22.12.09

La memoria histórico ya’l Partido Popular


Yo hai vegaes que nun entiendo al Partido Popular. Nun teo munchos amigos nesti partíu pero sí dalgunos bonos, pero nun soi a entendelos. Como lo que tal paez que más-yos presta ye tar a la contra de too, igual un día mos convoquen a una manifestación pa derogar la llei de la gravitación universal o’l teorema de Pitágoras. Namái que nesta pataya visión soi a pescanciar que tamién tean a la contra les lleis de memoria histórico y, más raro pa un partíu que se diz de basa cristiano, contra la caridá d’entregá-ys a los fíos y ñetos los farrumeros de los asesinaos ya enterraos nes cunetes o azotaos pelos praos de cualisquier mena. Tal paez que los afusilaren ellos y que quieren siguir arrequexándolo.
El Partido Popular fundárase nos años ochenta, bien ye verdá qu’heriede de l’Alianza Popular de Fraga, la de los “siete magníficos” franquistes, los del atapecer de les ideoloxies, l’estáu d’obres y “la calle es mía”. A la escontra, el PSOE ye de finales del XIX ya’l PCE del primer terciu’l XX.
Vamos tirar de memoria histórico –términu fatu por demás porque la memoria, por definición, ye personal-, namás qu’adicando pal sieclu XX, y a ver qu’alcontramos.
Añu 1923. El xeneral Primo de Rivera da un güelpe d’estáu en Cataluña ya entama un directoriu militar col entusiasmu d’Alfonso XIII, el gran rei demócrata, bon representante de la so borboniega estirpe. Los llocales de la CNT son machucaos por pieces d’artillería. Suprímense los drechos de reunión y asociación. Impónense les corporaciones de patronos y trabayadores, conforme al modelu de Mussolini. Tóo ta empobinao por un conseyu onde ta con mandu en plaza Francisco Largo Caballero, del PSOE y d’UGT. Mentanto, n’Asturies, Manuel Llaneza apauta dende les mines col militar golpista. El “Lenin español” ya’l gran sindicalista asturianu en plena alcordada col directoriu militar.
Años 1931-1934. Proclámase la república y paez que, por fin, la España negra va quedar na historia. Pero ehí siguen los golpistes Sanjurjo, Franco, Mola ya otros cuantos. Y, pente ellos, Largo Caballero, que -pasando del directoriu militar a la revolución bolchevique en menos de dos años y cola aída’l socialdemócrata Indalecio Prieto- unvía a Asturies a un matancíu y a una revolución fracasada de mano pa beneficiu’l PSOE. Nel ochobre asturianu podemos ver tol heroísmu y tola gloria que queramos ver pero, históricamente, sacrificó una xeneración entera y condergó al país a una situación subalterna na qu’entá sigue.
Años 1936-1939. Nun voi falar de les cheques, nin de los asesinatos de cures, nin del asuntu de Paracuellos, nin d’otres coses igual de truculentes a les que tanta bambolla-ys da la drecha mediática de los Vidal o los Moa. Voi falar d’otres. Nel 36 un guardia d’asaltu socialista dirixe la operación p’asesinar al líder de la oposición parlamentaria, Calvo Sotelo, un monárquicu con veleidades faxistes. Un poco más sero, en payares y nel frente de la ciudá universitaria madrilana, muerre Durruti, dirixente de la FAI y comandante de la Columna de Hierro, y too señala que víctima de disparos comunistes. En mayu’l trentaisiete, en Barcelona, les milicies comunistes de Lister afusilaron a cientos de mozos anarquistes nos fosos de Montjuich. Mentanto, en Madrid, comunistes a les ordes directes de Stalin esfoyaben en vivo al dirixente trosquista Andreu Nin enantes de matalu y d’esconder el calabre.
Años ochenta. El ministru socialista José Barrionuevo ya’l so secretariu d’estáu Rafael Vera, cola complicidá’l coronel Galindo –más sero eleváu a xeneral nuna ceremonia a puerta pesllada pa que la prensa nun lo viere- ordenen secuestrar, torturar y asesinar a dellos ciudadanos. Les víctimes cuéntense, seguramente, por docenes. Segundo Marey, un trabayador normal y corriente, del sector del comercio, consiguió sobrovivir na cárcele clandestina na que lu metieran a base de fabada Litoral. Escapó de la muerte porque la policía alcontrólu enantes de que llegare la orde macabra de la so execución, cola que pretendíen atapar l’erru. Pero lo mozos vascos Lasa y Zabala, presuntos etarres, o miembros d’ETA, que lo mesmo da pal casu, foran torturaos hasta la muerte ya enterraos en cal vivo.
Por eso nun entiendo al PP. La llamada “llei de memoria histórico” nun-ys afleuta, sacantes que queramos meter nesti asuntu la infame invasión d’Iraq, onde Aznar llevó abondo bien la palangana de Bush y Blair. Si yo tuviere afiliáu a un partíu fundáu nos ochenta, ¿por qué nun querer llevantar les alfombres de los crimes del faxismu y de la transición?. Aínda más… ¡si resulta qu’esa norma perxudica sobromanera al PSOE y al PCE!.
Pero –ya ehí ta’l problema- ye que munchos dirixentes del Partido Popular siguen siendo unos bonos siguidores de Franco y de Pío XII. La clave ta nel ámbitu llocal, municipal, onde los apellíos de los falanxistes, requetés y católicos que regaran de sangre les cunetes siguen vivos nos consistorios y nes diputaciones. Ehí ta’l probleme pa una cúpula popular como la d’anguaño, con pocos llazos col faxismu. El día que los populares se quiten d’enriba los sables de los fíos del golpista paticurtiu y los ropones de la curia, les coses igual cambiaben. Nun veo yo a Sáenz de Santamaría o Cospedal, nin a Nuñez Feijóo o a Basagoiti, nin tampoco a Fernández Pardo como continuadores del franquismu. Otra vaina son los Trillo, Mayor Oreja, Aznar o dalgunes vieyes glories asturianes d’apellíos color “azul dieciocho de julio“, por nun falar d’un Fernando Suárez, ministru de Franco cuando los afusilamientos de 1975. Ye más, polo menos n’Asturies alcuentro más vezos franquistes nes files del PSOE, onde rellumen tamién apellíos “azul dieciocho de julio“, inclusive en dalgún qu’otru altu cargu institucional.
Pero, mientres el PP siga ñegándose a condergar el güelpe de 1936 y siga arrecendiendo a inciensu, los actuales dirixentes y la xeneración que vien detrás nun serán a quitase’l sambenitu. O denuncien d’una vegada’l réxime de Franco y dexen d’obedecer a un personax tan siniestru como Rouco Varela o, dende les files de los radicalmente demócrates, nunca los vamos tomar en serio. Nun falo de votalos. Falo, cenciellamente, de tomalos en serio.
Imprimir

17 comentarios:

  1. Y yo me pregunto: si cuando le toque gobernar al PP se le ocurre promulgar una 2ª Ley de Memoria Histórica condenando los crímenes cometidos por el frente popular y aliados (léase régimen comunista ruso) y sus ideologías (causantes de millones de muertos en todo el mundo) y los señores de los partidos comunistas y socialistas de España no condenan dichos crímenes y a sus autores, entonces: ud se va a tomar a éstos últimos en serio? (disculpe que no hable en asturiano/bable, pues aunque soy de esta región me expreso mejor en español/castellano)

    ResponderEliminar
  2. La Memoria Histórica ye namás pa la esquierda, pa una esquierda golpista y totalitaria comu la que sufrimos n'Asturies y nel Estáu. Con ella facen revisionismu. Quieren ganar agora la griesca civil que perdieron nel 39. Ye lo que tenemos, una esquierda casposa que non ye democrática. Y aquí hai que meter al PSOE, IX, y a casi tolos partíos nacionaliegos del Estaú. Non se salva naide. Vivimos n'África.

    ResponderEliminar
  3. puestos a ello ¿cuándo pedirán perdón comunistas y socialistas por los muchos miles de ciudadanos asesinados por la infame III República?
    empecemos porque los del PCE pidan perdón por asesinar a Andreu Nin y a cientos de militantes del POUM y porque el PSOE pida perdón por el golpe contra "la legalidad republicana" del 34, y después ya hablaremos de Paracuellos y de los otros centenares de fosas que los zpprogres no mencionan

    ResponderEliminar
  4. A esos de la "memoria histérica" no les interesan los tristes sucesos que pasaron en el llamado aeródromo «Barberán y Collar», construido al noreste de Alcalá de Henares antes de la guerra civil. Los terrenos de este aeródromo, ya desaparecido, y sobre el que se levantó el campus de la Universidad de Alcalá, lindan hoy con el acuartelamiento de la Bripac. Este dato podía arrojar nueva luz sobre el «caso Nin», ya que éste podría haber sido torturado, despellejado vivo, asesinado y sepultado, en lo que era el «territorio soviético» mejor blindado de toda la España republicana: el aeródromo de Alcalá. Desde el 5 de noviembre de 1936 se convirtió en la base de los cazas Polikarpov I-15, más conocidos como los «Chatos». Ven, la España republicana también era soviética, y en ella se aplicaba con el mismo rigor idéntica brutalidad que en la patria del genocida Stalin. Así que no nos venga ahora con la "memoria histérica" y el PP. El problema lo tienen los de izquierda que aún no se han enterado de que estamos en el siglo XXI.

    ResponderEliminar
  5. Deberían estar prohibidos todos los partidos con responsabilidades por crímenes durante la Guerra Civil. Prohibir a PSOE, PCE, PNV, ERC, FEJONS... Los únicos que se librarían son los del PP y pocos más. ¡Qué curioso!

    ResponderEliminar
  6. La fsa de les jons ye lo pior.

    ResponderEliminar
  7. Nada, David, que nun hai manera. Nin faciendo provocaciones consigues nada. Tola derechona entrando y los tuyos bailando la conga. ¡Putu país!

    ResponderEliminar
  8. Como casi siempre toi contigo, David. Tienes razón. El 34 pudo ser gloriosu pero fue una patochada qu'acabó con Asturies. Como me presta la to independencia de criteriu.

    ResponderEliminar
  9. Hola David , bon articulu como siempre, una cosina si pones los muertos del Estado(gal ,Bve etc) hai que poner los de la ETA , CAA etc .
    Unos datos pa los que dicen que la represion fue la mesma nos dos bandos :
    A la sublevación del 18 de julio de 1936 en España, siguió de forma casi inmediata una brutal represión ejercida desde ambos bandos que, persiguiendo la eliminación física de adversario, produjo decenas de miles de muertes.

    Estudios, basados en evoluciones demográficas, cifran en 540.000 la sobremortalidad de los años de la Guerra Civil y la inmediata postguerra, y en 576.000 la caída de la natalidad.[1] La estimación de víctimas mortales en la Guerra Civil Española consecuencia de la represión puede cifrarse en 220.000 personas. De ellas, se calcula en unas 50.000 las asesinadas en la retaguardia de la zona republicana[2] y unas 130.000 en la retaguardia de la zona franquista,[3] a las que hay que añadir unos 40.000 muertos en la represión que siguió a la Guerra Civil.[4] Estas estimaciones, aun hoy, 2008, están sometidas a revisión; aunque las víctimas producidas por el bando republicano fueron bien identificadas, las producidas por los sublevados, habiendo sido ignoradas durante el franquismo, hoy existen dificultades para cuantificarlas e identificarlas.

    Pa terminar unes reflexiones de M.Azaña :

    Los impulsos ciegos que han desencadenado sobre España tantos horrores, han sido el odio y el miedo. Odio destilado, lentamente, durante años en el corazón de los desposeídos. Odio de los soberbios, poco dispuestos a soportar la insolencia' de los humildes. Odio a las ideologías contrapuestas, especie de odio teológico, con que pretenden justificarse la intolerancia y el fanatismo. Una parte del país odiaba a la otra y la temía. Miedo de ser devorado por un enemigo en acecho: el alzamiento militar y la guerra han sido, oficialmente, preventivos para cortarle el paso a una revolución comunista. Las atrocidades suscitadas por la guerra en toda España han sido el desquite monstruoso del odio y del pavor. La humillación de haber tenido miedo y el ansia de no tenerlo más atizaban la furia.

    Manuel Azaña.

    En fin una llaceria que nun debiera repetise enxamas .

    ResponderEliminar
  10. Artículo 1. Objeto de la Ley.
    “ La presente Ley tiene por objeto reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura, promover su reparación moral y la recuperación de su memoria personal y familiar, y adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre los ciudadanos, todo ello con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios, valores y libertades constitucionales.”

    A vueltas con remover nuestro pasado, una vez más se utiliza el dolor la miseria y el sufrimiento que padecieron nuestros mayores con fines estrictamente políticos para intentar buscar un argumento para ahondar un supuesto distanciamiento moral entre los dos grandes partidos que campan por este país.
    Señores dirigentes: Nosotros los de abajo ya llevamos aplicando nuestra propia Ley desde hace años. Aplicamos las propias herramientas que nos da nuestra Ley y no son otras que el reconocimiento , el re-conocimiento, el perdón, la interpretación de los hechos, el olvido y desde hace años una herramienta nueva, aunque poco útil que se llama el voto.
    El uso del sufrimiento de nuestros antecesores con fines políticos sólo nos trae una gran miseria moral. Reconozcamos a todos los que hicieron algo positivo en cualquiera de las comunidades y sociedades a las que pertenecieran y para todos los que nos oprimieran o aniquilaran (física o intelectualmente): DANMATIO MEMORIAE.
    Señores del PSOE: En el encarcelamiento de insumisos, por cierto, siendo Directora General de Instituciones Penitenciarias una conocida alcaldesa del PSOE, ¿No serían en un futuro dignos beneficiarios de una futura ley de Memoria Histórica? ¿No tendríamos que reconocer a esas personas que fueron perseguidas y encarceladas por
    defender su libertad y sus ideas antes de que vinieran los “fachas” y suprimieran el servicio militar obligatorio?
    El uso político de esta ley no sirve para suprimir elementos de división entre los ciudadanos como nos dice el objeto de la ley en su artículo primero.
    Entiendo que quieran jugar con la gente pero por favor no juguéis con su memoria, es peligroso.

    ResponderEliminar
  11. Artículo 1. Objeto de la Ley.
    “ La presente Ley tiene por objeto reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura, promover su reparación moral y la recuperación de su memoria personal y familiar, y adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre los ciudadanos, todo ello con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios, valores y libertades constitucionales.”

    A vueltas con remover nuestro pasado, una vez más se utiliza el dolor la miseria y el sufrimiento que padecieron nuestros mayores con fines estrictamente políticos para intentar buscar un argumento para ahondar un supuesto distanciamiento moral entre los dos grandes partidos que campan por este país.
    Señores dirigentes: Nosotros los de abajo ya llevamos aplicando nuestra propia Ley desde hace años. Aplicamos las propias herramientas que nos da nuestra Ley y no son otras que el reconocimiento , el re-conocimiento, el perdón, la interpretación de los hechos, el olvido y desde hace años una herramienta nueva, aunque poco útil que se llama el voto.
    El uso del sufrimiento de nuestros antecesores con fines políticos sólo nos trae una gran miseria moral. Reconozcamos a todos los que hicieron algo positivo en cualquiera de las comunidades y sociedades a las que pertenecieran y para todos los que nos oprimieran o aniquilaran (física o intelectualmente): DANMATIO MEMORIAE.
    Señores del PSOE: En el encarcelamiento de insumisos, por cierto, siendo Directora General de Instituciones Penitenciarias una conocida alcaldesa del PSOE, ¿No serían en un futuro dignos beneficiarios de una futura ley de Memoria Histórica? ¿No tendríamos que reconocer a esas personas que fueron perseguidas y encarceladas por
    defender su libertad y sus ideas antes de que vinieran los “fachas” y suprimieran el servicio militar obligatorio?
    El uso político de esta ley no sirve para suprimir elementos de división entre los ciudadanos como nos dice el objeto de la ley en su artículo primero.
    Entiendo que quieran jugar con la gente pero por favor no juguéis con su memoria, es peligroso.

    ResponderEliminar
  12. David Rivas, ún de los pocos lliberales que conozo nel panorama asturianu. Pero de cuando los lliberales yeran eso y non la puxarra de güei. Ye d'izquierdes por lliberal.

    ResponderEliminar
  13. Ser d'esquierdes y lliberal ye algo totalmente incompatible. Los milagros del Señor nun lleguen a tanto.

    ResponderEliminar
  14. La izquierda es al liberalismo lo que el comunismo a la libertad.

    ResponderEliminar
  15. Nun esperaba tanta teoloxía. Feliz añu.

    ResponderEliminar
  16. David
    no les des ideas que sera peor
    No obstante pasate por tu querido Ateneo de Madrid y echa un vistazo,antes de que lo troceen en chiringuitos. y veras como algunas lumbreras se preparan por si viniere la República.
    te mando una foto a tu correo personal que te hara mucha ilusión.

    ResponderEliminar
  17. Seguramente que llego muy tarde al debate. Estoy contentísimo de que mi amigo Juan Merinero entre en este blog. Como la mayor parte de los que participan son asturianos no conocen a Merinero. Le dedicaré un articulín. Yo a Juan Merinero le debo mucho. Gracias a él conocí a la mujer con la que conseguí lo más importante de mi vida: mis hija, Aida y Olaya. Juan: sigue entrando en este blog de tu amigo de siempre.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.