierto ye que salí contentu de la reunión y cola seguridá de que, si había una mínima posibilidá, el pautu cola URAS yera’l más fácile. Pero nun se llegara a denguna conclusión y quedamos pa falar n’otra ocasión.
La reacción del PAS fue inmediata: allanzó na prensa lo avanzao de les conversaciones cola URAS y aseguró que la coalición diba ser de centrodrecha, interclasista, lliberal y nun sé otres cuantes coses que namás taben diseñaes pa pesllar la puerte a la esquierda nacionalista. Sánchez Vicente y Cañedo algamaron el so propósitu ya enxamás volvimos a reunimos con naide, a lo menos oficialmente, nin formal nin informalmente. Paez ser qu’hebo conversaciones privaes pente xente d’URAS y d’Andecha, pero nin participé nin pueo aseguralo.
Les conversaciones con IAS entamaben ser interminables y nun marchaben nin p’alantre nin p’atrás. Lo peor del asuntu ye que yá yera esti l’únicu asuntu qu’ocupaba a la organización colo que la paralización yera cuasi total. Campañes y proyectos diseñaos dende tiempu atrás o que taben en marcha col sofitu d’Europa de los Pueblos quedaran empantanaos y tol esfuerzu la xente centrose nun únicu tema. Esa circunstancia enrarecía entá más les yá descontrillaes rellaciones personales. La xebra de la organización, qu’a la fin diba dase, taba yá apuntando.
Pa rematar la situación los dirixentes d’IAS, con una irresponsabilidá na llende la enaxenación mental, allanzáronse alloriadamente a buscar un candidatu pa la hipotética coalición. Nun tiníen candidatu propiu, fieles al so desdexe políticu habitual, y namás queríen torgar la mió opción. Camiento qu’esta oposición dio-yos más d’un quebraderu cabeza porque yera de sabío que militantes del pesu d’Inaciu Llope y d’Iván Huergo, los negociadores precisamente, aceptaben la mio candidatura, supongo que porque sabíen que, si entraba na Xunta Xeneral, diba ser tan representante d’IAS como lo yera d’Andecha Astur.
El casu ye que falaran –que yo sepa- con Carlos Lastra y con Pepe Alba. Carlos Lastra, amigu y compañeru d’ANA dende había más de venti años, sofitare les candidatures d’Izquierda Unida nel 2003, polo que la decisión d’IAS yera más cómica qu’otra cosa. Alba fue’l que me llamó pa dicime lo que taba pasando, amosando una sospresa tremenda. Yera amigu mui cercanu dende diben más de trenta años ya inclusive-y dirixí la so tesis doctoral sobre desendolcu y naturaleza en Somiéu, qu’arrecibió la más alta calificación d’un tribunal na Universidad Autónoma de Madrid. Alba yera tamién firmante’l “Manifiestu de Cuadonga” y presentáralu comigo y con Berta Montoya en Cangues d’Onís, amás de ser siempres sofitu de la mió candidatura en toles ellecciones nes que me presentare. Los dirixentes d’IAS, cuando picaran na puerta d’Alba, nun sabíen lo que taben faciendo. Amosaron que desconocíen qué coses son la llealtá y l’honor, calterístiques que Pepe Alba tién por desobra.
Escontra la refuga d’estos dos históricos del ecoloxismu, IAS plantegó-y la posibilidá a Xelu Neira. Si lo de Lastra y Alba yera una cosa rara, lo de Neira yá yera inesplicable, escepción fecha de la posibilidá yá comentada d’enaxenación mental. Xelu Neira yera una persona totalmente desconocida pa cuasi tol mundiu y que taba al marxe de la política y de la vida cultural asturianes dende que, a mediaos de los ochenta presidiera Conceyu d’Asturies de Madrid, precisamente dempués de les dimisiones de Pin Álvarez Fernández ya yo mesmu. Pensar n’alternativa de Xelu Neira sopelexaba que’l lema d’IAS yera “da lo mesmo quién, pero Rivas non”.
De toles maneres, magar que sigo pensando qu’esi apueste d’IAS yera una completa irresponsabilidá, tamién ye verdá que chocó muncho n’Andecha o, a lo menos, pente dellos significaos militantes. Izquierda Asturiana taba amosando que nun yera aquel grupín indolente al que munches vegaes tomáramos por irrelevante y al que munchos menospreciaben. Los dirixentes d’IAS sabíen facer política, anque fore la política marrullera de calter ellectoral, y sabíen aprovecer les debilidaes d’Andecha, qu’entamaben ser evidentes. Saber enredar políticamente cuando’l d’alfrente tien problemas internos ye, a la fin y a la postre, facer política. Nesi momentu, escontra esi movimientu, dime cuenta por primer vegada qu’IAS podía ganar una batalla que, de mano, tiníamos ganada nós.
Nesta situación les rellaciones con Llope, que –como yá dixe otres vegaes- diben más alló de les polítiques, arrarecíense, pero nunca se francieren. Lo mesmo pa elli que pa mín aquello yera una situación enforma tracamundiada y punximos tolo que pudimos na mesa pa iguala. Nun sé lo que-y pasaría a Llope por tanta aprosimación personal nel somantu d’IAS pero yo careciere de sospeches en dalgunos sectores d’Andecha Astur, minoritarios pero significativos.
Como yera d’esperar, aquelles práctiques de los cabezaleros d’IAS acabaron por esbolazar del too a los menos partidarios del pautu nel somatu d’Andecha ya inclusive colocaron nel bandu antipautista a dellos militantes que yeran firmes partidarios d’una coalición. Y polo que cinca a la mio persona, entamé pensar qu’igual yera yo un de los pilancos principales, pero retirar la propuesta yera yá entregase, esto ye, que’l partíu más grande, más implantáu y con representantes nes instituciones –pocos pero representantes- dábase al grupu pequeñu que nin tan siquier se presentara nunca a unes ellecciones. Amás, la mio candidatura fora aprobada nun conceyu nacional y namás otru conceyu nacional podía dar la vuelta a la decisión. Namás cabía la mio arrenuncia personal pero nun había nin necesidá nin condiciones.
Ya entóncenes, como si tóo nun fora abondo, apaeció la ufierta de Los Verdes. Esteban Cabal, amigu y compañeru dende la dómina de la Federación Progresista –de padres n’Uviéu, sobrín ñetu de Constantino Cabal y de familia llangreana- llamome dende Madrid pa dicime que diba tar unos díes n’Asturies. Nun lu vía diba pa seyes o siete años, cuando tuviera un fin de selmana na so casa nos montes d’Ávila, cerca de Gredos, y convidelu a pasar un par de díes en Llábana Prieta. Cabal yera un home singular ya hiperactivu. Nun aparaba quietu un momentu y tinía docenes de vides paraleles. Fora conceyal verde en Rivas (Madrid), editaba una revista de melicina natural, escribía llibros ya echába-y una mano dacuando envez al so hermanu, el director de teatro Fermín Cabal. Amás, como te descuidares un poco yera capaz de metete nel fregáu más insospecháu. Viviere los últimos años nuna valle del altu Aragón, onde criara mastinos pirenaicos, y taba de vuelta en Madrid dende unos menses. Sentaos tranquilino na biblioteca y al rodiu d’unos “manhattan” –que siempres me salieren mui bien-, falamos de lo divino y lo humano, de los tiempos del referendum de la OTAN, del ecoloxismu y de política. Fora entóncenes cuando me plantegó la posibilidá de dir en coalición a les ellecciones asturianes.
El grupu verde de Cabal nun cuntaba n’Asturies con una organización estable y namás tinía afiliaos espardíos pel país ya una muyer mui activa n’Avilés. La otra familia verde, la qu’encabezaba Mendiluce en Madrid y qu’apautara col PSOE nes ellecciones anteriores, yera la que tinía más presencia –por más que bien pequeña- y taba dirixida por Nacho González y Arce. Lo que Cabal proponía yera lo siguiente: una coalición embaxo’l nome Andecha Astur – Los Verdes comigo de cabeza cartel –a la fin los ecoloxistes tiníenme dende siempres por ún de los suyos, munches vegaes más de lo que me tiníen dellos nacionalistes - ya un puestu decente pa la verde d’Avilés, de la qu’escaeciera’l nome. Nin tansiquier pidía el númberu uno nes municipales d’Avilés.
Voi facer otru d’esos paréntesis que tanto me presten. Si me pidieren escontra un “paredón ideolóxicu” que me definiere pente ecoloxista y nacionalista y me prohibieren una vía intermedia, nun sé qu’arrepostiaría. Pa min la patria ya’l mediu ye cuasi lo mesmo. Nun podría ser nacionalista ensin ser ecoloxista. Cuando fora presidente d’Amigos de la Tierra –la principal organización ecoloxista’l mundiu, con tres miyones d’afiliaos- a munchos ecoloxistes (americanos, europeos, asiáticos) llamó-ys l’atención la mio posición política. Y a otros munchos, nes nueses Asturies, nun-ys prestara res que presidiera una organización “non asturiana”.
Tornemos a la biblioteca de Llábana Prieta. Por cierto, que Dobra –fía de Ñora, la vieya mastina echada pente Riesgo ya yo cuando les primeres conversaciones- yera agora testigu de tan importantes alderiques, sentada y sollerte al pie de la Enciclopaedia britannica. La propuesta de Cabal paeciome bien porque yera una aprosimación política pola que yo siempres naguara. Amái, el sellu verde yera una garantía de votos, nun sabía si munchos pero, dende lluéu, unos cuantos. Los Verdes, ensín militancia, ensin facer campaña ya ensin publicidá, sacaben toles vegaes cuatro o cinco mil votos. Aquello yera p’Andecha Astur como comprar una franquicia. Despliqué-y la situación cola sinceridá cola que se fala con un bon amigu. El so grupu diba ser calificáu por dalgunos compañeros como los verdes “de Madrid”, otros amosaríen perceguera a dir con un partíu “español” por mui federal que fora, otros más pensaríen que yera una operación pa desaniciar el pautu con IAS, ya etcétera, etcétera. Cabal namás arrepostió a dos de los problemes que-y punxe na mesa: que dir tamién con IAS tampoco nun-yos preocupaba y que nun yeran un partíu español sinon européu, col drechu d’autodetermín nel so programa.
Al día siguiente, domengu, llamé por teléfonu a Germán Abad y nun lu llocalicé. Entós cometí un erru al llamar a Fernández Marqués, que yá nun tinía responsabilidaes na executiva d’Andecha. Fora, de xuru, la fuerza’l vezu, dempués de tantos años. L’erru tuvo en que, al metelu na conversación con Cabal, abrí la posibilidá de la interpretación de qu’aquello yera una maniobra pa torpedear les conversaciones con IAS. Ya eso fue lo que pasó. D’un lláu los partidarios de la coalición nacionalista pensaron asina y, d’otru, los contrarios vieron na allianza nacionalista-verde la ocasión pa finar con unes conversaciones perllargues nes que nun creyíen. Unos desconfiaron ya otros punxeron sobro la mesa una opción política muncho más rentable ellectoralmente que la posible IAS-AA. Pa encima, a Esteban Cabal, mui hábilmente, faltó-y tiempu pa espublizar na web de Los Verdes la conversación ya ilustrola con una semeya d’elli ya yo delantre’l conventín de Valdediós. Con ello ganába-ys la primer partida a los otros verdes. El baturiciu taba armáu.
La situación na xunta nacional d’Andecha Astur yera surrealista. El sector más radical no nacional sofitaba un alcuerdu con un partíu con sede en Madrid, cosa qu’enxamás se-y pasare pel maxín en situaciones normales, mentres que’l sector más averáu a l’apertura namás almitía a IAS como compañeru pa les ellecciones. Ya equí metí la pata por segunda vegada nesti asuntu tan sensible. Intenté, valga la resonancia, evitar lo evidente. Quixe matizar por demás la charra de Cabal con Fernández Marqués ya enquivoqueme otra vuelta. Dalgo que yera natural y normalino convertilo en sospechoso. De sópetu la mio situación yera mui difícile escontra’l sector aperturista. Por primera vegada n’años punxeron en duldia la mio pallabra y negáronse a almitir que tóo provenía d’una conversación pente amigos y non de nada preparao con anterioridá. El maltratu personal fue pa marchar de la sesión, cosa que tuve a puntu de facer. La violencia verbal de dalgunos compañeros bloqueábame. Nun pescanciaba por qué se negaben a dame la presunción de nun mentir. Llegaran a desixime que nun caltuviera conversaciones con Esteban Cabal, que yera pidime que nun falara con un amigu de media vida, de los mesmos tiempos que, por poner un casu afayadizu, Inaciu Llope.
Aquella situación amosaba que la organización taba estartallada. Tampoco la otra facción fixo nada por echame un cabu, seguramente porque-y venía de perles la intransixencia que los otros amosaben pa comigo, na idega de qu’asina pilaría pa la d’ellos si les coses s’enguedeyaben. Namás me recuerdo del educáu sofitu a la mió honradez de Chusa Varela, del bandu pautista, y del perfirme ya ensin resquiebra de Mariu Arbesú y de Toño Martínez, del otru bandu. La verdá ye que la única allegría d’esa estúpida y llaceriosa sesión fora’l sofitu de los representantes de la mocedá. Pero d’aquella xunta salí ensin ser el mesmu. Si a media organización nun-y servía la mió pallabra, de poco díbamos convencer a la sociedá de lo que plantegáramos. Amás, nuna organización que tinía poques coses por escrito –informalidá propia de grupos d’amigos que se torna irresponsabilidá nun debate políticu- la confianza nes persones yera pernecesario. Yera’l primer pasu pa la decisión que diba tomar un poco más sero, la de marchar, pero entá nun pensaba nello.
La griesca intestina d’Andecha amenaba la posición d’IAS por delles razones...
Imprimir

14 comentarios:

  1. Yo no sé casi nada de estas historias pero te conozco bien. Además me pierdo detalles por cuestiones lingüísticas. Pero admiro ese coraje que tienes, que te va a llevar a problemas incluso con amigos. Sigo este "culliebrón" pero nunca había entrado a comentar nada. Me gusta mucho la historia pequeña y cotidiana. Leo con dificultad el asturiano pero me parece que escribes tan bien como en castellano. Si tus compañeros de Asturias no te comprenden, tus viejos amigos de Madrid sí. Aunque solo sea por la tabarra asturianista que nos llevas dando desde hace treinta años.

    ResponderEliminar
  2. Yo ví les coses dende fuera pero paeszme que fueron más o menos como les cuentes. Creo que debiste dexalo nesti momentu que tas contando y seguramente acertabes más que cuando lo fixiste. Si rompes entós el problema diba ser namás que d'Andecha, mientre que más tarde el problema ya yera global. Pero, en fin, fixístelo cuando te paeció oportuno o cuando pudiste.

    ResponderEliminar
  3. Ya veo qu'a naide interesa lo que dices. Pamidea que dieran la orden de nun lleete. AA, IAS, UNA, lo que seya, ¡qué mal lleven el pensamientu críticu! Porque, Rivas, yo nunca tuve d'alcuedo con tigo en tóo. Pero, eso tengolo claro, tu tas mui perriba d'estos mazapilones que nos van pidir el votu l'añu viniente.

    ResponderEliminar
  4. Nun ye eso, ho. Interesar, interesa abondo. Muncho lleemos "na solombra" esti blog, pero nun podemos camentar coses que nun conocemos.

    De siempres dixi que l'asturianismu ye una Casa Putes y dempués de lleer esti blog, afítome nello.

    Gracias por too, David.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que los que seguimos esti blog tamos a la espera del desenllace y de conocer toles razones que llevaron a Rivas a dexalo y ver cuales son les sos conclusiones alrodiu de tolo qu'aconteció n'Andecha Astur.

    Esti articulu creo que ye'l que más madureció enantes d'espublizalu. Con más tiempu daré dalguna opinión más.

    ResponderEliminar
  6. Yo lleolu pero nun digo nada porque nun sabría per onde entamar. Como relatu ta entreteníu pero casi too ye una mestura de recuerdos a medies ya invenciones, y de saltos nel tiempu mezclando coses distintes y dexando de llau otres qu'espliquen otres más.
    Nesti mesmu artículu en cada párrafu podría escribise dos párrafos esplicando lo que nun ye cierto o la montonera de datos que falten pa esplicar lo que se diz.
    Por exemplu, Rivas despáchase a gustu col tema de Carlos Lastra y el so sofitu a IU pero nun paez saber o escaeció que Carlos Lastra firmó pa IU en 2003 pero firmó pidiendo'l votu pa IAS nel 2004. Pues como esa hai lo menos 15 coses namás nesta entrada.

    Si hai daquién que vivió esi tiempu en cualquier partíu o bandu ¡cómo va querer escribir equí¡ lo que debe ye tar asustáu cola capacidá de fabulación.
    Yo sigo atentu de toles maneres, anque diga lo que dixi ta prestándome. Agradecería como llector más humilidá y feches y datos más comprobaos.

    ResponderEliminar
  7. Paezme que la realidá que vivió David n'Andecha Astur ye la que-y tocaba más ceo, al rodíu de la xente de marcos, pero AA yera más qu'AA y dos bandos enfrentaos, en cada supuestu bandu nun yera uniforme la posición, anque si debo dicir que ye ciertu, polo menos dende la mio opinión qu'hebio ciertu escepticismu n'IAS p'afitar a David como candidatu, por consideralu ciertamente averáu a les postures d'AA más estremistes (nun lo digo por él, sinon polos sos compañeros de viaxe).

    IAS xugo a política, y gano la partida a AA, ente otres coses pol so sectarismu internu.

    ResponderEliminar
  8. Pa mín, tan mui bien los artículos. Sincera la forma de tratar caun de los temes que m´esmolecieron daquella. Amás, esi toque subxetivu, da-y muncha más profundidá al relatu.

    Honestidá y respetu haza les tos pallabres, haza esti proyeutu David, sigui n´elli.

    ResponderEliminar
  9. D'alcuerdo dafechamente con M. Menéndez. Nun podemos pidí-y a Rivas la oxetividá d'un historiador que trabaya desde fuera y con documentación. Si-y da más importancia a unes coses que a otres puede ser porque les vivió más de cerca o lu afectaron más. Y tamién ye verdá qu'esi puntu de subxetividá ye lo que-y da más fuerza y más interés al relatu. Por nun falar d'una clara sinceridá, anque, posiblemente, nun lo cuenta too.

    ResponderEliminar
  10. Entré poques vegaes nesti blogue y namás se de David Rivas por referencies. Nunca m'interesó muncho la política como actividá pero sí como obxetu d'estudiu comportamental. Y desde esti puntu de vista, lo que cuenta Rivas ye mui interesante. Ye d'agradecer l'esfuerzu de honestidá nun mundu que ye mui deshonestu.

    ResponderEliminar
  11. David :
    Paezme que falta una entrega d'esta "saga" , Cuando l'asoleyes y termines esta historia , voi date'l mio paecer.Na mas te quería dar les gracies pol trabayu que sigo atentamente . Solo te voi poner una pega y ye que tas faciendo esta hestoria mui llarga nel tiempu.Ta faciéndoseme como "la historia interminable" . Nun ye que nun me presten los artículos qu'escribes sobre otres coses tolo contrario . Pero prestaríame qu'esto lo contares mas darréu
    Un abrazu

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que es una historia muy interesante incluso para los que no somos asturianos y para quienes, como yo, somos votantes del PSOE. Por cierto, que no me explico la cerrazón de los socialistas asturianos en la cuestión de la "llingua". Soy incapaz de entenderlo.

    ResponderEliminar
  13. Y nós tamién, Compás, nós tamién.

    ResponderEliminar
  14. Porque de asturianos, el ñacer; y a vegaes nin eso. Y, porque de socialistes, nada.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.