1.2.10

L’arzobispu ya’l ferreru

Esta selmana cabera de xineru tráxomos dos noticies abondo desemeyaes y que, si nun fora por una retafila circunstancies, enxamás se podríen interrellacionar. D’un lláu, el “curiae cancellario” dio fe de que xubía a la seo de la “sancta ovetensis” el franciscanu Jesús Sanz. D’otru lláu, la conseyera Mercedes Álvarez dio orde de cesar a Naveiras, Pepe’l Ferreiro, como director del muséu de Grandas de Salime. Dos frases mos dexen estos dos personaxes tan estremaos seguramente y nel mesmu día, sábado trenta. D’una banda la de “Santina de Cuadonga, ayúdamos nel camín pa llegar al to fíu”, de la otra “soi anárquicu y cuéstame aceptar el mandu”.
Nun conozo a dengún de los dos homes de los que falo, anque al ferreru-director tratelu dalguna qu’otra vegada, cuando visité’l muséu de Grandas. Nun foran más que dos o tres frases de cortesía o un par d’entrugues sobro cualisquier cosa que me llamare l’atención. Ye más, si voi un poco al fondu les custiones más importantes, los dos tan abondo lloñe de les coses que yo defiendo. Nun soi católicu y teo un puntín enforma esporpolláu d’anticlericalismu, lo que me distancia muncho d’un señor de la ilesia. Y tampoco soi d’Izquierda Unida –grupu col que, al paecer, s’identifica más Naveiras, si ye que nun ta afiliáu a ello- a la mesma vegada que discrepé d’elli cuando’l conflictu llingüísticu que, al rodiu la fala de pente l’Eo ya’l Navia, provocaron con tanta artificiosidá los filólogos del gabinete gubernamental. Pepe’l Ferreiro defendió entóncenes unes posiciones que pa mín yeran talamente galleguistes. Pero nun tamos aldericando agora sobro la ilesia nin sobro la fala’l “far west” asturianu, sinon d’otra cosa.
Pepe’l Ferreiro dizse anárquicu. Eso diz también el gobiernu Areces-Iglesias. ¿Tan d’alcuerdu?, non. El gobiernu socialcomunista, fiel siguidor de los padres fundadores de los sos partíos respectivos, faen sinónimos a les pallabres “anárquicu” y “caóticu”. Lo que seguramente ye’l ferreru ye caóticu, desordenáu y atrabiliariu. Pero elli sabe mui bien la diferencia pente los dos conceptos cuando amete a lo de ser “anárquicu” que-y esmolez muncho aceptar el mandu. Ya equí ta’l problema: nun importa muncho que lleve mal los papeles –colo poco que cobraba podíen habé-y puesto un aidante pa que los llevare-, lo qu’importa ye que nun se plegaba al réximen prácticamente totalitariu impuestu pol PSOE y calteníu pola esquierda plural d’Izquierda Unida, el Bloque por Asturies y Los Verdes. Ya esto ye mui necesario repetilo: el socialista Álvarez Areces nun esfarrapó Asturies nestos últimos años en solitario sinon a comuña col comunista Jesús Iglesias, el nacionalista Rafael Palacios y l’ecoloxista Nacho González. Por cierto, que nunca pensare yo escribir asina d’estes tendencies polítiques, a lo menos de les dos últimes, que tan cercanes me son.
Lo de Pepe’l Ferreiro ye d’una sevicia ya una crueldá intolerables. A menos de dos años de la so xubilación, el réxime amuesa la so cara más dañina, la cara sectaria y rastriega qu’enxamás escondiera, esa cara que tanto-y paez gustar a cuasi la metada los asturianos y a munchos “asturianistes” de la cultura o de la cultureta. Y, pa encima, ponen al frente a un segovianu que, polo visto, fala mui bien el catalán –cosa mui útil en Grandas de Salime-, y a lo que paez recomendáu pola “romana” Carmen Ochoa, a la que los “celtes” del so conceyu (Salas) conocen como La Pataca.
Tampoco sé quien ye’l nuevu director del muséu de Grandas. Nun teo’l gustu de conocelu. Pero qu’un cargu públicu diga nun periódicu, a entruga d’una periodista, que ser o non del PSOE ye custión privao y comparalo, como fixo, cola creencia relixosa, diz bastantina. Primero diz que, cuasi con seguridá, ye militante’l PSOE. Y segundo, entá peor, considera que la militancia nun partíu –nel PSOE concretamente- ta al altor de la relixón, de les más fonderes convicciones, de la idega de Dios. Al marxe de semeyante patochada, propia de subcultures, hai un despreciu total a la ciudadanía: conocer la filiación política, como conocer el patrimonio personal ya empresarial, sí ye importante cuando tamos falando de responsables nomaos pol poder políticu. Un funcionariu, un trabayador o un empresariu nun tien porqué falar de les sos preferencies partidistes, pero una persona nomada a déu por un órgano políticu sí, especialmente cuando ye un periodista quien-y lo entruga.
Y del ferreru al arzobispu. La verdá ye que’l fechu de que’l ciudadanu Jesús Sanz falare n’asturiano na nuesa catedral na so primer misa, nun ye pa palmiar a los cielos, pero tien la so importancia. Gustenmos o non los cures o la ilesia hai una montonera ciudadanos, compatriotes de nueso, que tienen na curia y na xerarquía católica unos referentes morales d’autoridá. A esti respectu, nun ta demás remembrar que, cuando un tal Osoro ultraxó la memoria’l xesuita Fierro-Botas nel so mesmu funeral –ya yo taba presente ellí, nel mio colexu d’infancia y adolescencia-, tolos asturianos de bien –católicos, ateos, lluteranos y mediopensionistes- punxeran el glayíu en cielu. Pos el sábadu, delantre les mesmes ñárigues d’esi tal Osoro, Jesús Sanz faló n’asturiano.
Pero ye que la xente que taba nel templu rompiera a aplaudir cuando sintiera la so llingua de boca d’un arzobispu. Y nun creo yo que’l públicu presente fore precisamente d’Andecha Astur, de la UNA o de la Xunta pola Defensa la Llingua. Yera un públicu seguramente conservador, católico na so mayor parte y con bona presencia de la clerecía.
Nun sé que fairá esti arzobispu nos tiempos vinientes pero, a lo menos y pa entamar, yá amosó respetu o, cuando menos, intelixencia y saber tar. Fixo nun minutu lo qu’un tal Osoro nun fixo n’años. Y l’aplausu de los presentes, pente los que’l más “nacionalista” sedría’l conceyal Felechosa, dizmos a les clares que la llingua non sólo ye padremoñu de tóos, sinon que, cuando una persona d’importancia –ya un arzobispu ye importante relixosa y civilmente- la emplega, la xente ponse arguyoso y agradecío.
Un ferreru ya un arzobispu, xunta les reacciones populares que provocaron coles sos incidencies, úfrenmos una bona llección.
Imprimir

7 comentarios:

  1. Como tantes vegaes, dafechamente d´alcuerdu. Y d´estos síntomes hai que dir sacando llecciones y diagnósticos. CXB

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabéis qué pasa?. Qu'esti tipu d'actos espontáneos como l'apoyu a Pepe'l Ferreiro, los aplausos a les pallabres del arzobispu, y milenta más que podríamos amestar de toa mena y caláu, acaben anubríos pol pasu del tiempu, porque nun hai nada nin naide que sofitándose no "alternativo" a lo ferial del réximen clientelar proponga otru modelu de facer y convivir ente los asturianos con posibilidaes reales d'espoxigar. Y nesi "nada nin naide" tenemos d'incluir, al día de güei y magar nos pese, a los propios nacionalistes asturianos.

    ResponderEliminar
  3. Fe d'erros: el conceyu d'Ochoa nun ye Salas, sinon Navia.

    ResponderEliminar
  4. Ye como aquello, hegeliano, de ser nación en sí o nación para sí. Espontáneamente tenemos los asturianos toles papeletes pa que se dea un "Resurdimientu", esta vez nun solamente lliterariu, cultural, sinón un resurdimientu como nación consciente de si mesma. Pero nun hai un polu atractor, un órganu (Frente, Partíu, lo que sía) que sepa atropar eses fuerces que son, que tán, pero que dafechamente viven malgastándose, espardiéndose. Pa crear una base popular nacionalista, a) ta claro qu´hai que dexar de ser "obrerista", como tien dicho David n´otros escritos, b) ta claro que debe ser plural, dende la esquierda más radical hasta´l centru más moderáu. Asturies como nación y llingua oficial, tienen que ser dos pegoyos, xunto cola defensa de nuesa identidá agroecolóxica, p´abellugar a bien de xente. Si esta xente con della conciencia nacional y llamada a xuntase ta pendiente namás de que si aquel ye un curón, o qu´aquel otru un marxistón, y el de más allá un españolazu, etc. etc., etc. nun facemos más que regalar bales al enemigu. CXB

    ResponderEliminar
  5. Mui d'alcuerdu, David. Nun dexa de salir materia pa comentar.
    Roberto

    ResponderEliminar
  6. Un arzobispo madrileño que viniendo de Huesca al pisar Terra Santinae ponse a falar asturianu, un ferreiru con contrato de alta dirección, una consejera de cultura que no conoce el Museo de Grandas, un segovianu que aparte de no conocer el museo, además pretende vivir en Grandas...
    ¿ESTAMOS TODOS LOCOS O QUÉ?

    ¡Que Dios reparta suerte, por que como un día le de por repatir justcia...!

    ResponderEliminar
  7. Jacopo, que sé quien yes... Pero lo que dices ye verdá. Ye la historia al revés. Hai años dicía un amigu míu bastante vieyu que lo meyor p'Asturies yera llevar a tolos asturianos pa Suiza, tenelos ellí cinco años y tornalos. Pero na nuesa valle, Jacopo, entá queda la reserva espiritual atlántica.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.