18.11.09

Rodrigo Rato, pente’l nobel y la canonización

Pesie a esti títular tan llamativu nun ye d’una persona concreta de lo que quixera falar, magar que voi facelo. Rodrigo Rato va ser un ellementu vicariu na mio crítica. Voi abusar de Rato -y pído-y perdón porque podría garrar a otra persona- pa poner sobro la mesa un problema mui propiu de los últimos tiempos: la fama o la importancia nun tien un res que ver cola realidá, sinón cola virtualidá mediática. Na figura’l ministru d’Aznar y después director xerente’l Fondu Monetariu Internacional amuésase un cultu babayu a la personalidá que pasa perriba realidaes y que consacra la conxetura, cuando non la más pataya haxografía, como fonte conocimientu.

Hai unos díes falaba nesti mesmu espaciu del cortesanismu mediáticu, oficial y -lo qu’entá ye pior- ciudadanu, pal casu’l rei y la so medrante familia. Pero lo mesmo podía falar de Pizarro, xestor modélicu al que nun se-y conocen virtues estremaes de dirixir empreses privatizaes polos sos amigos. O de Cuevas, dirixente de CEOE dementres años y qu’enxamás tuvo una empresa nin arriesgó un duru invirtiendo en nada. O del actual, Díaz Ferrán, un de los mayores deldores de la facienda pública y la seguridá social.

Los valores atribuyíos al rei, por exemplu, son toos mui d’andar per casa. Dizse que ye cachondu, campechanu, cercanu nel tratu, de bon humor, falanderu y bon vivant. Y seralo. De xuru que lo ye. Y pa sabelo nada meyor que tratar cola so católica maxestá. Pero hai otros personaxes a los que-ys atribuin valores que sí pueden ser contrastaos d’una manera positiva, adicando pa los sos algames científicos, empresariales, artísticos o lliterarios.

Prestaríame remembrar una anécdota d’hai años. Cuando decidí presentame a unes ellecciones hebo periodistes (por calificalos de dalguna miente) que m’entrugaben por otros grupos políticos que yeran más “intelectuales”. Paecía claro. Yo taba encabezando a los burricones d’Andecha Astur. Pero siempres dixe lo mesmo: que me den los sos llibros. Si son ágrafos, que nun me falen d’intelectualidá. Sacantes que vaigan de castizos: “en Chicote un agasijo postinero, con la crema de la intelectualidad”. Yo ensin testos, namái reconozo la cultura oral tradicional. Lo demás ye farfolla.

Ya equí ye onde l’exemplu de Rato vienmos que nin pintao. Y, amái, la figura de Rato sopelexa mui a les clares la evolución de la vieya burguesía industrial asturiana. Hai una opinión xeneralizao, non namás pente los ratistes del Partido Popular sinon, mui especialmente, pente les esquierdes desnortiaes ya ensin padre, de que ye un economista de primera ya un xeniu les finances. Venlu como l’intelectual rellumante al qu’Aznar-y tinía miéu. Asigún estes visiones, Aznar pretendía dexar a un más bien inútil Rajoy pegase una morrada dende un gobiernu netamente aznarista pa, un poco más sero, ver el regresu necesariu d’un césar que namás quixere exercer dos mandatos. Nesti puntu d’agüeye, Mayor Oreja nun yera sinón una pantalla pa espavoriar a los más reformistes. El cuentu yera esti: el meyor ye Rato, pero dada la so independencia -propia d’un economista d’alta gama- meyor mandalu a un destín que-y seya apropiáu; Mayor ye’l franquismu catolicón pero con meyor pinta; Rajoy ye l’home d’esti momentu, anque seya un pocoñín fatu.

Pero la historia de Rodrigo Rato -al que namás ví personalmente una vegada hai munchos años en Somió, na casa los sos primos, los Figaredo Alvargonzález, compañeros míos de colexu- nun ye la que mos cuntien. Y vuelvo dicir que nada hai d’argumentatio ad hominem.

Nun hai forma saber si ye verdá que’l rei ye campechanu quitando la de conocelu personalmente. Pero xulgar la trayectoria profesional y académica de Rato o la mía sí ye posible anque naide mos conoza: ye lo que se llama curriculum.

Rodrigo Rato ye la última xeneración de la burguesía asturiana vendedora. Quitárase d’encima tol capital productivu ya industrial pa tresformalo en capital especulativu. Ye más, siendo ministru lliquidó les acciones de Fuensanta nuna operación mui rara que llegó a los tribunales pero que nun me recuerdo no qu’aparara. Debió archivase.

Fora superministru d’economía d’Aznar y viviera la meyor dómina de les finances públiques de tola historia d’España. Siguiendo les directrices de los gobiernos anteriores de Felipe González y xubiendo entá más el llistón, privatizó tolo que fora quien a privatizar. Eso apurriéra-y una lliquidez al sector públicu como enxamás se viera enantes. Al empar, el ciclu económicu yera claramente espansivu y los duros axustes de Solchaga, dempués d’años conflictivos, con una fuelga xeneral convocada pola UGT, quedaben atrás. Si un economista quixere ser ministru y, a un tiempu, vivir bien y ser amáu polos sindicatos, nada meyor qu’elexir una dómina como la de Rato.

Pero’l casu ye que’l ministru nin tan siquier yera economista y la so formación nesa disciplina llimitábase a un master d’empresa nos Estaos Xuníos. Resultaba que yera llicenciáu en drechu y que, a mayores, tampoco exerciere l’abogacía. El ministru, el superministru, nun tinía denguna esperiencia profesional, quitando la de vender les empreses de la vieya burguesía industrial asturiana de la que formaba parte la so familia. Nos 53 años qu’entóncenes tinía nunca exerciere profesión denguna.

Tampoco se-y conocen publicaciones nin participaciones en congresos o aconceyamientos académicos. El gran economista nun estudiara economía y, amás, yera ágrafu. Pero la lleenda ye mui complicao de vencer. L’otru día, nel chigre la mio aldega una muyer cincuentona, mirando pala tele, dicía esto: “lo que faltaba, ¡agora van dicimos que los cuélebres nun esistieran!”.

Ya entóncenes decidiera dar el pasu final pa siguir cebando la so lleenda. Siendo ministru presentó la so tesis doctoral n’economía na Universidad Complutense. Presentar una tesis doctoral siendo ministru -cola sospecha de quién la escribiría de verdá- nun se permite n’Inglaterra nin na mayor parte les universidaes nortiamericanes. Na tradición anglosaxona les coses son mui clares. Hasta n’Asturies vimos como Amelia Valcárcel arrenunció a presentase a catedrática porque yera entós conseyera de cultura. Habrá quien diga que ye una pose. Seralo, pero fixéralo. Rato nun toviera nin la pose.

Yo tuve una esperiencia n’Oxford mui interesante. La raina Elisabeth II diba a inagurar nun sé qué y, por problemes de coordinación, llegó un cuartu d’hora enantes de lo apautao. Si eso pasara n’España los decanos unviaríen a los bedeles pa sacar la xente de les aules ya intentaríen llevar a profesores ya estudiantes a facer el rendivú a Juan Carlos o a Sofía. Ellí, el rector llimitose a un “maxestá, les clases nun pueden interrumpise porque nestes aules ta’l futuru’l conocimientu y, tamién, el d’Inglaterra”. La raina sentose nel xardín y cumplió la norma de la universidá.

El títulu de la tesis de Rato yera “L’axuste fiscal: un modelu desplicativu del espoxigue la economía española na segunda metada los noventa”. Ablucante. Presentaba una tesis sobro la so propia política. Pero lo pior ye que la comisión de doctoráu primero ya’l tribunal dempués diolo por bono. ¿Qué diríen n’Oxford?, ¿qué diríen en Berkeley?, ¿qué diríen en Tegucigalpa?.

El bombu resultó dar una unanimidá ideolóxica y metodolóxica única na historia de los sorteos nes facultaes d’economía. Hasta se diera la casualidá de que, aleatoriamente, añeró nel tribunal Eugenio Domingo -compañeru de mió n‘Autónoma de Madrid-, que yera conseyeru’l Bancu Central Européu a propuesta’l gobiernu d’Aznar. Por cierto, que’l director de la tesis, López Roa, fo nomáu conseyeru’l Banco de España un mes dempués. El casu ye que’l doctorandu sacó un sobrosaliente cum laude.

Yo la tesis nun la conozo porque, pente otres coses, nun s’espublizó, cosa rara nuna tesis cum laude. Pero sí lleí notes de prensa. A lo que paez el doctorandu arranca d’una visión keynesiana pa lluéu desplicar como eses polítiques públiques s’aplicaran n’España y, especialmente polo que toca a la política fiscal, sacaron a la economía de la cris. Nun sé si esto ye asina. Igual ye una metedura pata periodística porque, de nun desplicase d’esti mou, yá nun hai quien pescancie un res.

La política de Rato nel ministeriu fora una política claramente d’ufierta, mentres que la política keynesiana de la que, al paecer, bebe, ye una política de demanda. Ye más, la política anticíclica de tolos gobiernos d’Aznar basárase en privatizar y nuna dura política monetaria, siguiendo les llínies del gobiernu socialista anterior. Facer una tesis doctoral sobro política fiscal como motor económicu d’esos años ye, a lo menos, estraño.

Rato, hábilmente, entraba nel sanedrín de los doctores n’economía, un sanedrín más bien reducíu ya un tanto elitista, y preparaba’l saltu pal Fondu Monetariu Internacional, porque tinía claro que nun diba ser l’heriede aznarista. Pero poco curriculum tinía escontra los aguiluchos del FMI, tóos ellos formaos nes disciplines de la teoría económica y la estructura económica. Ser doctor n’economía yá yera dalgo presentable.

Nel FMI permitiera y cebara les burbuxes ya’l capitalismu más inmoral. Nun fora quien, nin elli nin los sos técnicos, a contrarrestar los llibros de Stiglitz, xabaces ensin tasa, un Stiglitz que fora altu técnicu’l mesmu FMI. Pero, ¿cómo alfrentase a ello?. Stiglitz ye un gran economista -el so curriculum ta en cualisquiera web-, mentanto que Rato y los sos “becarios” difícilemente aprobaríen un master con un pocoñín de microeconomía ya econometría. Pero Rato, llistu como un esguil, supo marchar enantes de la debacle. Como bon representante de la decadente burguesía asturiana, vendedora y parasitaria, golió l’asuntu.

Agora va presidir Cajamadrid. Y fairalo bien. Ye un home llistu, competente y que sabe retirase a tiempu, cosa mui poco española. Normalmente los españoles son cabezones, “cazurros” dicía Sala i Martí l’otru día mentres se postulaba pa presidente‘l Barça. Por cierto, que Sala i Martí, col que discrepo en cuasi tóo, sí ye un gran economista. Ye un neolliberal col que comparto poco. Conociéralu nun congresu n’Alemaña. Nun ye un Rato. Ye, de verdá, un economista. Fálta-y humildá porque, pente les sos munches llectures, nun paez tar lo fundamental de la cultura clásico. Pero, como dixe, nun ye Rato. Sala sabe de ciencia económica. Rato non.

De toles formes, Rato tien un puntín inglés, nun paez un políticu español, ya eso fae que me caiga bien, Si un día lu alcontrara prestaríame falar con elli ya ye mui probatible que mos entendiéramos, con esi daqué cínicu nel que los xesuítes mos educaran a los dos. Pero, dempués de saludalu, namás-y diba entrugar una cosa: “colega doctor, ¿cuándo vas escribir un artículu o un llibru que xustifique la to canonización?”. Si asina fora, yo mesmu buscaría editor. Y na contratapa pondría dalgo asina como “la ciencia económica agradecida”.
Imprimir

10 comentarios:

  1. ¡Bravo! Xenial Artículu, con mayúsculas, sí señor.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, bueno, que todo el artículo se basa en una premisa falsa, la de que no se es buen gestor económico si no se cuenta con un número de publicaciones "académicas" . Seamos un poco serios señores. Por ponerles un solo ejemplo, don Miguel Sebastián Gascón, actual Ministro de Industria, Turismo y Comercio, cuenta con un notable repertorio de artículos, documentos de trabajo y libros debidos a su firma, y sin embargo es un incompetente como gestor económico. Es más, su gestión está resultando desastrosa.
    Permítame el señor Rivas que le baje a la realidad y le haga este comentario, pues los centímetros de encuadernación sobre obra propia cubriendo las estanterías solamente muestra eso, que se tiene capacidad y tiempo libre suficiente para darse a la elaboración de material de imprenta. Para la gestión económica de los asuntos del Estado uno o está dotado o es ministro socialista. Es triste pero ésta es la realidad. Desde luego, don Rodrigo Rato ha demostrado ampliamente su capacidad para enderezar la maltrecha economía española y, no parezcamos demagogos, en el FMI no entra ningún mediocre.
    Posiblemente la poca comprensión de los matices anteriores demostrada por el señor Rivas se deba a que, a diferencia del señor Rato, él no sabe ni de lejos lo que es tener responsabilidades de gobierno. Siento ser tan sincero, pero desde la marginalidad política es fácil pontificar y adoptar una pose sobradamente artificial y carente de un bagaje gestor que la respalde.

    ResponderEliminar
  3. Le agradezco, Villanueva, sus comentarios. Y muchos de ellos son ciertos. Valoro mucho la sinceridad y la limpieza en los argumentos.

    ResponderEliminar
  4. La entrada anterior era mía

    ResponderEliminar
  5. David, yes mui educau. La entrada de Villanueva nun tien xacíu. Ye normal qu'un profesor d'economía critique a un ministru d'economía. Según Villanueva un xeneral, por selo, nun puede ser criticáu por un civil. ¿Qué sabe un civil de la guerra?. Villanueva ye un adorador de mitos. Rato ye un mal xestor en bona época. Como Reagan yera un babayu integral pero tiró'l muru Berlín. Sigue dando caña. Necesítase.

    ResponderEliminar
  6. ¿Rato, mal gestor en buena época? ¿Vivimos los dos en el mismo planeta? Cuando Rato asume la cartera de Economía la situación económica de España era lamentable. De los criterios de convergencia con Europa no cumpliamos ninguno. Al final de su mandato España pasó de ser un país de segunda en nuestro contiente a un referente de primer orden en todo el mundo. Maliayes, no hable usted como un "babayu". ¿No se da cuenta que hace el ridículo con su diatriba? Modernícese hombre, que el ¡yankee go home! y demás tonterías izquierdistas ya no están de moda.

    ResponderEliminar
  7. La que va de española , como siempre haciendo honor a su nombre, mentir , envidiar e insultar , menos mal David que Asturies es Europa (culturalmente) ya lo dijo Ortega , que por lo menos viajaba y entendía lo que veía y veía la diversidad .
    Bueno David sino siempre nos quedara Inglaterra (solo la mar de por medio) ya quisieran otros...
    Un abrazo candial .

    P.D. Ten cuidao si vas a La Puela , que anda un trasgu amatagau esperandote .

    ResponderEliminar
  8. David, sorpréndeme abondo'l to artículu. Respétolu porque yes economista y sabes de lo que fales, anque tengo miéu que la to opinión té dalgo sesgada por aquello de que foi ministru dende la derecha. Nun sé si pensaríes lo mesmo si en cambiu hubiere gobernao dende la izquierda.
    En parte reconozo que toi con Carlos Villanueva en que nel FMI nun entra cualquier pinín.

    ResponderEliminar
  9. Solsticiu: nun ye un artículu sesgáu. Que Rato nun ye un pinín ye de sobras conocío y yo nun discuto la so xestión. Lo que trato de dicir ye que una cosa ye la xestión ya otra la posición científico-académica. Pa entendemos, si escribiera de Miguel Sebastián diría xustamente lo contrario: muncho rigor académicu ya un desastre como ministru.

    ResponderEliminar
  10. A mi paezme que Rivas,con tola so crítica, valora muncho a Rato. Si mos fixamos tienen munchu paecíu. Independientes, llistos, rellumantes. Caún nel so sitiu, son dos asturianones competentes.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.