28.2.10

Gonzali Llechosa gana l’Emilio Trabanco


El pasáu xueves, 25 de febreru, hebo una cellebración mui especial nel llagar de Trabanco, en Llavandera (Xixón). Ellí diérase’l Premiu Emilio Trabanco d’ensayu sobro la sidre a Fernán Gonzali Llechosa pol so “Diccionariu sidreru”. Tuvi l’honor de presidir el xuráu que lu otorgara y, la verdá, fora pa min un placer especial porque tratábase d’una obra perguapa que resultó ser d’un bon amigu de van munchos años como ye Fernán.
Dicen les raposes falanderes qu’esti premiu nun fora otra cosa qu’un amagüestu nel que l’Ensame Sidreru dába-y unos cuantos euros a un collaborador habitual de la revista “La sidra”, esto ye, que tóo quedaba en casa. Y, evidentemente, de ser asina, la mio posición nun sedría otra que la d’una alcagüeta que permite semeyante desafueru. Polo que cinca al restu los miembros del xuráu, pente los que taben los bien conocíos González-Quevedo ya Hevia Llavona, como si nun esistieran. O taben nel amagüestu.
Pué discutise si un diccionariu ye, realmente, un ensayu. Eso mesmo falamos pente los miembros del xuráu, pero la calidá la obra yera enforma superior al restu. Pesie a ello, el xuráu aconseyó mirar por otru par de testos y, de fechu, a lo menos ún d’ellos va ser espublizao a nun tardar, un testu que va escritu n’español.
Que la obra yera de Gonzali Llechosa, a lo menos pa min, sinon yera evidente, sí que yera mui probable. Nesti mundín conocémosmos cuasi tóos. A mi eso dábame un nunsequé porque les llectures que munchos diben facer andaríen per aú ye fácile suponer. Pero, inclusive diciendo-y al restu’l xuráu que taba cuasi seguru de quien yera l’autor, nun retiré’l mio votu. Los demás votaron lo que-ys paeció más oportuno.
El diccionariu úfremos unes quinientes entraes, amás d’una montonera refranes y frases feches. Pal mio tastu que ye la meyor recopilación del llinguax sidreru fechu hasta anguaño. Evidentemente ye un llibru deldor de lo anterior, de Luciano Castañón, de Sánchez Vicente, de Fidalgo, de tantos otros –hasta de David M. Rivas-, pero la sistemática ye mui superior nesti casu.
Nun momento como l’actual, con una mazcaya españolización de tolos términos sidreros, cuando yá nun “catamos” vaques porque “catamos” sidre, cuando la “sidre dulce” ye “mosto”, cuando’l “llagar” ye “bodega” y cuando les “fabes” van terminar por ser “pildoritas para tirar pedos”, la obra de Gonzali Llechosa ye fundamental.
Pero hai otra cosa que tien una importancia tan grande como’l diccionariu en sigo mesmo: la lligazón pente una asociación cultural –Ensame Sidreru y revista “La sidra”- y la empresa sidrera. Que’l Llagar Trabanco fixere esti apueste por financiar un premiu d’ensayu sobro’l mundiu la sidre a comuña con una asociación ye digno de resaltase. Nuna Asturies onde tóo ta politizao, nel pior sentíu la pallabra, onde tóo pasa polos partíos políticos parasitarios y los sindicatos peronistes, ye una perbona noticia qu’una empresa –que tien como obxetivu maximizar beneficios- apaute con una asociación ensin ánimu llucru pa facer un apueste por coses d’esti tenor.
Samuel Trabanco, na so intervención, fixo referencies a cómo’l so güelu, Emilio, el que da nome al premiu, fundó hai yá ochenta y cinco años el llagar y la empresa, una empresa güei puntera nel sector. Cuntomos les vicisitues poles que pasara la sidre nesi cuasi sieclu: de bébora casera y rural a urbana, perda nos años sesenta y recuperación nos últimos setenta. Y, de xuru que lo más importante, dimos a prebar una sidre “al estilu vieyo”, una sidre fecho sobro les llíes y la mesma madre. Yo yá nun me recuerdo cómo yera la sidre d’hai vente o trenta años, pero toi por asegurar qu’esos culinos “a lo vieyo” prestáronme como llambedor. Yá hai un par d’años qu’esta triba sidre fora pa min como la famosa madalena de Proust, cuando Pepe Tomás espichó un tonel n’El Molín del Medio, en Candanal. Y nun fora l’únicu que pensara asina de cuantos tábamos el xueves en Llavandera. Otros más de los que taben nel llagar fixeran una reflexón asemeyada.
Yéramos unos cuantos los presentes nel llagar ya eso que’l día y la hora torgó que s’allegaran persones vinculaes al mundiu cultural asturianu y que confirmaran l’asistencia unos díes enantes, como Roberto González-Quevedo o Pepe Alba. De toles formes, acabamos con tóo lo que mos punxeren pa comer, que nun yera poco. Que me recuerde, taben pol Ensame Sidreru y la revista “La sidra” Llucía Fernández Marqués y Marcos Fernández Marqués que, como’l nome indica, son hermanos. Periodistes había unos cuantos pero yá se valen por sigo mesmos pa presentase, anque sí taben Carmen del Soto y Regina Buitrago. Por cierto, que yo nun conocía a Carmen y quedé encantáu con ella. Cuenta un montón de coses interesantísimes. Esta Asturies, ¡da pa tanto!... La so güela yera mayestra en Cabranes ya ella pasó la infanza na casona que güei ye muséu de la escuela rural. Tamién taba Juaco López, director del Muséu del Pueblu d’Asturies, al qu’había tiempo que nun viere.
El gobiernu municipal taba representáu por Dulce Gallego, mui agradable y compliz del actu. Yo aprovecí la breve intervención a la que me convidó Llucía Fernández Marqués –presentadora l’eventu- pa pidí-y a la conceyala que, anque namái fore por sentíu común, dieran p’atrás nesa normativa alloriante y de baxa anda cultural cola que los socialistes pretenden prohibir echar sidre na cai, nes terraces, tan del gustu de la xente de Xixón los díes soleyerinos. Y pol Partido Popular ellí taba’l mio amigu Humberto Gonzali, al que lu sometimos a un tercer grau col asuntu de Cascos y les ellecciones. Como ye como ye saliera airosu l’envite pero… dalgunos pelucos dexó na gatera. ¡Mira que-y dimos…!.
Fernán Gonzali Llechosa arrecibió de Trabanco’l sobre reglamentariu, un llote llibros del Ensame Sidreru –que de xuro que yá los tinía, pero qué vamos facer- y, cosa nun esperada, un detallín del ayuntamiento xixoniegu que-y apurriera la conceyala de cultura.
Pétame comentar esti últimu asuntu. Dempués de que l’ayuntamientu toviere como símbolo municipal el “cagaderu quincón” y esa “g” ya esa “a” entecruzaes que más paez una marca ganadera qu’un llogotipu institucional, agora paez que camudaran l’estilu. Nun apostaron pol castru Noega, nin polos dólmenes de Monte Areo sinon que, como yera d’esperar, regalen como símbolu’l conceyu la Fortuna Balnearia. Roma, Roma, siempres Roma. Si un día apaeciere una Diana cazadora de cinco metros d’altura, la babaya sullagaría dende’l balcón consistorial tola plaza mayor, que pasaría llamase Plaza d’Octavio Augusto. Pero, ¡animalinos del señor!, los romanos dexaron equí una probe casa baños onde se llavaben los pies doce persones como muncho, una siya de madera, una muria que la salta un musgañu ya la casería d’un tal Veraniu de menos de tres díes de güés. Eso sí, sangre, lo que ye sangre, ya oru robao, lo que ye oru robao, dexaron abondo. SPQR, ¡ave!.
Felicidaes, Fernán. ¡Llarga vida a los playos!.
Imprimir

7 comentarios:

  1. ¡Tan llocos estos romanos! Obelix.

    ResponderEliminar
  2. Home, a mi presonalmente dame lo mesmo lo de los premios, les suvenciones o cristo que lo fundó, pero ye que da que pensar que tolos premios d'ensayu, de poesís, de sidra,de lo que sea que tan nos ultimos tiempos al rodiu de los mesmos queden siempre en casa. Igual ye que son lo más granao d'asturies y nun hai otra cosa, nun lo discuto, pero visto desde fuera aa lo meyor resulta raro

    ResponderEliminar
  3. Home, pemeque que queda bien desplicao como se procedió a dar el premiu, y si que pensé si un dicionariu yera o nun yera d´ensayu, pero paezme que ye un llibru perutil y perñecesariu na llaceriosa situación na que s´atopa el mundiu la sidre.

    Felicidaes Fernán, y sobre tou, munches gracies pol to trabayu altruista.

    ResponderEliminar
  4. Sabéis si va salir el llibru n'asturianu?

    ResponderEliminar
  5. El llibru va tar -o yá ta- n'asturiano.

    ResponderEliminar
  6. David ¿ye seriu de verdá que ganara'l premiu Fernan? ¿ye seriu qu'espublizastur premie a Brunu? ¿ye seriu que nun se cual asociación de quien ya sabemos premie al sobrín de quien ya sabemos?

    Nun pongo en dubia'l vuesu xuiciu a la hora d'entregar el premiu. De xuru que yera'l meyor de los presentaos. Pero suena mal, lleese mal, vese mal, nun tien bona pinta. ¿Unes bases del concursu feches a midía? ¿Una escoyeta previa de les obres que vos llegaron enviendo a que direición había que mandales?

    Dalgo parez qu'hai.

    ResponderEliminar
  7. Home, ye verdá que suena raro cuando sumamos toles coses. Pero yo -y comigo los demás miembros del xuráu- tomamos la decisión a la vista de lo presentao. Nun quiero pensar en que al xuráu mos llegaran yá les obres esbillaes previamente. Nun teo dengún datu que me permita sospechar nada y camiento que fue un premiu limpiu. Lo que pasa ye que les convocatories suelen rodar en círculos. Los poetes que se presenten al Acebal o al Cuesta, pogo por casu, nun son más que siete o diez ya un bon xuráu acierta casi siempres nos nomes. Amás: ¿cuánta xente escribe sobre sidre n'asturiano?. Sobren los deos d'una mano pa facer la llista. De momento, que yo sepa, Fernán Gonzali Llechosa, Roberto González-Quevedo, Hevia Llavona ya yo. Y de los cuatro, tres yéramos xuraos. Sedría una sospresa tremenda qu'apàrecieran de güelpe tres o cuatro autores desconocíos. Yo presido tolos años el xuráu del premiu Xosé Álvarez Fernandez del Centru Asturianu de Madrid. Van seis ediciones y namás en una nun reconocí al autor, porque resultó ser un rapaz mui mozu que vivía en Madrid. Somos un millón mal contáu d'asturianos, trescientos mil falantes ya otros trescientos mil entendientes.Vete restando y fae los cálculos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.