11.11.16

Nun hai polítiques económiques, d’educación nin d’investigación



Damian Barreiro: Dempués de la música de los Sex Pistols vamos facémomos ecu d’una noticia de los últimos díes. Asturies, amás del país d’Europa cola menor tasa de natalidá, también ye’l que tién la tasa más baxa de población de menores de trenta años. Trátase d’una estadística d’Eurostat que compara los datos de neños de toles rexones europées y qu’asitia Asturies nel últimu puestu en población menor de trenta años, namás un 23,6 por cientu, cuasi diez puntos por embaxu de la media europea. Dempués d’Asturies, nesta murnia pero real estadística, taría una rexón del norte d’Italia y otros dos territorios de la parte oriental d’Alemaña. Estos datos súmense a los que publicaba hai unes selmanes l’Institutu Nacional d’Estadística, qu’afirmó que, si se mantién la tendencia demográfica actual, Asturies tendría nel añu 2031 925.000 habitantes. Baxaríamos asina del miyón y sufriríamos el mayor descensu relativu de población de toles comunidaes autónomes del estáu. P’analizar tóos estos datos ya intentar entender por qué cada vez somos menos asturianos tenemos con nós a David Rivas, profesor titular de estructura económica de la Universidad Autónoma de Madrid. Mui bonos díes, David Rivas.
David M. Rivas: Bon día.
D.B.: A ver, ¿somos los asturianos una especie n’estinción?
D.M.R.:Bono, tal paez que sí. La verdá ye que los datos que coñocemos d’Eurostat, los que mos apurriera l’Institutu Nacional d’Estadística y tolos estudios científicos insisten no mesmo, en que tamos a la cola del crecimientu demográficu d’Europa, acompangaos namás que por una rexón del norte d’Italia, dalgunes fasteres del estremu norte escandinavu y del norte d’Escocia y, como señalaba vusté, dos lander de la rexón más oriental d’Alemaña, la zona más deprimía d’Alemaña porque nella tan les comunidaes más orientales de l’antiga Alemaña oriental, que tan, sinón nuna situación de subdesendolcu, sí perlloñe de la media alemana. Los datos d’Asturies son tarrecibles: avieyamientu, baxa natalidá, alta mortalidá, yá nun cubrimos la tasa remplazu demográficu, unes tases d’emigración mui altes… Los que queden equí avieyen y los pocos que podrían tener actividá económica, actividá social, una vida normal, tan emigrando. Destamiente tenemos una cadarma poblacional que cuasi ye yá una pirámide invertía de llibru, non tanto pero vamos camín d’ello.

D.B.: ¿Y por qué?, ¿por qué cada vez hai más vieyos y menos mozos?, ¿por qué llegamos a esta situación?
D.M.R.: Lo primero qu’hai que dicir ye que los comportamientos demográficos nun tienen una única desplicación, nin tampoco dos o tres rasgos cenciellos. Nel comportamiento reproductivu humanu hai munches variables biolóxiques, culturales, económiques, sociolóxiques… Pero podemos aisllar dalgunes d’elles, ensín escaecer que toes tan rellacionaes con toes. Asina, ye evidente qu’una de les razones ye l’estancamientu económicu y, concretamente, la perda del seutor industrial. La reconversión industrial n’Asturies nun fuera una reconversión sinón un desmantelamientu completu, lo que fixo que la xente tuvo que pasar a ser, direutamente, pensionista, dependiente d’aídes de tou tipu, resignase a ser probe o marchar. Mui pocos activos del seutor industrial rengancharon nel de servicios, que ye’l seutor sustitutu, sacantes dalgunos que punxeron negocios, normalmente d’hostelería, lo que tamién supunxu una baxa calidá nesti seutor por baxa cualificación. Y tamién vemos cómo esti seutor de servicios contrata a xente de fuera, porque, precisamente, nun pide una gran cualificación. Entós dase la circunstancia de que cada vuelta tenemos más inmigrantes nos servicios y más asturianos qu’emigren, precisamente pola so cualificación. Los mozos asturianos qu’emigren puede qu’acaben trabayando en cualisquier cosa pero, en principiu, son de los más cualificaos del reinu. Por eso, repito, les tendencies demográfiques nun son fáciles de desplicar pero, dende lluéu, yo creyo que gran parte de la desplicación de la nuesa perda de población ye atrubuyible al estancamientu económicu. Hai unos datos espublizaos de recién que mos dicen qu’España va crecer nesti 2016 un 3 por cientu y Asturies un 2,4, y pal 2017 suponxe qu’España xorrecerá al 3,3 y Asturies al 2,1, esto ye, que vamos ver una cayía más fuerte entá. Esti ye un problema mui seriu.
D.B.: Estos datos, estos númberos, amás de tener tres de sí una importancia económica, demográfica, tamién tienen detrás munchu pesu políticu. Pa un país pequeñu como Asturies, que yá nun tién munchu pesu políticu a nivel del estáu español, baxar del miyón d’habitantes, ¿qué podría suponer en repercusión y nel so papel dientro de les autonomíes del estáu español?
D.M.R.: El pesu d’Asturies ye perpequeñu, primero porque ye poca población, tamos agora nel miyón y dalgo. Pero nel pesu políticu nun influi namái que seyamos pocos sinón que tamién influi muncho’l fechu de que la circunscripción elleitoral ye la provincia. Normalmente échase la culpia a la llei D’Hont de la mala representatividá que sal de les elleiciones n’España, ya ye verdá, pero nun ye’l métodu cómputu lo más importante, especialmente en casos como l’asturianu, sinón la circunscripción elleitoral. Vamos velo con un exemplu: nesti momentu Aragón y Asturies tienen, más o menos, la mesma población, pero como Aragón tién tres provincies los aragoneses tienen munchos más diputaos y senadores que los asturianos. Faigamos política-ficción: si n’Asturies tolos ciudadanos mos punxéramos d’alcuerdu en votar a un mesmu partíu, el nuesu pesu nes cortes diba ser asemeyáu: cuasi dengún. ¡Home!, esto dalo l’aritmética… Si tol país votara un partíu que fora d’ámbitu asturianu les coses sedríen estremaes, pero non pola demografía nin pol sistema elleitoral. Nel casu asturianu xúntense les dos coses: la cayía poblacional ya’l sistema elleitoral. Yá perdiéramos un diputáu nes penúltimes elleiciones xenerales pola suma de les dos circunstancies.
D.B.: Y pa cambiar esta situación, pa que dexemos de ser cada vez menos asturianos o menos xente la que vive nesti territoriu, nesti país, ¿qué se pué facer?, ¿cómo habría que tratar les polítiques demográfiques, económiques?
D.M.R.: Dende un puntu vista demográficu, falando de movimientu ñatural de la población, alfrentámosmos a dos problemes distintos. Ún ye cómo modificar los comportamientos reproductivos ya eso n’Asturies ye poco probable d’acometer. Una sociedá occidental, abierta, como la nuesa nun respuende nestos asuntos al dictáu, como’l de tener fíos pa la patria, pal partíu o pa la ilesia. La segunda custión ye que la xente que ta n’edá de tener fíos ta fuera del país o, si ta dientro, nun tien grandes espeutatives, como sopelexen les encuestes añu tres añu. Pero ye que tampoco tenemos un bon horizonte económicu qu’aprofite inclusive l’avieyamientu. Sedría mester una cadarma económiva diferente. Tener una población avieyada nun quier dicir que, necesariamente se vaiga a peor. El perfile del pensionista asturianu yel d’una persona que ta bien de salú, en bona forma física, con mayor formación del pensionista mediu español, con un poder alquisitivu tamién perriba la media española… Eso quier dicir que ye un potencial consumidor de productos y servicios que n’Asturies podríen producise. ¿Cuánta renta creye vusté que dexen los pensionistes asturianos en Benidrm, en Tenerife, en Calpe o en La Manga? Son grandes consumidores de biomedicina, nueves teunoloxíes, teleservicios, turismu programáu, espeutáculos, redes de tresporte, hostelería específica... Revertir de güelpe la variable demográfica ye mui complicao, por nun dicir imposible, porque van yá dos xeneraciones que tan colando, eses famoses lliendes urbanes que dicía l’otru. Lo que se pué intentar ye emplegar l’avieyamientu demográficu como un fautor más d’espoxigue, ún más. Eses persones tienen demandes pero nun cuntien con ofertes dientro casa. Vamos yendo pa vieyos tóos, como queda clariquino cuando sentíamos esa primer canción de los Sex Pistol d’hai cuarenta años, y cada vuelta diremos teniendo necesidades más distintes que taremos dimpuestos a pagar. Por cierto, toi encantáu con esto de ser teloneru de los Sex Pistols. Si esa oferta articula y va espoxigando económicamente, abriendo nuevos espacios, ye probable que parte de la emigración regresare. Los vieyos tienen gran capacidá de consumu pero necesiten empreses que-ys satisfagan eses necesidaes. Esa oferta, que güei ye ridícula, podría medrar pero equí chocamos cola ausencia d’una política económica valiente y sensata por parte del gobiernu d’Asturies, que sigue colo mesmo dende hai trenta años. Y también, ya esto ye perimportante, falta una política de verdá d’educación y d’investigación. Tamos viendo estos díes el fracasu dafechu de los planes de retornu pa investigadores asturianos mozos que tan lloñe. Tolos programes que la Universidá d’Uviéu plantegó pa que volvieran,pa que tornara’l capital científicu, la investigación, el coñocimientu, la téunica, y resulta que nun regresa naide porque ofrecen escosa seguridá, salarios pequeños y contratos curtios. A una neña que ta nun centru d’investigación de primer orde igual-y peta volver a casa con poco sueldu pero con seguridá, o con un sueldu altísimu y con gran competitividá, pero con inseguridá y cobrando poco…
D.B.: David Rivas, profesor d’estructura económica de la Universidad Autónoma de Madrid, munches gracies pola so esperta opinión sobro un tema que tién qu’esmolecemos abondo a los asturianos: la perda de población, que medra añu tres añu nel nuesu país. Munches gracies.
D.M.R.: Gracies a vós. Bon día.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.