11.3.10

El final de l’acción política (1)

Nel 2006 les coses diben obligaes. Andecha Astur namái podía colgase la medaya de ser la organización resistente pente’l nacionalismu, non namái d’esquierdes sinon de tol nacionalismu. Pero poco más podíamos ufiertar. Fora entóncenes cuando s’abrieran les negociaciones con Izquierda Asturiana. Yo recordeme de los alderiques en Cuideiru y de la visita de Riesgo a Llábana Prieta, n’Argañosu, nos años 1997 a 1999. Pin Bermeyu, mui activu como siempres, ufriérase pa falar con IAS, pero tamién cola URAS de Marqués y col PAS de Sánchez Vicente. Bermeyu, hermanu del entós secretariu xeneral d’Andecha, camentaba que yera una bona ocasión pa unificar l’asturianismu, conceptu –esi d’”asturianismu”- que munchos de los nuesos refugaben.
La xunta nacional d’Andecha Astur nomó como negociadores a Pin Bermeyu, a Germán Abad y a min. Pola parte d’IAS nun se sabía y aquello yera un cafarnaún, pero acabaran por ser Inaciu Llope, Iván Huergo y David Guardado. Tóo paecía dir bien. Los seis representantes asegurábamos la honradez nos discutinios al rodiu la xuntura porque yéramos tóos pautistes, anque con tonos diferentes.
Posiblemente tábamos nel meyor momentu pa entamar un procesu d’unificación o, cuando menos, de sincera aprosimación. Cada añu ellectoral andábamos colo mesmo pero nunca cuayaba dengún proyectu. La verdá ye que pocos tovieran la valentía de dicir lo que de verdá pensaben, de forma que yera pa quedase plasmaos delantre d’una entruga tan simplaya como comprometida: si toudiós quier una xunión del nacionalismu asturianu, ¿cómo ye que nunca s’algama?. ¿Igual yera porque, de verdá, mui pocos lo queríen?; ¿o igual nun había nada qu’ameter porque nesi espaciu políticu nun había nada fuera de la propia organización?; ¿o yera tala la incompatibilidá pente les organizaciones que finaba por ser tochez voluntarista aconceyase y falar col envís de llegar a alcordaes?.
El procesu d’averamientu políticu nun yera fácile por dellos motivos, pero igual el más importante yera’l más cenciellu, teóricamente, de tratar. Pa poder falar de xunidá de grupos nacionalistes lo primero yera llendar qué cosa ye “nacionalista” y qué cosa nun lo ye. Ensin una demarcación política ye imposible discutir de política ya, aínda más, facer política. Concretar les idegues y les postures ye daqué imprescindible pa encadarmar una política concreta ya una estratexa concreta coles sos táctiques tamién concretes. Hai unes llendes clares. Otra cosa ye que daquién tea una elasticidá tan grande qu’acabe pensando que les fronteres polítiques son les del mundiu porque, a la fin, toos somos d’una mesma especie humana y, polo tanto, toos tenemos los mesmos porgüeyos y les mesmes esperances.
A esti respective, naide podía duldar de la mio postura favoratible al unitarismu dende los tiempos más primeros. Tuvi de mozu na única organización nacionalista, el CNA, nun volví apostar por nada hasta la creación de la UNA –la gran ocasión perdida d’aquella dómina- y nun llegué a Andecha Astur hasta l’añu 1999, nun momentu nel que, precisamente, taba faciéndose un proyectu xunitariu pa les ellecciones, sólo que les coses salieran como salieran. Nes mesmes ellecciones de 1999 falé públicamente de la necesidá de qu’Andecha Astur s’entendese con Izquierda Asturiana. Pero nada dixi del PCPE nin del mesmu BIA porque nunca tracamundié les llendes polítiques del nacionalismu asturianu. Y tampoco falé de la URAS o del PAS porque yera a estremar pente drecha ya esquierda, pente rexonalismu y nacionalismu y pente lo popular y lo populista. Por eso, cuando falábamos d’aprosimaciones, yo atalantaba que tábamos falando d’averar posiciones pente Andecha Astur ya Izquierda Asturiana, a lo menos como pasu previu ya imprescindible. Más nada nun había, dexando de llau los alderiques que se caltuvieren con otres fuerces como Los Verdes o agrupaciones llocales.
La mió idega, que la espublicé en Les Noticies y que me valiera un analís psicoanalíticu del so columnista Xandru Fernández, onde facía una llectura metallingüística mui al tenor de les sos contribuciones periodístiques y del mediu nel qu’escribía. A esti repective, Fernández –ensin culpia personal más alló de lo elemental- formaba parte d’una nueva promoción lliteraria, de calidá evidente en munchos casos, pero que, por esi fechu namás, sentaba cátedra en política, n’economía, n’antropoloxía o en física cuántica si yera mester. Dalgunos de los sos conformantes, más qu’escribir, reñíen dende les sos columnes o daben conseñes a los que tábamos trabayando na política del día a día, con mayor o menor suerte, pero nel esbrexe. El casu ye que Xandru Fernández dicía daqué asina como “Rivas diz querer la xunidá pero na realidá íntima nun la quier…” pa, a continuación, faceme un retratu de psicólogu arxentinu de tebeo.
La verdá ye que los emplegaos parapúblicos de Les Noticies nunca me fixeran una entrevista –y foran unes cuantes- que nun fora metaconceptual, qu’igual ye una forma displicente de llamar a lo tendencioso. Chocantemente, igual la única sincera, na que pretendíen de verdá saber lo que yo pensaba fixéramela Xuan Bello cuasi al final de la mio presencia activo na política, cuando yera –camiento- responsable de la edición del periódicu. Porque les de Ramón Lluis Bande, José Luis Piquero y Beatriz R. Viado siempres tovieren un sesgu d’antipatía, a lo meyor non pa comigo, pero sí pa con Andecha Astur. La profesionalidá nun yera’l fuerte d’esi mediu precisamente. Puedo entender que tovieren como opciones otres organizaciones –anque saltaben del BIA al PAS y a IU asigún pegaben los vientos- pero enxamás comprendiere’l so añoriciu pa con una minoría. L’odiu a les minoríes polítiques, cuando nun tamos falando de xente inmnoral –racistes, machistes, antisemites, criminales, etcétera-, diz bastantina de les persones y de los grupos. Eso por nun falar de Francisco Álvarez, que, azorrando la so condición de candidatu’l BIA, atizárame bien dende’l periódicu como si fora un columnista independiente cualisquiera analizando l’actualidá político.
Pero, en fín, que tampoco voi dar más importancia a estes coses, anque-y les diera nel so día. Ye conveniente mirar toles coses con perspectiva, con un poco de distancia, pero la verdá ye que, na griesca del día a día relativices con dificultá y cuando, como yera’l mio casu, apuestes por una batalla que ta, nel entamu, perdida, cáfiate muncho que te vengan apaniarguaos a tocate los bemoles, másime cuando, en teoría, son de los tuyos o de la rodolada. Yo siempres conociera les mios llimitaciones –pesie a un razonable egocentrismu- pero nunca entendiera tantu güelpe dende la mio banda. El nacionalismu asturianu ye ún de los movimientos políticos con más baxes de lo que los militares llamen “fuéu amigu”.
Volviendo a la historia, el casu ye que la situación yera incaltenible. Les organizaciones taben embaxo mínimos ya yera evidente la necesidá de llegar a alcuerdos. Pero tábamos nel 2006 y les ellecciones taben convocaes pal 2007. Tiníamos menos d’un añu. Entós, escontra esto, la mio idega, espublizada con medies pallabres –cosa que-ys dio pa muncho a los freudianos de la “intelligentsia” patria- yera bien cenciella. Pero desplicarela un pocoñín más sero.
Al mesmu tiempu convocárase’l conceyu nacional, nun ambiente de tensión interna. Aconceyaos n’Uviéu, nuna sala l’auditoriu Príncipe Felipe, les custiones centrales yeran tres: la ponencia sobro estratexa, la ellección de los cargos directivos y la nomación de la cabeza llista a la Xunta Xeneral.
Yera evidente dende menses atrás que diben alfrentase dos ponencies sobro estratexa, centraes les dos nes polítiques de posibles pautos. Una d’elles, la menos proclive a les alcordaes con IAS, taba impulsada pola executiva saliente y sofitada básicamente poles xuntes de Xixón, Noreña, Siero, Llangréu, Morcín, Llaviana y Villaviciosa, amás de polos conceyos del esterior, particularmente Madrid. Pela so banda, la otra, favoratible dafechamente a les alcordaes, taba respaldada polos grupos d’Uviéu, Carreño, Avilés, Illas, Corvera, Piloña, Tinéu, Samartín del Rei Aurelio y Gozón. Les xuntes de los demás conceyos con importancia por númberu militantes (Parres, Ribeseya, Riosa, Llanes, El Franco, Castropol, Mieres, Cangas del Narcea, Pravia) nun tiníen posición o nun l’amosaben.
El ponente sobro estratexa fora Fernández Marqués, secretariu d’organización y alma’l partíu dende los anicios. Ya equí entamara’l toletole. Rober Holgado, faciéndose voceru de la otra opción, pidiera’l votu contra la ponencia, pero ensin presentar alternativa. Tóo paecía señalar que la opción contraria a la dirección saliente diba ser encadarmada y presentada por Pin Bermeyu, pero ésti nun aportó al conceyu. Los de la so llínia namás tiníen unos esquemes que debíen ser apuntes pa la discusión, si ye qu’ésta se producía. Asina les coses, Holgado fora incapaz de desplicar con um mínimu miramientu la so postura ya escontra una ponencia escrita y defendida lo que mos pidía yera fe y confianza. L’alderique fora surrealista, con un documentu d’un lláu y una retórica del otru, hasta’l puntu qu’un vieyu militante como Antón Fuertes, del conceyu de Madrid, mui dáu a los pautos pero cola seriedá que lu calterizaba, encaróse-y a Holgado por considerar aquello una tomadura pelo. El casu ye que la ponencia oficialista, discutible en bona midía, salió p’alantre, pente otros col mio votu. Nun ye que me prestara abondo pero yera la única presentada y, amás, siguía la llínia tradicional. Lo de Rober Holgado nun llegaba nin a medio seriedá, anque’l so sector, nun exerciciu de responsabilidá, abstúvose.
Polo que cinca a la directiva nun fóramos a algamar un alcuerdu mínimu y aplazáramos cuasi por tres menses la convocatoria. Pesllamos el conceyu nacional con un comité de circunstancies que yo presidía y nel que tuve’l sofitu d’un intelixente Brunu Gómez que, pesie a la so mocedá, llevara los debates del conceyu nacional como presidente d’una forma estraordinaria. Asina fora que yá en Candás, nel llar social d’Andecha, sacamos p’alantre una nueva executiva ya’l candidatu pa les ellecciones del 2007. Yera la executiva más numberosa de la historia d’Andecha, con una edá media mui remocicada.
La “vieya guardia” dexaba d’esistir orgánicamente. Marcos Fernández Marqués, Carme Pérez Antolín, Arturu Bermeyu, Fernán Gonzali Llechosa y Mariano Suárez, los padres d’Andecha, los resistentes en tiempos duros, quedaben fuera. Pero quedaben fuera voluntariamente, nuna xugada mui bien pensada. Nun tiníen denguna confianza nel trabayu de los entrantes nin en que foran a caltener la organización, colo que siempres pensaran que la militancia, delantre d’una ineficacia que daben por seguro, diba recurrir a ellos en poco tiempu. Amás, dexáben colocada la bomba de reloxería de la ponencia estratéxica, cola que podríen amarrar a la dirección precisamente na política de pautos.
Polo que cincaba a les ellecciones, como yera d’esperar, siguí siendo’l candidatu y amás con unanimidá, cosa que nun algamara nel conceyu de Corvera nel 2003.
Yo pensé entós que la salida de tolos veteranos yera un erru que los nuevos tiníen d’evitar porque, amás de que practicar l’adanismu nun ye nada bono, l’anovada organización amosaba, a lo menos no simbólico, una rotura poco conveniente de cara al esterior. Pa mayor confusión nun elleximos secretariu xeneral específicamente, lo que diba traer problemes asgaya unos menses dempués. La secretaría d’organización, particularmente importante na cadarma d’Andecha y ocupada pol eficaz pero desmasiaes vegaes intransixente Fernández Marqués dende la fundación, recayera n’Holgado. Yo, que nunca toviere nuna xunta executiva, acepté participar n’esta ocasión, non tanto pa les estayes d’economía y de rellaciones internacionales –que yera l’oficial- como pa tratar de tender pontes aprofitando la mio posición. Nun pertenecía a la “vieya guardia” pero sí yera d’una dómina dura y primixenia –yá me consideraben un “históricu”-; tampoco taba colos “renovadores” pero sí compartía les sos esmoliciones. A la fin dediqué tiempu ya esfuerzu a facer de “pontífice” y, a la llarga, como veremos, de poco sirviera.
Tiníamos nueva executiva pero col programa estratéxicu de la vieya...
Imprimir

11 comentarios:

  1. Lleerelu con más calma y volveré a intervenir, pero nuna llectura rápida faltate mencionar daqué trescendental. La famosa mani del 5 de marzu foi l'enquiz que fexo que los pequeños malestares d'unos, les diferencies d'opinión d'otros y les fonderes diverxencies d'otros coincidieren nunes poques selmanes d'aquella manifestación nun camientu común: ye imprenscindible un cambiu n'Andecha Astur.

    Creo, dende tol respetu, que la visión de los fechos qu'espones ye una versión, qu'anque tien muncho de neutral, vien a cayer del llau de los que tu mesmo denomes "vieya guardia", supongo que ye por que te llegaríen más opiniones d'ellos que de los otros. Nun se pue entender en que contestu se fexo aquel conceyu ensin referise a aquella primera manifestación del CAO nin a tolos movimientos internos de dempués. Nun se pue entender aquel conceyu ensin abordar el casu de Pin Bermeyu, que pesie a tolos sos erros, sufrió una campaña d'acosu y derribu xabaz que produxo, en parte muncha culpa tamién de los de Carreño, que nun hubiera la otra ponencia. Nun se pue entender aquel conceyu ensin afondar na situación del conceyu d'Avilés, conceyu que nun participó naquel congresu y que cola so participación camudaría unes votaciones de la Ponencia de Marcos Abel, pues ye necesariu recordar que salió alantre por un solo votu.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón em bastantes coses. Lo que pasa ye que, como lo que quiero ye poner la mio opinión sobro esti procesu de xuntanza fracasao, salté un capítulu enteru del testu definitivu. Esi capítulu ye, precisamente, la evolución d'Andecha. Tien dos partes. Una va de 1999 a la constitución d'Europa de los Pueblos ya otra dende la coalición al conceyu nacional d'Andecha. A lo meyor sigue paeciéndote insuficiente, pero camiento qu'ellí aclaro dalgunos puntos.

    Pesie a tóo, tendré mui en cuenta esta opinión que me das.

    Toi a la to disposición.

    ResponderEliminar
  3. Yo alcuérdome d'aquellos díes y yá nun yera una neñina. David sufrió muncho con estes histories porque munches veces nun sabía de quien fiase. Nun lu engañaron pero mintieron munchos. El dabase cuenta ¿pero qué diba facer? Yera una peersona intelixente y respñonsable. ¿había dalguna otra?

    ResponderEliminar
  4. En tu post del 20.01.2010 explicabas las razones por las cuales ibas a empezar una serie de post relacionados con la política asturiana. Según lo que mi nulo asturiano me dejo entender ( estoy mejorando), estas eran fundamentalmente dos. La primera era una especie de ejercicio previo a la publicación de un libro sobre tu trayectoria política y la segunda razón era iniciar un debate debido la proximidad de las elecciones.
    Pues bien, no puedo terminar de creermelo porque, querido profesor, tú eres de los que no dan puntada sin hilo . Contigo siempre hay que estar rascando para no llegar nunca al fondo. Así que o bien estas agitando el avispero para prevenir a futuros candidatos sobre lo que se les avecina o tus razones son más personales.
    No soy una experta política, pero tengo la sensación que la unidad del nacionalismo asturiano es más una quimera que algo que tenga visos de convertirse en realidad a corto o medio plazo: los egos e intereses individuales parecen ser la clave de esta dispersión de partidos que en teoría tendrían que canalizar la unidad de voto para que el nacionalismo asturiano suponga una alternativa política viable, seria y visible tanto dentro como fuera de Asturias.
    Todos somos consciente que la clase política sea donde sea no es la representación más granada de ninguna sociedad, pero aunque solo sea para poder disfrutar de una serie de privilegios ( que los políticos tienen) a medio o largo plazo ¿ es que nadie va a tener la visión suficiente para hacer un pequeño sacrificio personal para el bien común?
    Dicho esto, seré la primera en gritar aquello de “David for President” pero entonces Kropotkin desaparecerá del conocimiento de las futuras generaciones de Licenciados de la UAM y eso profesor sí que sería una tragedia.
    Lá póg

    ResponderEliminar
  5. Andrés de Cabranes13 de marzo de 2010, 13:27

    Esta irlandesa, a lo que paez, muncho te quier, David. Y ye mala, mala de verdá. Si tolos alumnos tuyos, fios de Kropotkin a lo que paez, piensen de ti lo mesmo, debes ser un bon profesor. Por cierto, estes histories mui bones.

    ResponderEliminar
  6. Andechés que marchó13 de marzo de 2010, 17:40

    Mui bien por dar caña a Les Puticies. El periódicu con más seudónimos del mundu. Naide camudó'l nome. Juanes, Alejandros, Ignacios, Luises. Dalgunos déllos bien colocainos por un tíu del SOMA. Esa ye la nuesa intelectualidá. Tamos como burros.

    ResponderEliminar
  7. Bones David la verdá ye que l´artículo qu´acabes de meter ye mui poco esclariador de lo que pasó n´andecha, inclusu parezme parcial dafechu.Pero polo que dices vas desplicar más p`alantre tolo que pasó fasta llegar al congresu.Falta tanto que lo que publiques nun tien xaciu si nun s´espliquen los precedentes al congresu
    Fales de que nun se presentó llinea política alternativa a la de MAF. Pregunta: ¿Nun crees que tu trabayaste de manera directa o indirecta cosciente o incoscientemente pa nun hubiere llinea política alternativa y nun hubiere ruptura? Dígolo y espero que cuentes esi capítulo porque enantes del congresu, convocaste a los dos sectores enfrentaos pa intentar iguar la situación , y pediste al sector crítico que reconsiderase la so extratexa, asina mesmo pediste al seutor críticu q´asumiera dos peticiones de MAF que yeren : apartar a Pin Bermeyu de la executica y nun presentar llinea política alternativa.

    Un saludu

    ResponderEliminar
  8. Soi'l primer anónimu.

    La mio opinión he d'esclariar que vien fecha dende una militancia de base. Yo nun tuve metíu nos permenores de tolo que pasó y vi y valoré les coses según los mios criterios y según la información que me diba llegando, qu'he de dicir que yera bastante dientro de lo que cabe y d'ambos bandos, por qu'a la fin yeren bandos. Yo, como dixe enantes, camiento que nun pue entendese nada de la historia d'Andecha Astur nos últimos cinco años ensin afondar no que foi aquella manifestación del 5 de marzu y tolo qu'hebo nes selmanes previes. Como dixe, tolo qu'aconteció aquel día axuntó voluntaes, desconozo si les había enantes yá per parte de dalgunos, alredor de la necesidá d'entamar cambios n'Andecha Astur col envís d'airear la organización y por hixene democrático. La verdá ye que vengo a coincidir bastante col anterior anónimu en que ensin un afondamientu previu al congresu ye imposible llegar a entender lo que pasó nelli si se quier intentar recoyer los fechos con más veracidá, más que nada por que ye como dexar d'un plumazu ensin argumentos a los que queríen un cambiu. Ye necesariu entender por que se fexo lo que se fexo como tamién ye necesariu entender les postures d'unes y otros y ciertes chapuces y descoordinaciones de los que queríen presentar alternativa.

    Yo creo, y vuelvo a insistir en tolos respetos, que hai una carencia pergrande d'empatía hacia en cada momentu son "los d'enfrente" nos tos articulos, tanto nesti como n'otros, seya IAS, INA o talu como parez en dalgún de les frases del articulu hacia los que queríen un cambiu n'Andecha.

    Un analisis que faigo yo, que nun soi mas qu'un nacionalegu de bas, ye que si, coincido no que dices nel to comentariu d'intentu de xuntaza fracasáu, pero quiciaves seya un fracasu relativu. Ensin aquello güei nun habria UNA y ensin UNA nun habría otra organización nel nacionalismu d'izquierda que desplazare a Andecha Astur del so papel central dientru d'esti movimientu y eso apurre un dinamismu en tolo que cinca a los alcuentros ente les distintes organizaciones que nun había enantes.

    ResponderEliminar
  9. Pa los anónimos que me critiquen. Tenéis una bona parte de razón. Ye posible que la desplicación que doi, tal y como ta agora, dexa demasiaes coses nel aire. Cuando revise l'asuntu dedicaré-y más atención. Y, de pasu, seré más curiosu coles entraes que falten. O, polo menos, intentarelo.

    ResponderEliminar
  10. david nel congresu de candás el secretariu d'organización foi German Abad , Holgado diba na executiva pero con otro cargo.

    ResponderEliminar
  11. Ye verdá, yera Germán Abad. ¡Vaya metedura!. Gracies

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.