28.1.10

Candidatu d’Andecha Astur (2)

Pero nun ye denguno d’ellos los que me citen a les dos reuniones d’aquella primavera. Les dos tovieren llugar en Cuideiru, onde entós yo vivía, y nun sitiu tan neutral y guapu como una terraza de La Ribera pixueta, concretamente na d’El Remu. Nun me recuerdo del orde, pero nuna taba Inaciu Iglesias y Xosé Nel Riesgo y na otra’l mesmu Iglesias y Victor Fernández Coalla. Conocía dende tiempu atrás a Riesgo, pol que siempres caltuve ciñu abondo y que sigue siendo un bon amigu y collaciu d’esportinguismu en tiempos malos. Non tanto puedo dicir de Fernández Coalla, anque tamién caltenía una bona rellación con él. Pero a Iglesias namás que lu conocía de vista y sabía d’elli por referencies. Como nun sé estremar lo que falamos en cada sesión, trataré d’esplicalo conxuntamente.
Taba claro que l’interlocutor yera Inaciu Iglesias y que lo mesmo Riesgo que Fernández Coalla yeren introductores. Dempués de falar de la situación, básicamente descrita enantes, l’asuntu yera, más o menos, como sigue. La llaceria a la que aportara’l nacionalismu asturianu yera enorme y yera necesario dá-y al mesmu un aire nuevu ya unes cares nueves. Neso taben d’alcuerdo los tres, magar que la operación d’URAS tinía mui empixáu a Iglesias, un tanto a Fernández Coalla y nada a Riesgo, que siguía fiel a una retórica d’esquierdes, anque ensin negar denguna posibilidá. Fui mui claru: taba d’alcuerdo con ellos pero si lo que me proponíen yera que yo encabezara una opción política o formara parte d’una triba directoriu pa encadarmala nun lo vía nada claro.
Había poco tiempu que dexare la presidencia de la federación española de Friends of the Earth International y menos entá la secretaría del Ateneo de Madrid. Taba un poco fartu de responsabilidaes y cargos representativos y tinía como horizonte volcame nos miós trabayos en desendolcu caltenible, retomar l’actividá nel grupu internacional d’investigación al que pertenecía y dedicame a una llabor lliteraria que dende siempres me gustara pero cola que nunca m’atreviera. Llevaba yá un tiempu viviendo dafechu en Cuideiru, dempués d’algamar un horariu clases que me facía tar en Madrid namás que tres díes a la selmana y namás que pente ochobre y xineru. Amái taba reordenando la mio vida dempués d’un divorciu y replantegándome como diben ser les rellaciones coles miós fíes, a les que tinía comigo más tiempu, precisamente, cuando taben n’Asturies. De fechu, mentres iguábamos el país delantre unes botelles, la pequeña, Olaya, de cinco años, abeyaba pente les meses. Nun yera’l meyor momentu pa historietes polítiques que, d’otru lláu, nun taben nin medianamente esbozaes.
De toles formes, fiel a esi espíritu de que si’l mio concursu ye necesariu la responsabilidá obliga, díxe-ys que lo diba pensar y que nun había dengún problema pa siguir falando d’ello. Pero, cuando tábamos pa marchar, entrugué-ys por cuála yera la opinión de les organizaciones polítiques o, cuando menos, de los sos dirixentes o militantes más significativos. A la fin y a la postre, los mios tres interlocutores nun tiníen responsabilidaes polítiques en dengún lláu. Y resultó ser lo de siempres, lo que yá viera n’otres ocasiones: yera un movimientu espontániu d’una bona xente esmolecío polos males de la patria.
Entós nun me dí cuenta d’ello pero agora, con un tiempu andáu, camiento que la intención d’Iglesias nun yera tanto la de construyir una opción política nacionalista con cares nueves como la mía o la d’elli, cuanto la de facer un grupu presentable curricularmente p’apautar con Sergio Marqués y la so recién creada organización. Ye posible que Fernández Coalla anduviere tamién nesos telares, pero duldio muncho que Riesgo pensare lo mesmo. Nun me diera cuenta d’esta posibilidá porque siempres pensé que lo d’URAS yera confeti y que diba durar lo que durare’l tirón de Marqués dende la presidencia’l gobiernu. Esa idega yera pa mín tan evidentemente verificable en poco tiempu que nun me cabía na cabeza que daquién del entornu nacionalista pensare d’otra forma. Taba enquivocáu. Más d’ún y de dos nacionalistes, inclusive d’esquierdes, pensaben lo contrario. Agora’l tiempu dame la razón pero eso nun val pa namás que pa dicir eso de “ya te lo dixi yo”.
Inaciu Iglesias paeciérame una bona persona pero nada más. Pensaba de sigomesmu que yera mui llistu pero nun sabía nada de lo importante. Desconocía dafechamente Asturies, cosa que nun ye achacable a él n’esclusiva sinón calterística de munchos nacionalistes, lo que ye tremendo. El nuesu nacionalismu, perideoloxizáo, ta cebao de música y lliteratura, colo que pescancia Asturies como un sumatoriu cultural, pero de cultura d’autor, de cultura urbana ya institucional. Desconoz a los paisanos, nun sabe lo que piensa la xente y, riba tóo, nun sabe cómo piensa la xente. Pa intentar ser representante de la ciudadanía ye más importante saber como piensa esa xente, cuálos son los sos referentes y los sos mecanismos d’interacción col entornu, que saber qué ye lo que piensa sobro delles coses concretes. Esti ye l’alifaz que siempres toviera’l nacionalismu asturianu, unos más qu’otros pero cuasi tóos, y pol que ta penando.
D’esos momentos recuérdome d’unu mui importante na mio evolución posterior. Humberto Gonzali apárame nun aparcamientu d’un centru comercial. “David, quiero cuntate una cosa porque prefiero falate d’ello yo a que te lo vengan a falucar otros”. “Coñu, Humberto, lo que me digas”. “Afiliéme al Partido Popular”. A mi, la verdá, estrañárame. El mio amigu Humberto –y asesor nos seguros de les mios propiedaes, porque yera un profesional perbonu-, secretariu o cosa asemeyada de la Xunta pola Defensa de la Llingua, de raigañu esquierdista de Mieres ya escritor de lo más bono, fondiaba nel PP. Aquello yera síntoma de dalguna malura, anque nun yera a decatame bien d’ello. Pero lo que yera evidente ye que daqué taba camudando nel nuesu movimientu.
Pero vamos volver al asuntu central que trayía. Dende esos dos aconceyamientos hasta l’añu 1999 pasaran munches coses pero, polo que cinca a la mio persona, nada importante. Aquelles reuniones de Cuideiru llegué a escaeceles y namás que salía esti alderique cuando taba tomando unes botellines con xente cercano, esta vuelta sí, pero como divertimentu, como tratos de tabierna, que son, como diz el nuesu refraneru, tratos de mierda.
Falé demientres meses colos que de verdá yeran los mios allegaos, y qu’amái sí tiníen responsabilidaes n’organizaciones polítiques. Asina lo fixe con Díaz Yepes, camín ya de la URAS, o colos Fernández Marqués y Gonzali Llechosa, los duros del nacionalismu, o con un más estratega o más intelixente, y tamién más empacháu nes sos estratexes y na so propia intelixencia, Inaciu Llope. Enxamás-ys quixe falar del alderique de Cuideiru ya enxamás me falaron nos términos qu’Iglesias emplegara. Túvilo claro: les organizaciones polítiques, probes y confuses, pero organizaciones a la postre, nun yeran sabedores de los amagüestos al rodiu l’asuntu. Nunca falara cola xente’l PAS, quitando los alcuentros mui dacuando en vez con Lluis Antón González o con Xuan Pertierra. Y tomé una decisión: nada diba facer porque nun había con quien tratar. Otra vuelta vía lo mesmo que na Lliga Asturiana: l’”oviedín del alma”, l’alcordada elitista na mesa d’un restorán, guetar unes cuantes cares d’intelectuales y profesionales de prestixu. A eso queríen xugar comigo y a eso yo nun quería xugar.
Yo nun tinía enemigos, a lo mesnos declaraos, nes families nacionalistes. La mio trayectoria dende la fundación de Conceyu d’Asturies de Madrid, siendo estudiante, nun taba contaminada. Pol fechu simplayu d’estudiar fuera d’Asturies nunca me viera enartáu nes griesques de campanariu d’un movimientu al que, pesie a tóo, pertenecía ensin reserva. Siempres toviera almiración abondo polos mios collacios que taben n’Asturies. Ellos sí tovieran qu’engarrase col día a día. Yo non. Siempres pensé que, de tar nesa situación, nun llugar tan pequeñu y con tanta violencia amatagada, de xuru que toviera más d’un problema p’arrecostinar coles esperiencies. Almiro a los Fernández Marqués, Llope, Marcu García, Diaz Yepes, Carmona, Suárez Arias-Cachero, Paco Mori, Faustino Zapico, Ezequiel Sánchez, Abad o Lali García Rubiera, porque, pesie a tolo que pasara siguen teniendo un nivel aceptable de salú mental. Paradóxicamente, tar fuera demientres la transición político ya un poco más dábame una ventaxa. Yera consciente de qu’el mio perfil, tan baxu enantes, agora yera igual el más afayadizu. Pero siguí negándome a dar el pasu que dalgunos me pidíen.
Hai una cosa que los que falaben comigu nun tovieran en cuenta. La mayoría víame como un home educáu, bien formáu intelectualmente, con bones rellaciones en círculos mui ayenos al nacionalismu y a la esquierda, seguramente de pallabra ya honráu, viaxáu y cosmopolita. Tamién yera ambiciosu y con un puntu egocéntricu mui necesariu pa la política. Nunca pensara encabezar nada pero, si lo llegaba facer, nun diba ser un divertimentu. Si diba pa diputáu ye que quería ser diputáu, si xugaba a la política ye que diba xugar a la política. Además afalagame l’ego yera eficaz porque si dalgo compartimos tolos seres humanos, sacantes dalgunos santos ascéticos, ye la vanidá.
Tóo eso puede ser verdá. Pero escaecíen dalgo mui importante: soi un home rural ya embaxo los mios títulos tóo arreciende a cucho. Arrecibí munches ya estremaes influencies pero, pente toes elles, no fondero, quedeme cola parte campesino de la mió familia. Yera xente con daqué suyo, de muncha tierra, con títulos y blasones, con bona biblioteca, pero campesinos a la fin y a la postre. Ya eso faime prudente, de convicciones perafitaes pero relativista y prudente, que cuando entrugo yá supongo la rempuesta, y más partidariu d’un mal alcuerdu que d’un bon pleitu.
Pienso que la esquierda intentara treslladar les sos formes urbanes a la sociedá rural, ya eso ye una barbaridá. Por eso en conceyos como el míu, Villaviciosa, nun va ganar nunca, quitando que les nueves urbanizaciones de la villa atraigan a población urbano de Xixón o d’Uviéu que vivan ellí dafechamente. Nun lo consiguió Etelvino González, un pocoñin estiráu pero l’únicu socialista que sabe lo que ye esti pueblu.
Igual por eso siempres me dió perceguera l’asuntu esi de los partíos de clas. Siendo d’esquierda y, polo tanto, heriede d’ideoloxíes más o menos obreristes y viniendo d’un trubiecu familiar pudiente, siempres m’identifiqué cola forma ser de los aldeganos, esa clas incómoda pal analís, como dicía Shanin.
Una vegada, al finar l’actu de l’Academia nel Campoamor, Xosé Antón González Riaño –l’estratega la institución-, dempués de lleer una entrevista que me fixeran na que yo falaba de que me consideraba más rural qu’urbanu, díxome que cómo yera posible eso, que yo yera la imax dafechamente contraria a la d’un home rural. Igual pa elli ver a un profesor d’universidá que gasta tarabica y sombreru yera entós ver tolo contrario d’un aldeganu. González Riaño taba enquivocáu, engañáu por un aspectu superficial, pero nun lu critico. La so observación yera lóxica y, seguramente, si opinaran cien persones sobro ello, más de noventa diríen lo mesmo qu’elli. Pero ye que –y nun quiero encomparame- los principales ilustraos d’Asturies, ¿qué yeran sinon campesinos ricos qu’estudiaran n’Inglaterra?. ¿Qué diera a Asturies la cultura urbana?. Mui poco, por nun dicir nada. Pero eso ye desplicable: Asturies fora un país rural hasta los setenta’l sieclu XX.
Sigo viviendo nel universu rural –na mio aldega somos venti mal contaos- y caltengo la cabanada qu’heredé, unes trenta vaques que curien y llenden unos vecinos. Yo, poles mios condiciones vitales, siempres de la ceca a la meca, namái puedo desixir delles coses, como que dengún ocalitu entre nes mios tierres.
Pero vamos volver a lo que trayía. Una nueche nel chigre L’Ayalga, en Xixón, Fernández Marqués, que será cualisquier cosa pero nin frívolu nin zoquete, a lo meyor suponiendo –o sabiendo, porque’l nacionalismu asturianu tinía charranes a tente bonete- que dalguién taba falando comigo, díxome una cosa que me dexó impresionáu. Preferíame fuera de les organizaciones polítiques que dientro y nin tan siquier me quería n’Andecha Astur. Elli vía que yo yera l’únicu nacionalista con repercusión nos medios, qu’escribía na prensa, una prensa tan domesticada y mercenaria como l’asturiana, que salía na televisión, que yera convidáu a saraos, pregones de fiestes y coses como eses, vetaes pa un movimientu que yera marxinal y, riba tóo, marxináu.
El secretariu d’organización d’Andecha Astur y, en parte, dueñu’l partíu, tinía razón. Siempres pensé si nun taría enquivocándome al dar el saltu políticu de 1999, non por mí, sinón pola repercusión que tinía y dexé de tener. N’Asturies pasen les coses más rares, coses que nun pasen en cualisquier otru país del mundiu: el día que decidí faceme un home públicu desapaecí de los medios públicos. Tamién siempres m’intrigara del porqué Fernández Marqués camudó d’idega nesi 1999, menos de dos años más sero de la conversación de L’Ayalga.
Y llegamos al mesmu 1999...

20 comentarios:

  1. La verdá ye que nun tengo nada pa dicir, pero como te mosquees si nun entra naide, entro yo. Ye mui interesante lo que cuentes. A mí préstame porque yes tu pero a otros de xuru que-ys val pa muncho (que-ys, daprendí lo del dativu y'l acusativu que tu estremes bien). Diz el to amigu que tengo por padre que ye verdá que siempre fuiste un "putu rural".

    ResponderEliminar
  2. Prestome muncho lo de Riaño como "estratega de l'Academia". Ye qu'eso desplica munches coses. Y la rellación tuya con Marcos ye tamién pa estudiar, pero espero otros capítulos.

    ResponderEliminar
  3. Cuántes coses se puen esbillar d'esti testu. ¿Dalguna?. Pues:
    -La referencia a la dixebra cola realidá del nacionalismu. Güei sigue igual. Nada cambió.
    -L'elitismu de caleya. Hai xente qu'organiza y creye saber cómo entamar les coses. Dempués los resultaos nun acompañen. Igual ye cuestión de dir pasar l'agua.
    -El ruralismu y lo urbanita. Cuántes referencies al bierzu rural de la nuestra identidá pola intelixencia asturianista y cuántu desconocimientu al empar. Tamién cuántu despreciu. Vese hasta nos temes llingüísticos. El que fala de mamalo polos coldos ye correxíu. El qu'apostrofa de cine y nun tien nin zorra idega de la llingua ye aplaudíu.
    -La referencia cabera a que nun primer momentu hebo xente que te prefería fuera del nacionalismu por ser conocíu y frecuentar bastantes ámbitos ¿a qué me suena?. Ah, yá caigo, qué bien s'afayen munchos nacionalistes no marxinal ya invisible.

    ResponderEliminar
  4. Ta prestandome enforma , de momento nun voi comentar nada . Voi esperar que termines esta "saga" pa date la mio opinión.

    Un abrazu candial .

    ResponderEliminar
  5. Yo tamién sigo a la espera del prósimu númberu. Nun ye coña, esto engancha

    ResponderEliminar
  6. Ai, Daviz, lo que pasa yía que amás de rural ties tolas pintas d'un protocarlista. ¿Cómu van entendete los nuesos nacionaliegos, tan internacionalistas el.los?

    ResponderEliminar
  7. Nun nos conocemos, non, pero si dalguna vez coincidimos (you sí séi quién sos) doite la mano, porque estas entradas paecenme mui necesarias, pa si se quier construír un asturianismu políticu de verdá.

    Por cierto, sou nacíu nuna aldea tamién, cerquina de Cuideiru, nel Conceyu Salas, parroquia de Llinares; ya tamién sou heriede de la vieya fidalguía ruraliega (anque venida a menos) por parte de mai.

    Al rodiu de 2001 you tamién touviera metíu dalgo por AA; pero malamente, porque AA nun tenía d'aquella muncha implantación pal occidente. Anguaño, xente d'AA en Corniana, bonos amigos.

    Salú

    ResponderEliminar
  8. Agradevozos muncho les vueses entraes, riba tóo a la mio Vampirella, qu'entra pa nun dicir nada, namái que por amor (tien ventipocos años ya ye fía d'un amigu, nun vaigais pensar mal).

    Xanu'l Caborniu: ye verdá lo que dices pero tas enquivocáu nel to últimu puntu. Nun ye verdá que Marcos Fernández Marqués me quinxera fuera pa cebar la marxinalidá. Tolo contrario. Elli pensaba que yera necesario un nacionalista "normal". Yo teo y tuvi munches discrepancies con Fernández Marqués pero, magar de lo que pasare, pienso d'elli como figura central, pa lo bono y pa lo malo.

    Tóo ye un mosaicu de prieto y blanco. Namái hai de saber caminar perriba.

    Diestru: encantáu. Nun me des la mano, dame un abrazu. Yes el meyor siguidor que teo (quitando a Vampirella, que ye otra cosa).

    ResponderEliminar
  9. Reconózolo, fíceme adictu a esti blog.

    Ainda toi ablucau (y almiráu) con esti párrafu:

    El nuesu nacionalismu, perideoloxizáo, ta cebao de música y lliteratura, colo que pescancia Asturies como un sumatoriu cultural, pero de cultura d’autor, de cultura urbana ya institucional. Desconoz a los paisanos, nun sabe lo que piensa la xente y, riba tóo, nun sabe cómo piensa la xente. Pa intentar ser representante de la ciudadanía ye más importante saber como piensa esa xente, cuálos son los sos referentes y los sos mecanismos d’interacción col entornu, que saber qué ye lo que piensa sobro delles coses concretes. Esti ye l’alifaz que siempres toviera’l nacionalismu asturianu, unos más qu’otros pero cuasi tóos, y pol que ta penando.


    Ensin dubia, ye una pena nun tener un Presidente como tú. Yes l'amestu perfechu daquel cabezaleru que los antuguos nagüaben: un inteleutual que conoz y vive nel pueblu. Daquien capaz d'entrar nos círculos d'elite y formar a la xente urbano d'anguaño ensin perder el migayu que da'l golor a cuchu.

    Norabona.

    ResponderEliminar
  10. Acabo de relleer la última parte y paezme que la interpreté mal na primer llectura, xusto al revés, pamidea.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Nun me presten les "memories" porque too ye mentira. Pero estes notes de Rivas paecen cosa honrada. Falé con el una vez y votelu cuando se presentaba pero siempre pensé que nun tenía tantu fodu como paez tener. Si-y val la mio opinión ye mui bono que siga con esta "saga", como dicía un tal Churchill (que ya-y val col ñomatu).

    ResponderEliminar
  12. Manolo , lo de nomatu nun ye por ser pretenciosu nin muncho menos.Prestame tolo "ingles" vamos dicilo asina . Ya me prestaria a min una Asturies mas a la britanica y con un presidente de la talla de Churchill y non el mazcayu que tenemos . Lo del nomatu ye una pista , un resclavu que-y dexo a David pa que sepa quien soi , pero paezme a min que o la pista nun ye bona o ta azorronado que con David nunca se sabe . De toles maneres ya llegara el momentu de descubrise y aportar algo a la historia , que ta cuntando tan bien David .
    "David" , mui bono lo del comederu de la URAS pa dalgunos.....

    ResponderEliminar
  13. Churchill, nun quería meteme contigo. De verdá. Y entiendo les tos razones. Ta claro que nun se quien yes pero dame que yes de los nomaos nel testu de David Rivas. Hai cuatro persones de les que Rivas fala con cariñu: Marcos Fernández Marqués, Humberto Gonzali, Arturu Bermeyu y Xosé Nel Riesgo. Tú, Churchill, yes unu d'ellos. Metería órdagu nel mus.

    ResponderEliminar
  14. Bono, amigu Churchill, paezme saber quien yes. Pero nun lo quiero descubrir. Namás una cosa: ¿alcuérdeste d'aquel meudí roxiblancu na estación de los alses en Xixón? Si lo recuerdes yà sé quien yes. Si nun ye asina, perdón por confundite.

    ResponderEliminar
  15. Paez que por aquel entonces teníes munchos partíos que te rondaben, creo que elexiste mal. Fiastete de MAF, creíes que de verdá quería facer política nel parllamentu asturianu y lo que de verdá quier ye frañer too lo que sea nacionalismu. Nun fuiste l'unicu, a mi tamien me engañaron. Trabaye como una burra y puse perres abondo porque creía n'Andecha. Equivoqueme, como diz un amigu "lo malo del nacionalismu asturianu son los nacionalistes". Espero les prosimes entregues del to pasu por Andecha. Un abrazu

    ResponderEliminar
  16. ¿Alcuérdeste d'aquel meudí roxiblancu na estación de los alses en Xixón? Si lo recuerdes yà sé quien yes.
    Non nun m'alcuerdo David, mas que soi un sufridor roxiblancu como tu ,dende que mio padre me metió'l velenu del Sportinguismu dientro alla pel añu 1969 y me ponía nos costazos pa que viera'l partido.
    Voi date otra pista , la última vegada que falamos(nel café del Vieyu Institutu) , comentéte una anécdota que vivi en Teberga ,tando nun chigre, nel que taba tamién Valledor.Dixete lo que comentaren d'elli(lo bien que falaben d'elli) ,los paisanos cuando colo del chigre.
    Dixete que Valledor me paecía “un paisanu”, al qu'igual los nacionalistes nun trataremos muncho bien y tu en parte tabes d'acuerdu .
    ¿Daste cuenta ya? .

    ResponderEliminar
  17. Ya te llocalicé. La verdá ye que yeras la segunda identidá na que pensé. Pero col asuntu esi de Valledor ya ta perafitao.

    ResponderEliminar
  18. Ente Mieres y Morcín31 de enero de 2010, 23:16

    Teo que dicir David, que nun entamu nun me prestaba muncho que fueres el candidatu d'Andecha a les eleiciones...agora col pasu los años, nun me prestaría tampoco, por razones dafechamente contraries, lo que me prestaría ye que lo fueres de tol nacionalismu asturianu.

    ¿Aportará'l día nel que teamos tolos nacionalistes/patriotes asturianos nuna mesma organización radical no asturiano y moderao (y rialista) no social?¿Sedrá posible?¿Llegará algún nacionalista a velo?

    Un abrazu David

    ResponderEliminar
  19. Pa "Ente Mieres y Morcín". La to posición préstame muncho. Un abrazu

    ResponderEliminar
  20. Moderada no social quier dicir de dereches ¿non?

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.