17.1.09

Señores,… ábrese’l telón

El primer día que m’alcuentro colos mios estudiantes, cursu tres cursu, fálo-ys de coses xenerales, munches d’elles de calter metodolóxico y, riba tóo, de calter ideolóxico. Una de les entrugues que siempres-ys faigo ye esta: ¿cuálu camentáis que ye’l país con menor renta pente los capitalistes?. Lo normal ye que contesten que Grecia o Portugal y namái que los más espabilaos falen de México, Arxentina o Sudáfrica. Ya entós, la mio entruga ye esta: ¿qué ye, qu’Haití nun ye un pais capitalista?, ¿y Guatemala?, ¿y Guinea?, ¿y Camboya?.
Mírenme entós con güeyos afataos y dan cola cabeza p’abaxo y p’arriba, un pocoñín avergoñaos de ser tan zoquetes. Pero nun ye que seyan bobos, non. Lo que pasa ye que vivieran una dómina onde “capitalismu” y “desendolcu” yeran sinónimos, escaeciendo dafechamente que dos de cada cuatro persones de les que viven nesti sistema nunca conocieran la bayura y que una de cada cuatro vive con menos d’un euru al día.
Na nuesa sociedá, los trabayadores, qu’enxamás dexaran de ser mayoría, creyeran de bona fe qu’el sistema dába-ys igualdá de posibilidaes o que, cuando menos, yeran iguales a los ricos de siempres delantre la llei. Y ye bona verdá: les nueses lleis son iguales pa toos, porque lo mesmo prohiben mendigar, robar o vivir embaxo una ponte a un banqueru qu’a un indixente. El casu ye que, na creyencia de que yeran tan ricos como la so rica sociedá, una importante masa de trabayadores, non sólo escaeció la so condición, sinon que ridiculizó –cuando nun criminalizó- a los movimientos, a los grupos y a los individuos que seguíen negando les bondaes del sistema.
Agora españó la bolsona. Les lleis igualitaries ya nun lo paecen: mientres unos pierden la casa por nun poder pagar la hipoteca, otros marchen pa la so mansión cola faltriquera enllena d’un uno y munchos ceros a la so mandrecha, dempués d’arruinar a miles o miyones de families. Y nin tan siquier mos dieran l’espectáculu hixénicu de ver a dalgunos d’ellos saltando peles ventanes de Wall Street, como fixeran los ferres financieros de 1929.
De sópetu, muchos trabayadores medios –los más nesti mundiu de nueso- quédense, amás de coles deldes, colo único que tienen, cola familia, col paisano o la muyer, colos fíos y, delles vegaes, con padres y güelos con pensiones ridícules. Esto quier dicir daqué cenciello, por más que nun paeza tar de moda, quédense cola única propiedá que tienen: la so prole. ¿Nun suena esto?. Quién nun tién otra cosa que la prole ye, evidentemente, un proletariu. Dames y caballeros, trabayadores que diben ser los amos de Marina d’Or, estudiantes que creyen que Portugal ye’l país capitalista más probe, con vustedes… ¡el proletariáu!.
La cris d’anguañu pué facer d’un trabayador mediu y de una familia media un grupu d’escluyíos sociales. Dende los primeros noventa y hasta agora, siempres pensaron que la marxinación económica yera cosa de inadaptaos, cuando non de parásitos sociales. Pero agora una familia que se ve como “normal” pué finar comiendo nun centru de monxes católiques namái que por perder uno de los sueldos, esi col que pagaba la hipoteca, el préstamu’l coche y les vacaciones.
Esta ye una realidá innegable. Pero hai otra que nun dexa de ser igual de problemática. Estes décades pasaes, onde cuasi toos tiraran los peos penriba’l culu, fixeran desapaecer cuasi toles cadarmes de solidaridá, sofitu y resistencia de los trabayadores. La esquierda ta fundía y los sindicatos aconchabaos col poder económico. La esquierda tien a Bono na presidencia’l Congreso ya’l secretariu xeneral de Comisiones Obreras, en sin dir más lloñe, ye tan neolliberal como cualisquier oligarca y pa velo nun hai más que lleer les sos intervenciones.
Seguramente la interpretación de la realidá en clave de clas nun va volver ser como lo fora unes décades atrás y ye más que seguro qu’el mesmu conceutu de “clas social” nun significa lo que significó. Y d’otra banda, sabemos que les organizaciones sociales y les cadarmes económiques que nun tiempu trataron de resolver les contradicciones sobro la basa de faer españar la supraestructura, non sólo fracasaran sinon que malamiente respondieron a la realidá fuera de les sos estreches metodoloxíes.
L’otru día, una estudiante a puntu de llicenciase parome nel pasiellu y remembrome una fras que yo dixera en clase hai tres o cuatro años. Entóncenes paez que dixe que yera mui poco probable qu’el marxismu tornara pero que la figura de Marx sí lo diba facer. Agora, años dempués, reafirmo lo qu’entóncenes dixe. Pero non namás ye Marx. Tolos grandes teóricos de la economía crítico, depacá Proudhon, tan esperándonos na biblioteca. Habrá qu’emplegar les sos obres como lo que son: les obres de quienes sabíen que no lo sabíen too pero que sabíen muncho más que los enchipaos sacerdotes d’una pseudociencia como ye la teoría económica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.