25.1.10

Candidatu d’Andecha Astur (1)

El procesu que me llevó a encabezar la llista d’Andecha Astur a la Xunta Xeneral fora llargu y revesosu, y nel participaron bastantes más persones de les que se pudiere pensar unos años más sero. Amái, nun fora aquello una marcha llinial y continuada sinon una serie d’aconteceres y de pasos p’atrás y p’alantre. Les coses entamaron na primavera de 1997, esto ye, dos años enantes de les ellecciones nes que diera’l pasu d’aceptar el convide.

Siempres fora un home mui politizáu, igual dende pequeñucu. Vengo d’una familia na que l’alderique políticu yera mui normal, inclusive nos años del franquismu, nos que como dicía el mesmu gallegu paticurtiu, “haga como yo y no se meta en política”. Pero nunca toviere ambición político nin suañé con ser un líder políticu. La verdá ye que l’acción política cuotidiana, ser diputáu o conceyal, paecíame dalgo pa xente con bones intenciones –yo enxamás criminalizara o fixera de menos a los que-yos petaben estes coses- pero con poques inquietudes intelectuales. Pente ser profesor d’universidá y ser diputáu na Xunta Xeneral o conceyal en Villaviciosa la mio opción yera evidente. Y que quede claro que servir a la ciudadanía dende un cargu públicu –que ye un “cargu”, una “carga”, a lo menos en teoría- debería ser lo más grande qu’una persona podría poner nel so curriculum.

Dende’l francimientu de Coalición Asturiana cada vegada que tocaben el turullu pa ellecciones, especialmente cuando la convocatoria yera “autonómica” o “nacional” –que de les dos formes se dicía pa referise a les ellecciones asturianes, asigún a qué grupu sintiéramos-, entamaben los discutinios sobro xunidaes, coaliciones, xuntances, bloques ya toa una retafila de términos pa cuasi tolos gustos. La verdá ye que la situación del nacionalismu yera d’un precario qu’espavoriaba. De xuru que siempres lo fora dende aquel escalabru de la coalición. Pero’l casu ye que la cosa, naquella primavera de 1997, yera entá más alarmante.

El tremendu güelpe que se diera en 1995 la Lliga Asturiana, caberu intentu nacionalista, magar de ser un nacionalismu un tanto difusu (nacionalista “lato sensu””), un partíu “pret â porter” diseñáu por Suárez Arias-Cachero, Díaz Yepes ya unos cuantos más. Lo que sí tinía yera una bandera perguapa, diseñada por Amadéu Benavente conforme a lo apautáu por un comité. Tinía un puntín asemeyao al de la marina alemana na segunda guerra mundial, pero pa mín que fora lo más guapo que yo viera n’Asturies. El partíu llevaba como cabeza visible en Plácido Rodríguez Arango, al que siempres tuve por cabal ya honráu, una de les poques persones qu’arriesgó daqué que mui pocos fixeran nel movimientu nacionalista: les sos perres. Y nun toi falando de femes de “canis familiaris”. Claro que, como escribía Gautier, “pas d’argent, pas d’idées”. Tóo esto fixo saltar toles alarmes, si ye que quedaba dalguna por saltar.

La situación yera complicao. L’espaciu rexonalista yá nun taba cubiertu esclusivamente pol Partíu Asturianista sinón qu’el presidente Marqués –en rebeldía yá evidente cola dirección del Partido Popular y particularmente col perpoderosu Álvarez-Cascos, director a distancia del partíu n’Asturies- daba pasos haza esi mesmu espaciu. La única normativa prestosa pa un país en reconstrucción pente toles que’l parllamentu’l protectoráu mos diera, la llei d’usu del asturianu, mínima y raquítica pero tolo qu’hebo dende l’entamu del réxime autonómicu, sacola p’alantre Marqués col sofitu de Sánchez Vicente.

Esti últimu taba arrecibiendo l’abrazu l’osu. De fechu, pocos meses dempués apaeció la Unión Renovadora Asturiana, escisión encubierta del PP y que, por más que lo negara cola boca pequeña, diba ser presidida por Marqués cuantisque saliere del palaciu presidencial. Yera de suponer que la URAS diba ser bien cebada dende’l mesmu executivu asturianu y toles cadarmes sociales y mediátiques qu’arrodiaben a un gobiernu al que-y quedaba entá dos años pa dar prebendes, fondos y aídes. De fechu, col tresfondu d’eses prebendes –polítiques o empresariales- somos a pescanciar dalgunes posiciones marquesistes en persones que van dende la drecha franquista al nacionalismu d’esquierdes.

L’espaciu pol que Sánchez Vicente tanto lluchara, un espaciu centrista ya interclasista, y nel que consiguiera’l so mayor trunfu en solitariu nes ellecciones de 1995, apaecía agora disputáu por un partíu nuevu que taba llamando al consensu, pente otros, a los náufragos de la Lliga Asturiana ya inclusive a sectores nacionalistes claramente d’esquierdes. Por primer vegada y dende un sitiu de poder, o dende una cadarma que conocía’l poder, taba picándose na puerta nacionalista y echándose’l picao a significativos dirixentes de los proyectos fracasaos d’Unidá Nacionalista Asturiana, Coalición Asturiana y Lliga Asturiana. Nel PAS andaben atacaos de los nervios, camentando que podíen quedar fuera xuegu dempués d’acariciar la posibilidá de quedase con tol espectru rexonalista y nacionalista que nun compartía –por discrepancia o por posibilismu- la vía d’esquierda.

Pel lláu de la esquierda les coses tampoco pintaben bien. La organización más afitada nel país, por nun dicir la única con cierta implantación, Andecha Astur, carecía d’unos resultaos ínfimos y nun algamaba dar con una imax que-yos abriera les puertes de la sociedá, sacantes d’un minoritariu sector de la mocedá mui poco partidariu del xuegu políticu y, en dellos casos, directamente roceanu pa col parlamentarismu. La campaña de 1995, magar que siendo la única que la esquierda nacionalista fixera, basárase nunos cartelos metaconceptuales y de colorinos –como siempre lo fixera Andecha- y nun vidéu televisivu enllenu d’imaxes de conflictos sociales ya inclusive recurriendo a lletres de teletipu que sonaben como’l tabletéu d’una metralleta. Les imaxes yeran reales y amosaben dalgunos de los conflictos del momentu, particularmente el del sector de construcción naval de Xixón, pero, dende llueu, nun servíen pa pidir el votu d’una ciudadanía escosamente identificada col nacionalismu. Por si fora poco, el vidéu siguía los clixés estéticos d’Herri Batasuna, lo que nun aidaba muncho a abrir el mensax a los ciudadanos. Lo cierto ye que la pedagoxía político nunca fora’l puntu fuerte’l nacionalismu, non namái d’Andecha Astur, sinón del nacionalismu en xeneral y del nacionalismu d’esquierdes en particular.

Pela so parte Izquierda Asturiana yera un grupín poco más qu’insignificante ya ensin implantación en denguna parte pero cola conciencia enquivocada de ser un referente bárbaru. Pero la realidá ye que nunca fora capaz o nunca s’atreviera a alfrentase a les urnes. Si la primera posibilidá ye mala, la segunda ye tovía peor. Los militantes d’IAS tiníense como un partíu de cuadros –escaeciendo dafechamente lo que dende Gramsci ye un “partíu de cuadros”- porque cuntiaben con más xente d’universidá y mui averao a los movimientos culturales, tanto a los de revindicación llingüística como a otres manifestaciones musicales, lliteraries o artístiques. Eso yera verdá namái si adicamos pa ello con criterios estadísticos: de tolos afiliaos al partíu cuasi el cien por cien teníen aquel perfil.

Pero n’Andecha Astur la presencia d’universitarios y de profesionales tamién yera abondosa pero non esclusiva, yá que un bon númberu de militantes yeren trabayadores, afiliaos a sindicatos la mayor parte los mesmos. Nun había trabayadores n’IAS y posiblemente ye por eso polo qu’a min siempres me paeció más serio Andecha Astur. Igual quien me viere dende fuera-y paiciría con más perfile IAS. Pero yera tolo contrario. Pa tar pente intelectuales yá tinía otros ámbitos y non namái n’Asturies. Y de persabío, de más altor. Siempres viera a la xente d’IAS como vía a los mios alumnos más llistos, mocinos mui bien preparaos pero un tanto engreídos y, polo tanto, incapaces de facer política.

Siempres se dixo que les diferencies pente estes dos organizaciones taben basaes, fundamentalmente, en personalismos d’un lláu y d’otru. Nun voi negar que dalgo d’eso hubiere pero camiento qu’eses diferencies alcontrábense más na incompatibilidá pente los perfiles de les dos membresíes.

N’Izquieda Asturiana siempres consideraron a la xente d’Andecha como un garapiellu un tanto integrista pero bono pa trabayar. Pa los d’IAS los andechos yeran persones con convicción pero incapaces de dirixir un movimientu porque nun tiníen l’afayadiza preparación académico ya intelectual que, pela contra, ellos sí tiníen. Víenlos como burriquinos, bien pa cargar pero non pa pensar. Amái, pensaben que, mentres qu’ellos yeran un grupu democráticu, los andechos yeren una triba milicia d’una minoría dirixente que los tinía abducíos.

Pela so banda los militantes d’Andecha Astur víen les coses xustamente a la contra: los d’IAS yeren unos neñucos mui pagaos de sigomesmos que pasaben el tiempu teorizando mientres chumaben “guinnes” –dicíen inclusive, en coña, que nin tan siquier-yos gustaba la sidra- pero incapaces de facer nada porque yeren unos vagos y nin yeren capaces d’arrascase los bolsos pa financiase. Y, muncho menos, pensaben, capaces d’arriesgar nada en cualisquier campaña un poco duruca.

Ehí, nestos abarruntos, taba la diferencia básica. Lo que pasa ye que, n’un mundín tan reducíu como esti, sabíase perfechamente lo que los unos dicíen de los otros, de forma que munches vegaes estes diferencies acababen personalizándose.
Ya entá quedaba un grupu más pequeñu tovía qu’IAS, Izquierda Nacionalista Asturiana, formada cuando Andecha Astur espulsara al so conceyu de Llangréu por un asuntu del que siempres sintiera que yera por apropiación de les perres d’un llar social pero del que namái conozo la versión d’Arturu Bermeyu, entós secretariu xeneral d’Andecha, polo que poco puedo dicir, anque entóncenes creyéralo porque siempres tuve a Bermeyu por paisano, magar de les mios discrepancies con elli.

El casu yera qu’INA resultaba ser un partíu cuasi unipersonal de Rafael Palacios, al que xamás tratare pero del que sabía que sí tinía –escontra otros nacionalistes- un perfil políticu ya una clara ambición, cosa non namás que llícita, sinón que ye un axioma pente políticos, como pente científicos o artistes. Esi yera’l principal defectu que yo-y vía a la mayor parte’l nacionalismu d’esquierda. L’ambición personal siempres toviere mal vista nuna esquierda anclada nuna moral que camienta revolucionario cuando, la verdá y anque los sos militantes nun lo sepan, ye fonderamente católico.

Por eso siempres respeté a Palacios, pola so ambición. Somos un poco asemeyaos porque somos ambiciosos. Lo que pasa ye qu’a mín ximelgame una ambición científica, de conocimientu, y a él tienlu azotáu lo político. Nunca falamos seliquinamente pero, nel fondón, pesie a que nun se viera asina l’”imago”, camiento que siempres mos medimos, siempres toviéramos a la tema. De xuru que Palacios ganome na griesca política, porque sabe xugar a la política meyor que yo. Ye paradóxico. El dirixente de la organización más ridícula que yo conociera tocó poder. Nun sé si tará contentu pero algamó, más o menos, lo que buscaba. Y nun me valen otres vueltes de catolicismu, eso de “vendiérase, vendiérase”. Rafael Palacios igual fora’l primer nacionalista que supo facer política dempués de Sánchez Vicente. Nesta perspectiva ye la que nun m’estrañara res lo que fixo, entrar nel gobiernu d’Areces unos años dempués. Nun toi falando d’ética, que nun toca nesti alderique, sinon que toi falando de política. Igual ye por eso polo que nunca quixe participar nes campañes personales contra él, anque sí fui mui duru cuando tuve de selo nel ámbitu de lo político.

Podemos aquilatar esti asuntu recurriendo a los conceptos weberianos. Weber estremaba pente la “ética de la convicción” y la “ética de la responsabilidá”. Yo siempres me moviera na primera pero pude facelo, pude calteneme puru como un cátaru, porque nunca tuve de facer política, nunca tuve de tomar decisiones polítiques. Por eso soi más fíu de Kant o de Hume que de Hegel. Siempres tuve claro que, de meteme en política, tendríalo difícile pa facelo bien. Pero, a un tiempu, sabía que la situación naguaba por xente como yo porque bastantes votantes nacionalistes taben más que fartucos de los tactismos de mantel elitista, qu’eso y non otra cosa fora la última esperiencia de la Lliga Asturiana ya inclusive la l’anterior de Coalición Asturiana. De toles formes, la coxuntura d’entóncenes permitía poner al frente de cualisquier opción a un kantianu porque la posibilidá de llegar a un llugar de poder verdaderu yera ínfima.

Esa yera la situación d’aquel abril de 1997. Yo llevaba entóncenes fuera de la política activo seis años, dende la ruptura del PAS con UNA. La verdá ye que tampoco enantes fora mui activu y siempres toviere lo que normalmente se conoz como un “perfil baxu” nes organizaciones. De les organizaciones nes que milité namái tuve presencia ellectoral nes europees de 1989 cola UNA y nun puestu del montón, magar que fora la cara pública na campaña televisiva. Nunca fui mui disciplináu pero siempres que consideré qu’el mio esfuerzu yera necesario fixe lo que tinía de facer. Nun tuve nes llistes del CNA nin nes de Coalición Asturiana.

Nesti intre dende 1991 fixera bastantes coses nel ámbitu asturianu, más no cultural que no político. Espublizara unos cuantos artículos y taba acabante d’emprentar cola editorial Trabe una edición crítica del llibru de’Antonio Fernández Martínez, Frai Verdaes, “Catecismu del llabrador”, asoleyáu en Llanes en 1891. Y, riba tóo, ingresara n’Academia de la Llingua Asturiana en 1993. Ser académicu fora pa min una de les coses más importantes de la mio vida, anque llueu relativicé muncho les coses, en viendo como lo lleva l’Academia. Pero d’eso falaré n’otra ocasión.
La verdá ye que políticamente nun fixe gran cosa, anque taba asociáu a Remanecer, asociación na que cuasi tolos miembros yeren d’Andecha Astur o allegaos. Nunca llegué a afiliame al partíu pero participara delles vegaes nes sos xornaes de formación o nos sos alderiques, lo mesmo a puerta abierta qu’a puerta pesllada. Pero ye que yo enxamás dexé de dir a onde me convidaben. Siempres tuve como principiu dir a onde te conviden, dicir lo que ta da pola gana y, si nun-yos presta, que nun te conviden más. Pero tamién ye verdá que delles persones considerábenme, valga’l pallabru, un “criptoandechiegu”.

Ya equí ye onde vien lo estraordinario de les primeres conversaciones que diben llevar, dos años dempués, a qu’aceptara ser cabeza llista d’Andecha Astur. Pente les cinco organizaciones en presencia –PAS, URAS, INA, IAS y AA- conocía a xente en toes elles menos n’INA, pero persones a les que considerare como amigos o, polo menos, como bonos conocíos, nun yeran munches. Ensin ser mui exhaustivu, les mios rellaciones, unes rellaciones que tampoco yeran del dia a día, reducíense a Marcos Fernández Marqués, Xicu Díaz Yepes, Inaciu Llope, Quini Álvarez Hevia, Xosé Lluis Carmona, Fernán Gonzali Llechosa, Xuan Pertierra, Miguel Lago, Lluis Antón González, Chus Álvarez, Humberto Gonzali y poco más. Yeran los más cercanos a mín por edá y antigüedá nel movimientu y, como paez evidente, prácticamente tóos de Xixón.
Pero nun ye denguno d’ellos los que me citen a les dos reuniones d’aquella primavera...
Imprimir

13 comentarios:

  1. Yo yera pequeña daquella, pero alcuérdome de cuando-y cuntabes estes coses a mio padre. El siempre t'aconseyó que nun te metieres nesos follones. Pero tu a lo tuyo. Una vez dixísteme que dalgunes coses faense porque hai que faceles. Asina de simple.

    ResponderEliminar
  2. Paez qu'estes coses nun interesen. Tanto falar y tanta bambolla y, a la postre, nun interesen les reflexones de los que pasaron eses histories. Ye posible qu'eso de lleer ocho párrafos seya dalgo tremendo pa un internauta. Igual esi ye'l probleme. Ye verdá qu'el rellatu pue faese pesáu, pero yo nun sé escribir d'otra manera. En viendo la poca atención al post pensé dexalo. Paez, repítolo, que nun tien interés. Pero, anque namás fora por respetu a Diestru (que nun sé quien ye) y a Vampirella (a la que quiero tanto dende niñina) voi entregar la serie completa.

    ResponderEliminar
  3. Acabo lleelo entero. Sí que ye llargo pero merez la pena.
    Namás qu'apuntar que cuando tuve'l derechu al votu, allá pel añu 99 taba bien arguyosu que'l partíu al que-y daba'l mio votu tuviere lliderau por una persona intelixente dafechu. Y tengo qu'almitir que'l día que se dio anuncia de que lo dexabes yo sentilo de verdá. Y dende esi día, nun sé si por coincidencia o porque ún espoxiga ya nunca más pensé en votar AA.

    ResponderEliminar
  4. Yo nun me guiaría muncho pola cuestión de comentarios. Polo menos de mano. Depende lo que se tea contando pue dar pie a comentar o simplemente a conocer fechos pa dir faciéndose una idega de la situación. Ya ves que delles veces pue haber abondos comentarios y un 90% nun vienen a cuentu pa nada. Personalmente pienso siguir toles entraes, eso de xuro. Y camiento qu'habrá más perende. Nun m'entra na cabeza que xente como tú tratéis d'estos temes y que nun interesen. D'otru llau, camiento que'l fechu de tener colgada na rede esta parte de la nuestra historia ye importante por sí mesmu. Ánimu y p'alantre

    ResponderEliminar
  5. Coincidí contigo n'Andecha hasta que frañó, anque en vegaes cuntaes falamos, teu mieu que non más d'una o dos y perpoca cosa. Lleí'l to articulu pela tarde y me prestó abondo, anque me prestaría vete más críticu pa con toos y si ties que llegar a la grosería failu, porque en munches vegaes la hestoria que cuentes foi mui, permui grosera. Prestaríame qu'afondares nos tos caberos meses n'Andecha, enantes d'Unidá, pa munchos quedaste n'entredichu precisamente pol to silenciu, por que nun saber por que tomaste determinaos determinos, y ya sabes lo mala que pue llegar a ser la xente nos ruxideros.

    Per curiosidá entré agora pa ver precisamente los comentarios. Al ver el tuyu anímome a escribite. Quien ta tol día mangoniandola pelos foros son un circulu que nun debe ser mayor de 15/20 persones a la que la mayoría, como recalques, pue costa-yos munchisimu lleer ochu párrafos. Ye demasiada desixencia inteleutual pa ellos.

    La rede, mui poques vegaes, ye un llugar sensatu pal alderique asturianista. Anque, nun lo dubies, muncha xente sensato entra a lleer y enterase, y por ellos merez la pena escribir.

    ResponderEliminar
  6. Tenéis razón, aceleréme un poco. Ye verdá que munches custiones nun son opinables y que lo importante ye que se conozan anque nun s'arrepostie a elles. Munches gracies polos vuesos comentarios. Polo que toca a ser más duru con delles persones voi selo nalgunes ocasiones pero odio la crítica innecesaria. Delles vegaes val con describir les coses pa que la xente s'entere y los que la fixeron queden claramente retrataos. Delles vegaes ensañase con daquién, por más que lo mereza, produz l'efectu contrariu al que se busca.

    ResponderEliminar
  7. Yo lleílu enteru y paezme perinteresante, como too lo que escribes y camientes. Esti ye un tema del que paga muncho la pena falar, sobre too pa xente mozo como ye'l mio casu.
    Si nun comento ye porque nun me siento capacitau nin pa correxite una coma.

    ResponderEliminar
  8. David, munchos seguímoste y lleemos (y relleemos)les tos opiniones.

    Prestaríame date les gracies fonderes por facer que munchos que fuimos andechanos y agora nun sabemos de qué somos, allumemos un poquiñín la llugata de tolo que pasó.

    ResponderEliminar
  9. !!Joder David !!yes un celera , acabo entrar a lleer esti articulo que lleva colgáu cinco díes y ya te pica'l niki y nun quies siguir .
    Hai mas xera que facer que tar tol día per estos caleyos . Asina que relaxa un migayu y sigui contando que ta bien interesante'l tema .
    Toi d'acuerdu contigo en lo de que lo mas prestoso de Lliga Asturiana yera la bandera .
    Espero que nun te calientes y sigas escribiendo y además recuerda que tienes temes pendientes por escribir pa cuando termines esti voi ponete dos :
    Academia de la Llingua (coménteslo tu de pasada nel articulo)
    Simboloxía Nacional Asturiana (la bandera , l'Himnu , l'Escudu).Que se yo que d'esti tema sabes tu abondo asina qu'a ponelo equí.
    David , esti ye un de los pocos sitios donde presta entrar, asina qu'a siguir y puntu .
    Un abrazu
    Churchill(Inspector de Paradores Nacionales)

    ResponderEliminar
  10. Nun voi adelantrar coses, pero col mio silenciu cuando la gran cagada namás taba naguando por nun entafarrar más la situación. Tinía amigos y collacios en les dos bandes, pensaba más como unos pero fíabame más d'otros y nun quería ser nin moneda cambéu nin pilancu pa naide. Sé que munchos piensen que m'enquivocara y hailos -de les dos llinies- que cuasi m'apellidaran poco menos que de traidor. Recuérdome de cuando daquién dicía que taba calláu mentres esperaba polos ganadores pa posicioname. Eso doliérame muncho, non pola opinión, sinon polo poco que me conocíen dalgunos collacios. Pero, en fin, que tóo se verá (dende los mios güeyos, claro).

    ResponderEliminar
  11. Alégrome muncho de que sigas p'alantre. Al to amigu que tengo por padre ta prestándo-y esta historia. Igual acabes por convenzelu.

    ResponderEliminar
  12. David...Gracies por entamar a escribir lo que tantes vegaes falamos xuntos que yera necesario cuntar... La hestoria hai qu`escribila pa qu`enxamás dexenere n`escaezu

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.