3.1.10

D’un tiempu y d’un país



Nel añu que terminó hai un par de díes cumpliérase mediu sieclu d’un fenómenu ensin precedentes na cultura. Nel 1959 ñacía la “nova cançó”. Evidentemente, yo nun me recuerdo d’aquel entós porque tinía un añu, pero esi movimientu musical, políticu y social acompangome más de la metada la mio vida. Dase por bono que la “nova cançó” ñaz d’un artículu espublizáu por Lluís Serrahima na revista “Germinabit”, nel qu’escribía, testualmente, que “ens calen cançons d’ara”. Un poco más sero presentábense públicamente unos cuantos cantantes embaxo la etiqueta de “Els setze jutges”. Yeran una ventena pero, por identificalos con precisión pa la xente mozo, ellí taben Joan Manuel Serrat, Lluís Llach y María del Mar Bonet. D’esti impresionante tríu namái que sigui n’activo Serrat, autor de canciones coles qu’amó mio madre, amé yo y amen les miós fíes.
Pero falta por falar d’un cuartu autor, en sin dulda el que más podemos identificar cola “nova cançó”: Raimon. El so “Al vent” convirtiérase nun verdaderu himnu de combate antifranquista. Compusiéralu en 1959 pero grabolu en discu en 1963. Yo namás cuntaba cinco años pero alcuérdome perfechamente de cuando’l mio padre lu traxo de Barcelona. “Al vent, el cor al vent, les mans al vent, els ulls al vent, al vent del mon”. La otra cara d’aquel “single” pamidea que yera “Jo vinc d’un silenci”, anque igual la memoria ta xugando comigo. Pero supongo que da lo mesmo. “Jo vinc d’un silenci antic y molt llarg…”. Yera un estribillu que terminaba con “qui perd els origens perd identitat”.
Ya n’adolescencia y mocedá primera viví los años del final del franquismu y de la nomada transición. La banda sonora d’aquella dómina yera mui francesa y llatinoamericana (Moustaki, Brassens, Quilapayún, Víctor Jara) pero la “nova cançó” yera daqué especial porque, siendo tan militante como la segunda, tinía tanta o más calidá que la primera. Y faciendo comparanza cola canción protesta española, la catalana daba gloria sentila. Quitando a Pablo Guerrero, a Labordeta y a Paco Ibáñez –dos faciendo poesía cantada ya otru musicando a poetes-, la canción en castellán yera simplaya, superficial y namás que valía pa mitines. Pero na “nova cançó”, al delláu de himnos cenciellinos como “Al vent”, taben obres cuasi sinfóniques como “Campanades a mort” o tienros poemes como “Paraules d’amor”, que muncho me trai al maxín al mio primer amor. ¡Qué bien que la cantaba con una guitarra y acentu maliayés!.
Cola “nova cançó” medramos en saber y sensibilidá aquellos que fóramos mozos pente mediaos los sesenta y mediaos los ochenta, dos décades, cuatro promociones en términos académicos. Y los que, amás, tomamos conciencia de pertenecer a un pueblu y a una cultura minorizada, aquellos sones que mos viníen del Mediterrániu occidental significaben muncho. “Bon viatge per als guerrers si al seu poble sòn fidels”, cantaba Llach nel so “Viatge a Itaca”. Asturies, cabezalera no sindical y no social, volvió ser retrasada no cultural y, hasta l’apaición de Nuberu, bien andaos yá los setenta, nun entrara enxamás –dexando a un llau la música tradicional, mui presente nel mio ámbitu- na banda sonora la mio vida.
Güei igual pocos se recuerden, pero hebo un tiempu nel que los mozos acariciaben guitarres y alfrentábense a la policía en catalán, lo mesmo en Xixón qu’en Madrid, lo mesmo en Cádiz qu’en Vigo. Yera entóncenes cuando’l catalán fo llingua franca de poesía y llibertá. Pero, igual señaldosu nesti añu nuevu, toi falando “d’un temp, d’un país”.
Imprimir

5 comentarios:

  1. Mui bien, David. Un vasu sidra y non aquella botelluca d'agua de PVC. Más ecolóxico y más racial. Y esa mirada desafiante de procer de la patria. Que tengas (tengamos) un bon añu. Un saludu candial, collaciu.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, era un tiempo de esperanza y la canción del momento servía como aglutinante de la juventud y no tan juventud del país.
    Aún conservo "Viaje a Ítaca" en vinilo, como conservo algunos otros, no a Serrat al que nunca soporté los gorgoritos; siempre preferí leer sus letras. Y entre ellos, en otro estilo, mi siempre admirado Jacques Brel.
    Hoy parecemos todos dormidos, o anestesiados. Pero ahí está David Rivas para darnos un sopapo, aunque sea un sopapo puramente nostálgico.
    AGR

    ResponderEliminar
  3. Entamó la 2ª edición de "Vota'l meyor blogue". Prestaríanos que participares, pa ello, encamentámoste echa-y una güeyadina a les bases na web www.votalmeyorblogue.webcindario.com

    ResponderEliminar
  4. ¿Y aú metemos al "nuesu" Víctor Manuel?

    ResponderEliminar
  5. A Vitor Belén vamos metelu nun bou y fundilu n'altamar.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.