19.2.10

Ilesia ya estáu: un clásicu imprescindible

El 7 de setiembre de 1910 morría na estación de tren d’Astapovo, en Rusia, Lev Tolstói. Seguramente que nos meses vinientes asistiremos a celebraciones, homenaxes y saraos organizaos poles más variopintes instituciones. Por embargo, el meyor homenax que se-y pue facer a un escritor ye espublizar la so obra, y si se trata d’una obra inédita o poco conocida meyor que meyor. Ya eso ye lo que ta acabantes facer n’español la editorial Kairós con un llibru impresionante, el caberu ensayu que l’autor de “Guerra y paz” escribiera. Trátase de “El reinu de Dios ta en vosotros”. El llibru, que recueye panfletos escritos por Tolstói pente los años 1890 y 1893, namái tuvo una edición española de tirada pequeña en 1902. Ye prácticamente imposible d’alcontrar –inclusive en llibreríes de vieyo-, siendo también difícile dar con él nes ediciones inglesa y francesa. Tamos delantre d’un llibru asitiable nun cistianismu anarquista y pacifista que, allá na mió mocedá, fora una de les llectures que más güelga me dexara. Mio güelu, un anarquista kropotkinianu, recomendómelu con ciñu y, amás, taba na biblioteca casa dende aquellos primeros años del XX. Más lluéu supe que Gandhi, un hindú educáu a la inglesa, dixo, testualmente, que “la so llectura apolmonárame”.
Nos tiempos que cuerren paez importante asomase a esta obra de Tolstói. El gran escritor rusu, con obres cola fuerza de la yá citada “Guerra y paz”, “Ana Karenina”, “La muerte d’Iván Illich” y tantes otres, diera como caberu mensax una obra de sublime radicalidá, lo mesmo no político que no filosófico. Y camento que ye bono porque nun momentu como ye’l d’anguaño, con una sociedá qu’apondera de contino unos presuntos valores “xuveniles”, nun ta de más averase a un autor que fora radicalizándose ya ufriendo idegues más tresgresores asigún diba avieyando. Esa máxima tan espardía de que “quien nun ye anarquista a los vente años ye un inmoral, quien lo ye a los cuarenta ye un babayu” bien a refutala un home l’altor de Tolstói. Esti ensayu de Tolstói déxamos perclaro que les idegues revolucionaries, la crítica al “statu quo” y los pruyicios de tresformación nun tan rellacionaos necesariamente cola edá pero siempres lo tan cola conciencia y col conocimientu.
Tolstói, fiu d’un conde y d’una princesa –raigañu aristocráticu que compartía colos teóricos anarquistes tamién rusos Bakunin y Kropotkin, esti últimu sobrín del zar-, dempués de pasar pel exércitu y de toa una trayectoria lliteraria vivida nel mayor de los ésitos y los reconocimientos, entrara nuna fondera cris esistencial ya espiritual. Queda somorguiáu nuna depresión tremenda y llega tar nel carel del suicidiu. Busca entóncenes un nuevu sentíu a la vida y, como fíu que yera del naturalismu la dómina, non namás que s’abelluga na filosofía sinon que, pa nun esmaniase peles caleyes de la metafísica, afita la so esperanza na ciencia. Como nun consigue salir del pozu esistencial volve los güeyos a un cristianismu del qu’enxamás abxurare y gueta una salida na ilesia ortodoxa. Pero nin la filosofía, nin la ciencia, nin tampoco la relixón-y amuesen el camín.
Ye entós cuando se pon a investigar sobro les frebes del cristianismu, estudiando fonderamente les sacraes escritures y mui particularmente’l “Nuevu testamentu”. Tolstói llega a la conclusión de que la doctrina cristiana orixinal afítase nel que se conoz como “sermón de la montaña” y tamién como “sermón de les bienaventurances”. Elli piensa que la ilesia traicionare los enseños pacifistes y revolucionarios de Cristo ya entama a dexar de lláu la ficción pa centrase na publicación de panfletos de conteníu políticorrelixoso. La descomada fama de Tolstói –cuasi veneráu poles élites culturales ruses- nun evitó que “El reinu de Dios ta en vosotros” fora prohibío, anque percuerriera tol imperiu clandestinamente. Nun foren quien los censores zaristes, amás, a torgar l’ésitu la obra en Francia, Alemaña, Inglaterra ya Estaos Xuníos.
Tolstói arremete contra la ilesia y contra l’estáu, un binomiu col que yá la tomare Bakunin nel so imprescindible “Dios y l’estáu” trenta años enantes. De la ilesia diz que ye la institucionalización de la perversa conciliación pente la violencia y la relixón, del estáu que ye una cadarma que val namás que pa oprimir a la población pal beneficiu d’unos pocos.
Tolstói enllaza nestos ensayos con toa una tradición rusa d’anticlericalismu y d’antiestatismu, una tradición que supunxo pa Rusia ser la patria de los principales autores anarquistes. Por embargo, la so orixinalidá ye que llega a les mesmes idegues dende una utopía cristiana y non dende la dialéctica hegeliana de Bakunin, del positivismu de Kropotkin o, muncho menos, d’una corriente nihilista que llegó a motivar al mesmu Dostoyevski. Pesie a ello, podemos alcontrar en “El reino de Dios ta en vosotros” idegues comunes cola solidaridá o la defensa de les comunidaes pequeñes autoxestionaes del príncipe Kropotkin –podemos ller “El sofitu mutuu” y “Campos, fábriques y talleres”-, pero los dos grandes autores sepártense na custión relixosa. Tolstói ye un cristianu radical y atormentáu, mentres que Kropotkin ye un antiteoloxista –paez ser que francmasón- que creye nel comunismu llibertario.
Lo que sí ye decatable nesti ensayu de Tolstói ye la influencia que-y causare la obra de Thoreau “La desobediencia civil”, llibru fundamental pa pescanciar tolos movimientos sociales de sieclu y mediu, dende les sufraxistes al movimientu “okupa”, pasando pola insumisión o la llucha polos drechos civiles d’un King o d’un Mandela. Esta resistencia non armada escontra l’estáu que güei tantos siguidores mozos tien nos países occidentales ye deldora –tantes vegaes ensin sabelo los sos practicantes- d’un lliberal radical y d’un cristianu radical. Polo que cinca a Tolstói, llega escribir que “l’auténticu cristianismu y l’estáu son dos conceptos irreconciliables. La profesión del auténticu cristianismu non namái escluye la posibilidá de reconocer l’estáu, sinon qu’estriza los sos cimientos”.
Contra la ilesia emplega los mesmos mandamientos mosaicos cuando diz cómo s’esmolecen los sos representantes pol incumplimientu’l sestu, “nun fornicarás”, y cómo relativicen el quintu, “nun matarás”. Diz testualmente lo siguiente: “la ilesia nun almite situación denguna na que pueda incumplise’l mandamientu contra la luxuria. Pero nun pinta lo mesmo col mandamientu de la non resistencia. Afirmen que cumplilu diba ser percomplicao y qu’ello pertenecería al ámbitu la perfección. Por embargo, ¿cómo nun va ser enguedeyoso cumplir con ello cuando ye la mesma ilesia la qu’allenda directamente pa que sea incumplío al dar la so bendición a tribunales, cárceles, cañones, fusiles, tropes y batalles?”.
L’estáu queda tan mal paráu como la ilesia. Diz que la xente fina por creyer, a base de sentilo con repilu permanente, que los gobiernos son representación de los ciudadanos, cuando, la verdá, ye que nun son más “qu’aconceyamientos d’homes que violenten a otros”. Por eso, escribe unes llínies más p’alantre que “mañana vendrá cualisquier gobernante alloriáu, dirá cualisquier babayada, otru arrepostiará-y de la mesma manera, ya yo voi tener dir xugame la vida y asesinar a persones que nun me fixeran res”. Y fina con una fras bárbara: “nin la tropiella malfaedores más engafentada ye tan terrible como una organización estatal”.
Como tolos clásicos –por eso ye, pente otres razones, polo que los nomamos “clásicos”-, Tolstói anticípase a la historia. Hai unos años Bush, Blair y Aznar decidieron allanzar una “guerra preventiva” contra Iraq, col pretestu de qu’igual Sadam Hussein tinía armes perpotentes y qu’igual atacaba al “mundiu llibre”. A esti respective, Tolstói escribe: “cuánta descomada cantidá de mal pue xenerar, y xenera de fechu, que la xente creya tener el drechu a prevenir la gafura que pudiere venir. El noventainueve por ciento’l mal qu’hai nel mundiu –dende la inquisición, les bombes de dinamita, hasta la execución y tormentu de decenes de miles de presos políticos- perafítase enriba esi razonamientu”.
Unos díes enantes de finar, Tolstói –qu’escribió más de diez mil cartes na so vida- escribió-y una a Gandhi (recoyida na edición de Kairós) na que desplicaba que la non violencia yera la meyor arma revolucionaria. Nella dicía que “los gobiernos saben d’aú-yos bien la mayor amenaza”. Quien pudiere lleer esa epístola nesi 1910 pensaría de xuru que yera una ronca o una sublimación política d’un amor idealista de basa cristiano. Pero unos años dempués, el receptor de la carta de Tolstói encabezaba un movimientu mases que, ensin pegar un tiru, derrotó al perpoderosu exércitu británicu qu’ocupaba la India.
Imprimir

9 comentarios:

  1. Yes la hostia. Cuando tábamos con Europa de los Pueblos, sales con Tolstoi. Como siempre xuegues con nosotros. ¿Queréis más entregues del culiebrón?, pues vais esperar y mirar otres coses. Lo dicho, yes la hostia.

    ResponderEliminar
  2. Por lo que voy deduciendo de lo que escribes tu educación tuvo que ser muy interesante. Esto del abuelo anarquista aconsejándote leer a Tolstoi es impresionante, teniendo en cuenta que estás hablando de, como mucho, finales de los sesenta y en aquella España. Luego está la cultura rural de una Asturias quizás, supongo, muy apegada a las tradiciones. En fin, David, que gracias aeste blog te estoy entendiendo mucho mejor. Es irónico, unos cuantos años juntos y nunca hablamos en estos términos. Y gracias a la tecnología, que, pior cierto, nunca manejaste bien, me entero de cosas muy interesantes. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Y se me olvidaba otra cosa. Por el medio, entre la cultura rural y elanarquismo, los jesuitas. ¡Vaya cóctel!

    ResponderEliminar
  4. Mui guapo David :
    Col to permisu , voi mangar un pequeñu ensiertu , d'un pensador anarquista llamáu RAfael Barrett y que ye abondo desconocíu n'España , a pesar de que naciere en Torrelavega(Asturies de Santiyana,que diría Vilareyo).
    Barrett yera un gran almirador de Tolstoi del que dixo coses como:
    “En Tolstoi, el ascetismo estético se confunde con el ascetismo moral, el poeta con el profeta. Es el anarquista absoluto. La
    tierra para todos, mediante el amor; no resistir al mal; abolir
    la violencia; he aquí un sistema contrario a toda sociedad”.
    Rafael Barrett morrio'l mesmu añu que Tolstoi , pero yera mucho mas mozu qu'elli .El so pensamientu dexo güelga nel Paraguái , donde vivío y tamién n'Arxentina y nel Uruguay . Déxovos l'ensiertu llamáu Gallinas qu'en cuatro ringleres ,esplica'l tema de la propiedá . Si vos presta y queréis lleer mas d'esti autor , podéis descargar de baldre'l llibro :
    "A partir de ahora el combate será libre" de ladinamo libros .Paga la pena.


    GALLINAS
    Mientras no poseí más que mi catre y mis libros, fui feliz.
    Ahora poseo nueve gallinas y un gallo, y mi alma está perturbada.
    La propiedad me ha hecho cruel. Siempre que compraba
    una gallina la ataba dos días a un árbol, para imponerle mi
    domicilio, destruyendo en su memoria frágil el amor a su
    antigua residencia. Remendé el cerco de mi patio, con el fin
    de evitar la evasión de mis aves, y la invasión de zorros de
    cuatro y dos pies. Me aislé, fortifiqué la frontera, tracé una
    línea diabólica entre mi prójimo y yo. Dividí la humanidad en
    dos categorías; yo, dueño de mis gallinas, y los demás que
    podían quitármelas. Definí el delito. El mundo se llenó para
    mí de presuntos ladrones, y por primera vez lancé del otro
    lado del cerco una mirada hostil.
    Mi gallo era demasiado joven. El gallo del vecino saltó el
    cerco y se puso a hacer la corte a mis gallinas y a amargar la
    existencia de mi gallo. Despedí a pedradas al intruso, pero
    saltaban el cerco y aovaron en casa del vecino. Reclamé los
    huevos y mi vecino me aborreció. Desde entonces vi su cara
    sobre el cerco, su mirada inquisidora y hostil, idéntica a la
    mía. Sus pollos pasaban el cerco, y devoraban el maíz mojado que consagraba a los míos. Los pollos ajenos me parecieron criminales. Los perseguí, y cegado por la rabia maté uno.
    El vecino atribuyó una importancia enorme al atentado. No
    quiso aceptar una indemnización pecuniaria. Retiró gravemente
    el cadáver de su pollo, y en lugar de comérselo, se lo
    mostró a sus amigos, con lo cual empezó a circular por el
    pueblo la leyenda de mi brutalidad imperialista. Tuve que
    reforzar el cerco, aumentar la vigilancia, elevar, en una palabra,
    mi presupuesto de guerra. El vecino dispone de un perro
    decidido a todo; yo pienso adquirir un revólver.
    ¿Dónde está mi vieja tranquilidad? Estoy envenenado por
    la desconfianza y por el odio. El espíritu del mal se ha apoderado
    de mí. Antes era un hombre. Ahora soy un propietario...

    ResponderEliminar
  5. Desde el Ateneo de Madrid: saludos al mejor secretario que tuvimos desde Manuel Azaña. El nacionalismo asturiano ganó un peón, el Ateneo perdió un hombre.

    ResponderEliminar
  6. Churchill: Conozo la obra de Barrett dende hai años. De fechu, participé na presentación de los sos escritos (nun sé si de Tusquets o de Campo Abierto, creo que Tusqets). Pero lo que nun sabía ye que yera de Torlavega. Esto de los blogues ye'l copón de la barax.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Hola Camarada Rivas.
    La madre de Barrett (Carmen) era una Alvarez de Toledo, otro anarquista de origen mas o menos aristocrático.
    Pongo un enlace a una selección de textos de don Rafael hecha por Santi Alba-Rico y editada por La Dinamo
    por si la queréis descargar en pdf.

    A partir de ahora el combate será libre.

    ://www.ladinamo.org/editorial/

    Aqui también podeis descargar un libro sobre la reconversión industrial y la fabrica textil IKE de Xixón.

    De acuerdo,en casi todo, con Anónimo en lo del Ateneo.
    UN saludo

    ResponderEliminar
  9. Prestóme abondo esti artículu, sobre too por dos razones. Una ye que, pesie al mio interés pola obra de Tolstoi dende que nos tiempos adolescentes lleera "Misericordia", nun tenía conocencia del trabayu qu'asoleya Kairós y que, camiento, ye un preséu bien afayadizu p'afondar nesi "anarcomisticismu" del autor. D'otru llau, nun pescanciara yo esa llínia Tolstoi-"La desobediencia civil" de Thoreau (o puede que la tuviere furruñosa nel maxín).
    La verdá que presta que los blogs tengan utilidá comunicativa y lleer artículos interesantes como esti.

    Taresa de Calcuta (sic)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.